Vuelven los “aplazos” y los “insuficientes” a las escuelas primarias de la Provincia

Los alumnos de escuelas primarias bonaerenses podrán volver a ser calificados con los aplazos e insuficientes si así lo requiere un docente, luego de que fueran quitados en septiembre de 2014 para “no estigmatizar” a los estudiantes con las notas más bajas como 1, 2 y 3.
La medida dispuesta para ser implementada ahora busca “nivelar para arriba” a fin de que lleguen al ciclo siguiente con los conocimientos necesarios, aunque para los docentes no respeta “el tiempo de aprendizaje” de los chicos ni garantiza “la calidad educativa”.
La Dirección General de Cultura y Educación impulsó esta iniciativa por medio de una votación que se realizó el jueves pasado en el Consejo General con 4 votos a favor y 3 en contra.
Mediante una circular que sería enviada esta semana a las escuelas antes del cierre de los boletines, se podrá calificar nuevamente con 1, 2 y 3 a los alumnos desde 4° a 6° grado, mientras que para los chicos de 1° a 3° a nivel conceptual la escala irá de “insuficiente” a “sobresaliente”, pasando por “regular, bueno y muy bueno”.
Si bien recogió mucho respaldo entre funcionarios del gobierno bonaerense y autoridades educativas, para el SUTEBA, el sistema con aplazos “desestima las estrategias para respetar los tiempos de aprendizaje de cada alumno”, mientras que la FEB considera que “no resuelve la calidad educativa”.
El diputado bonaerense Mario Giacobbe apoyó la decisión de retornar a ese sistema de evaluación, que desde la reforma de hace un año y medio tiene al 4, 5 y 6 como notas más bajas.
De hecho, en 2014 Giacobbe presentó un proyecto de ley para “dejar sin efecto la resolución 1057/14” del gobierno de Daniel Scioli que anuló los aplazos.
La medida impuesta durante la gestión de Scioli había provocado el rechazo del entonces ministro de Educación porteño y hoy jefe de la cartera educativa a nivel nacional, Esteban Bullrich, quien consideró que era “un fraude enorme”.
“Los chicos llegan al secundario sin saber leer y sin saber matemática y por eso abandonan. Si le tocaba un 1, un 2, o un 3 y se lo estamos escondiendo, eso es un fraude enorme. No poner notas malas es no reconocer que estamos yendo mal”, había señalado en su momento Bullrich.

“Los gremios no pueden
dictar la política educativa”

El director General de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, se mostró ayer a favor de los cambios en el régimen académico para este año que contemplan el regreso de los aplazos y advirtió que los gremios no pueden dictar la política educativa.
La semana pasada, el Consejo General de Educación provincial definió la semana pasada la modificación del capítulo 6 del régimen académico para volver a implementar el aplazo, a través de una votación que se realizó en ese organismo con 4 votos a favor y 3 en contra, y dos abstenciones con ausencia.
Se trata de la misma integración del Consejo que hace dos años decidió no utilizar las calificaciones de 1, 2 y 3 para los alumnos desde cuarto a sexto grado, mientras que a nivel conceptual no poner “el insuficiente” sino el “aún no satisfactorio” para los chicos de primero a tercero.
Según la resolución dictada, ahora se autoriza a colocar “insuficiente” y las nota 1, 2 y 3.
Finocchiaro dijo que la reforma impulsada por el kirchnerismo “no funcionó”, señaló la importancia del “esfuerzo”, y que a los alumnos “dejarlos pasar porque sí, es estafarlos”.
“Una escuela inclusiva es una escuela con clases todos los días, donde los chicos aprenden lo que tienen que aprender, y se les enseñan valores. Y el esfuerzo es un valor. No todo es lo mismo, no da lo mismo, no todos pueden ser lo mismo”, afirmó el ministro.
También agregó que “el boletín de notas era una forma comprensible de comunicarse con la familia y se lo reemplazó, en el último ciclo, por un registro de trayectoria escolar absolutamente incomprensible. Los padres no sabían si el chico sabía o no sabía matemáticas”, según el parecer de Finocchiaro.
“Cuando uno sale del secundario y no sabe leer ni escribir, al ir a pedir un trabajo, lo segregan, ésa es la estigmatización”, sostuvo el director General respecto de la supuesta estigmatización que implica el nuevo régimen de calificación.
“En general en la vida no hay segundas chances, hay muy pocas segundas chances, por eso el valor del esfuerzo, de la voluntad”, consideró el funcionario.
Además, respondió a sectores gremiales que cuestionan la decisión al indicar que “las políticas educativas las dictan los Estados a través de los gobiernos”, mientras que con ellos “se discuten condiciones salariales, laborales docentes”.

“Fue innecesario
sacar los aplazos”

El ex titular de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia, Mario Oporto, se refirió a la nueva normativa que aprobó la institución que vuelve a implementar los aplazos en la educación primaria y opinó que fue “innecesario” sacarlos.
“Voy a tener la misma postura que tuve hace un año, hicimos un reglamento excelente que se implementó el año pasado y fue opacado por lo que yo considero fue una medida innecesaria: sacar los aplazos”, enfatizó Oporto.
En ese sentido, el exfuncionario afirmó que “se repone la manera de evaluar clásica, se va a valorar el resto del reglamento y me parece muy bien”.
Oporto explicó: “¿Que es evaluar?, saber en qué lugar del aprendizaje se encuentra el niño, uno puede comunicar con cualquier signo, lo puede hacer con letras, con números pero me parece que esta fue la menos acertada, elimina del 0 al 4 pero sigue usando la puntuación, entonces nadie entiende nada”.
“Lo que se tiene que explicar mucho no sirve, si uno decide no estigmatizar, hay otros modelos, si yo digo le pongo un 4 pero un 4 es un 1, es complejo”, argumentó el también ex diputado nacional del FpV.
Asimismo, Mario Oporto sostuvo que “hay que buscar otras formas, pero que sean menos confusas”, y ejemplificó “uno tiene una evaluación de 10 preguntas y no contesta nada, le ponen 4 y al que contesta 4, le ponen 4, es confuso e injusto”.
Finalmente, el ex director General de Cultura y Educación bonaerense manifestó “busquemos otras formas, pongamos aprobado o desaprobado, suficiente o insuficiente, pero tenemos que tener modos de evaluación, que entendamos todos”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario