Antes de mitad de año Tandil contará con los centros voluntarios de testeo de HIV

La gran diferencia de esta metodología es que no se necesita una orden médica. El voluntario en pocos minutos tendrá su resultado.

El Eco

Los primeros casos del virus del SIDA en Argentina se conocieron en 1982, desde aquellos comienzos el gran desafío es que las personas lleguen en forma temprana al diagnóstico, ya que saber permite iniciar el tratamiento enseguida, reducir la posibilidad de transmitir el virus, no llegar a enfermarse y conseguir una calidad y una expectativa de vida igual a la de una persona no infectada. En esa dirección es que a principios de este año se llevó adelante el plan de capacitación para comenzar a implementar los testeos voluntarios de HIV en Tandil.

El vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública, Matías Tringler, contó que más de 25 personas, entre enfermeros, bioquímicos, infectólogos y miembros de Salud Comunitaria participaron de una instrucción teórico práctica que permitió la habilitación desde el ministerio de Salud de la Provincia para comenzar con los pedidos de insumos. Si bien ya se podrían pedir los kits, las capacitaciones continuarán y el próximo paso consiste en definir en conjunto con Salud Comunitaria cuáles serán los centros más oportunos para realizar los testeos.

Se estima un tiempo máximo de dos a tres meses para dar inicio al proyecto, aunque Tringler aseguró que si lo pueden lograr antes lo harán: “Nosotros no vamos a demorarnos, porque es algo que nos interesa, que lo queremos hacer y ya estamos habilitados; es cuestión de pulir el dinamismo de este sistema para no pasarnos de esa fecha”.
La idea es achicar la brecha entre los que saben y los que no. “Si logramos tener un diagnóstico temprano, el pronóstico de la persona cambia muchísimo”, distinguió Tringler.

La iniciativa, de acuerdo a lo acordado en el marco de Onusida, busca alcanzar las metas 90-90-90, es decir, llegar a que en 2020 el 90 por ciento de las personas con VIH conozca su estado serológico, que el 90 por ciento de los que tienen diagnóstico reciba terapia continuada y que el 90 por ciento de las personas en tratamiento tenga controlado el virus con la medicación.

Sencillo, confidencial y gratuito

La gran diferencia de esta metodología es que no se necesita una orden médica, por lo que el voluntario podrá acercarse a cualquier centro de testeo, donde un personal especializado le dará una charla informativa previa. La preparación de los profesionales es fundamental porque deben brindar información clara y específica al usuario para aceptar las condiciones.

El kit consiste en un sistema de lanceta, como el que utilizan los diabéticos, para extraer una gota de sangre que se depositará en un tubo capilar que luego se volcará a una tira reactiva. “Es práctico, sencillo y nada doloroso”, advierte el vicepresidente. Al cabo de unos 20 minutos ya se contará con el resultado que es personal y confidencial.

La información que se le da al paciente es “no reactivo” o “posible positivo”, si bien es un método sensible y específico, en este último caso se requiere luego una confirmación. Por eso, otro de los pasos a seguir es articular en red el procedimiento de ratificación del resultado y conectarse con el sector de infectología del Hospital.

Con el foco puesto en que el diagnóstico oportuno salva vidas, no solo por el tratamiento precoz sino para evitar futuros contagios, la expectativa ante la aceptación de la sociedad es alta. “Esperamos que en el futuro esto sea muy común y aceptado. Hoy parece algo raro como todo cambio, pero creo que con el dinamismo que se va a lograr se irán abriendo nuevos centros de testeo y la gente lo va a tomar como un hábito”.

Cabe destacar que desde el Sistema Integrado de Salud Pública en conjunto Con Salud Comunitaria cuentan en todos los centros de los diferentes barrios con dispenser de preservativos sin pedido de receta ni autorización, además de folletería informativa educativa. También están siempre disponibles las salas de atención ginecológica y asesoría continua de profesionales. “Estamos constantemente dispuestos en hacer campaña, pero ahora estamos abocados puntualmente a poder dar comienzo a los centros de testeo voluntarios”, sostuvo Tringler.

“Creo que con el tiempo la gente lo va a tomar como un hábito”, auguró el vicepresidente del Sistema Integrado de Salud Pública, Matías Tringler.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario