Asediados por la inseguridad y sin urbanización, en Villa del Parque se sienten excluidos

Roberto Lucas, Mónica Rojas y Lorena Laje expusieron la problemática que afecta al barrio.

El Eco

Una vez más, los vecinos de Villa del Parque alzaron su voz para reclamar múltiples problemáticas que los afectan desde siempre pero que nunca obtuvieron respuestas del Municipio. En ese contexto, admitieron que se sienten “excluidos” de cualquier proyecto de urbanización integral.

Mónica Rojas, una de las frentistas, afirmó que “la palabra ya no es decepción para definir cómo nos sentimos sino que confirmamos nuevamente la exclusión de nuestro barrio de cualquier proyecto de urbanización integral, y como colectivo barrial hemos presentado notas diversas y no encontramos respuesta en nada”.

Frente a ese panorama, detalló que no tienen cloacas, asfalto, cordón cuneta, gas ni buena iluminación. Además, no pasa el colectivo, y consideró que “la ausencia de la urbanización es una variable más para que aumenten los hechos delictivos”.

La obra de
cloacas

Por otro lado, aclaró que “es importante que la población sepa que el anuncio que hizo el Municipio respecto a la red cloacal es en verdad una obra privada”.

Y Roberto Lucas puntualizó que “el elevador cloacal que están haciendo en Villa del Parque surgió porque pagaron los vecinos la obra de cloacas, entonces no les quedó más remedio que hacer la bomba. Pero es una obra a costo cubierto, pero el Municipio lo anuncia como si pagaran la obra ellos”.

Mónica Rojas manifestó que “nosotros lo que queremos es que el Intendente nos reciba, porque somos ciudadanos de esta comunidad. Creemos que hay una intencionalidad para esta exclusión”.

Sin respuestas

“Necesitamos que nos confirmen cuál va a ser la sistematización en cuanto a lo que son políticas de urbanización para este barrio. Elevamos notas hace más de un mes para que se tengan en cuenta en el presupuesto, pero lamentablemente no nos han llamado. Teníamos la ilusión de entrar en este presupuesto pero no recibimos ninguna respuesta”, lamentó.

Y admitió que temen “volver a ser excluidos”. En ese contexto, argumentó que el barrio “crece día a día porque es una zona hermosa. Estamos a 15 cuadras del Municipio y para uno que proyecta y apoya la promoción de esta ciudad, realmente es importante que el Estado esté presente”.

Pero criticó que “hay un Estado totalmente ausente desde lo nacional, provincial y local”.

Un barrio
abandonado

Por otro lado, Roberto Lucas cuestionó que “uno que recorre la ciudad y anda por todos lados, ve que por ejemplo, Larrea está asfaltada de punta a punta, Martín Fierro también, zonas que no tienen una densidad poblacional que amerite el asfalto, más allá de una planificación de flujo de tránsito, que escuché que esa es la argumentación para unir Brasil con Bolívar”.

“Nosotros en tres años que estamos en la comisión no han hecho un solo cordón cuneta. Nos prometieron hacer los badenes con lo que les sobraba de una obra en Paso de los Andes, pero nunca hicieron un solo badén”, lamentó.

Y explicó que todas las calles del barrio se encuentran en estado deplorable pero Del Libertador es una de las peores porque “sin contar Estrada es el único acceso directo a Las Tunitas, entonces es una calle sin veredas, doble mano pero que apenas entra un solo auto, y la gente la usa para transitar porque no tiene otra opción que caminar por la calle”.

“El acceso a Paso de los Andes es empinado, incómodo, inseguro. Presentamos proyectos hechos por gente capacitada para regular el tránsito en la zona, pero nos dijeron que no se podía hacer nada”, expuso.

Potrerillos y Del Libertador son algunas de las calles que tienen un estado importante de deterioro.

Banca XXI

Además, los frentistas cuestionaron que el Municipio anunció la obra de asfalto en Del Libertador once veces en el año pero hasta ahora nunca se llevó adelante.

“Tuvimos una reunión vecinal hace casi un mes, en la cual no convocamos a los medios porque son muchos los vecinos que por los hechos delictivos tienen miedo, y nosotros eso lo respetamos. Lo que pensamos como comisión vecinal y como espacio colectivo de trabajo es para este año tomar la Banca XXI. Creemos que es un espacio de participación ciudadana sumamente importante más allá de que es una herramienta sumamente útil”, sostuvo Mónica Rojas.

Y aseguró que “no queríamos llegar a eso pero creemos en visibilizar nuestros reclamos a través de ese espacio”.

Roberto Lucas aclaró que “nosotros siempre nos hemos movido dentro de la ley, siempre se presentaron notas. Nunca se cortó una calle, nunca se hizo lío ni se maltrató a nadie, todo el trabajo que viene haciendo desde hace tres años la comisión es a través de los canales correctos de presentar una nota, mesa de entradas, solicitar audiencias. Tampoco es la idea presionar de otra manera”.

Y Mónica Rojas agregó que “lamentablemente nunca tuvimos respuesta de nada. Los robos son cotidianos, hay vecinos que hacen las denuncias, otros que no por temor”.

Inseguridad

Además, explicaron que por el mismo estado de las calles es imposible que los móviles policiales puedan perseguir a un delincuente.

“Potrerillos termina en una senda, por la cual no puede pasar ni siquiera una moto de la policía, Matorras de San Martín también. Están cortadas, entonces es fácil escaparse y es difícil vigilar, y por otro lado, más allá de los hechos delictivos, vivimos en un estado de alerta permanente”, afirmó Lucas.

Y agregó que “no es una buena manera de vivir, y muchas de las cosas se podrían solucionar urbanizando, porque te hacen el cordón cuneta y tenés más luminarias, es más fácil el tránsito policial, con el estado de las calle es imposible que un móvil persiga a alguien”.

Por su lado, Rojas afirmó que “fuimos un barrio, no olvidado porque gracias a los medios de comunicación pudimos visibilizar todas las demandas sociales, pero sí excluido, porque desde el año 1980 que está pasando esto, y lamentablemente siempre quedó excluido de todo”.

“Mi casa está a 15 cuadras del Municipio y no tengo ningún servicio, es un Estado que se desvinculó totalmente de la cuestión social del barrio, de la política de urbanización, y queremos una respuesta. Buscamos que por favor aborden todas las demandas lo más pronto posible y que por favor den respuesta a las notas que presentamos”, reclamó.
Lorena Laje añadió que “no hay veredas, las calles nunca se arreglan, la iluminación es escasa, no tenemos una iluminación acorde a la cantidad de habitantes que hay en el barrio, ya está todo construido, no hay más excusas”.

“No hay nada pensado para que puedan caminar las mamás con los carritos de bebés, una senda aeróbica para el peatón. No todo Tandil se mueve en auto y aparte uno a veces quiere elegir no ir en el auto para hacer ejercicio, y no puede ser que caminar dos cuadras sea una tortura… y ni hablar si llueve”, cuestionó.

Además criticó la alta tasa de impuestos que pagan para no tener ningún servicio.

“Con el tema de inseguridad tuvimos buena respuesta al menos, porque el comisario estuvo interesado en saber lo que sucede en el barrio, pero las cosas siguen pasando, y todos sabemos los nombres de los que roban, pedimos que allanen, que devuelvan las cosas, pero eso no ocurre”, lamentó.

Y contó que “me robaron en mi casa, ya pusimos alarma, seguro y todo. Los particulares siempre poniendo plata de su bolsillo para algo que en realidad tiene que ver más con lo público. Además, tenemos mucho gasto con los autos porque se rompen”.

Mónica Rojas planteó también la dificultad que tienen las ambulancias para ingresar como así también los recolectores de residuos, quienes “hacen un trabajo totalmente arduo y lo destacamos pero muchas veces cuando llueve no pueden pasar”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario