Alumnos del IPAT viven con incertidumbre por el edificio y exigen un lugar digno

Alumnos del IPAT (Instituto del Profesorado de Arte Tandil) renovaron un reclamo que viene de larga data y que tiene que ver con la necesidad de contar con un edificio propio, que atienda las necesidades de la comunidad educativa. Hoy los estudiantes comparten el edificio situado en Alem al 400 con la Escuela Polivalente de Arte.

El edificio, además, presenta graves problemas estructurales y en poco tiempo Polivalente se mudará a su nuevo espacio, razón por la cual los alumnos del IPAT no saben si la Provincia continuará pagando ese alquiler por una sola institución. De cualquier modo, el lugar no es apto para el uso que se le está dando y por eso necesitan un espacio propio y acorde a las actividades educativas.

La presidenta del centro de estudiantes, Daniela Ferreras, explicó que años atrás la Municipalidad les donó un predio donde se suponía que el Gobierno bonaerense tenía que construir al menos los cimientos, pero “el trámite quedó trabado en Provincia, nunca se pudo concretar ningún tipo de construcción, nada”.

Por su lado, el coordinador institucional de políticas estudiantiles Braian Ruiz contó que “se comprometieron a traer agrimensores para medir el terreno, para ver si nuestro proyecto de edificio era coherente, presentamos una maqueta hecha por Alberto Florit, que es el arquitecto que diseñó el campus, tenemos todo en carpeta”.

Agregó que “el Municipio nos cedió el terreno con un tiempo de cuatro años para ejecutar un obra, si no se ejecutaba en ese tiempo, se traslada a otra institución. Esa fecha se venció en 2016, y la Provincia en cuatro años no nos respondió más, desapareció. En teoría el terreno debería haber vuelto al Municipio, pero no lo sabemos”.
Y Daniela Ferreras explicó que “ellos ponen ese plazo porque se lo pueden dar a otra persona que tenga la posibilidad de construir”.

El lote está situado en La Pampa y Buenos Aires, a dos cuadras del desarrollo urbanístico Procrear.

Explicó que la preocupación se ha incrementado porque “Polivalente ya está con su edificio, ya se ha llevado cosas que nosotros también usábamos, compartimos el mobiliario, la prensa de grabado. Cuando se termine de ir Polivalente, nosotros perdemos todo, hasta el mobiliario, porque todo es de ellos”.

“Todo es de ellos, desde la pizarra hasta los bancos, todo; no tenemos nada nosotros”, lamentó.

Las condiciones
del edificio

Camila Arispe, vicepresidenta del centro de estudiantes, explicó que las carreras que tienen mayor matrícula cursan en el edificio compartido con Polivalente, mientras que las de menor matrícula lo hacen en el anexo, que está situado en la misma cuadra pero llegando a la esquina de Belgrano.

El anexo sí les pertenece, pero es un edificio muy pequeño, que tan solo tiene seis aulas, por lo cual de ningún modo puede albergar a todos los estudiantes.

“Nosotros en grabado teníamos dos mesas para trabajar, hoy contamos con una porque la otra ya se la llevaron, entonces es una preocupación, porque está pasando”, afirmó.

Braian Ruiz expuso que “no es solo el tema de qué va a pasar con nosotros cuando Polivalente se vaya o si el terreno sigue siendo nuestro o no, sino también las condiciones en las que cursamos. El Conservatorio y la Escuela de Cerámica están igual, no es casualidad que los tres institutos de arte provincial estén en las mismas condiciones, el edificio alquilado y en pésimas condiciones”.

En ese contexto, detalló que cuando llueve se electrifican las paredes o gotean los fluorescentes. “Las cañerías está hechas a pedazos, entra agua adentro de los salones, frío, las ventanas rotas, los calefactores no andan, hay alerta meteorológico y nos tenemos que ir. Si llueve mucho nos tenemos que ir por peligro de derrumbe. Es importante que se sepa en qué condiciones estamos nosotros”, manifestó.

web_6loc

Además, explicó que “desde el Municipio nos plantearon que al edificio, al ser alquilado, ponerle plata no se justifica, entonces también tenemos ese problema, no sabemos si el propietario lo va a seguir alquilando o si Provincia va a seguir pagando un alquiler tan alto por un solo instituto. No lo sabemos”.

En tanto, sostuvo que “estamos haciendo gestiones para recuperar el anexo, poniendo en condiciones los salones pero no alcanza, son seis salones, hay chicos que cursan en el pasillo”. Además, en el anexo cursa menos del 10 por ciento de la matrícula total.

Daniela Ferreras explicó que “la mayor parte de alumnos cursa en el otro edificio, más que nada por el trabajo que hacemos en las cátedras, que necesitamos lugares amplios y condiciones. Nosotros trabajamos en grabado con ácido, con un montón de cuestiones que en un edificio chico no se podrían trabajar, es imposible; folclore, expresión corporal, necesitan piso espacioso sin agujeros. Dibujo, pintura con atriles, 30 personas con atriles”.

A lo que Braian Ruiz le sumó que “necesitamos salones amplios. Esto es un hotel, no un edificio para arte, estamos tapando agujeros cada tanto porque el piso se destruye, tapando una ventana con cartón o como sea”.

La lucha por
la sede propia

En ese sentido, remarcó que lo que necesitan es un “tener un edificio propio, además de dignificar el arte porque los tres institutos de arte de Tandil están en condiciones pésimas, y garantizarle al estudiante una educación digna, tener un espacio cómodo, calentito, que no haya ratas, un lugar en el que se sienta cómodo e identificado”.

“Otro tema es la identidad de un estudiante para con su instituto terciario, no ocurre porque no tenemos un espacio propio, le decís a la gente IPAT y te dice Polivalente de noche”, lamentó.

Y en ese contexto, aclararon que los murales que realizaron en el edificio, los hicieron ellos y no Polivalente como muchos creen. “Está bueno aclararlo porque es algo que dejamos como patrimonio cultural a la ciudad”, afirmó Ferreras.

Pedido de
audiencia

Hace aproximadamente tres semanas solicitaron una audiencia con autoridades del Municipio para saber si el terreno sigue disponible y pedirles apoyo en las gestiones con la Provincia, pero aún no tuvieron respuestas.

“Este tema del edificio propio se viene gestando hace varios años, y no existía esa posibilidad de que Municipio, Provincia y Nación tuvieran la misma línea de poder, por eso ahora la audiencia es para pedirles que nos ayuden, que nos den una mano con las gestiones. Siempre tuvo muy buena predisposición del Municipio, siempre nos recibieron, nos apoyaron, entonces apelamos a que nos vuelvan a apoyar, porque la educación pública es un bien de todos, entonces también es responsabilidad del Municipio”, enfatizó.

Camila Arispe expresó que “la situación es de incertidumbre, porque no sabemos si el día de mañana vamos a tener el lugar para estudiar la carrera que elegimos”.

Además, enfatizaron el hecho de que las carreras que se cursan en el IPAT no existen en ninguna otra institución de Tandil, ni tampoco en la zona.

“La mayor parte de la matrícula no es de Tandil, es de la zona, hay gente de Ayacucho, de Rauch, Azul, Barker. Los tiempos se acortan, un día nos vamos a encontrar con que Poli no viene más, y no sabemos qué va pasar con nosotros, por eso nuestra preocupación”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario