Aumentó la demanda en Granja Los Pibes y preocupa el estado nutricional de los ingresantes

Durante el receso escolar los niños, niñas y adolescentes que asisten normalmente a la institución siguen yendo a realizar diferentes actividades recreativas, a cargo de profesionales del CEF.

El Eco

En los últimos días, aumentó la demanda en Granja Los Pibes con el ingreso de diez nuevos chicos, algunos de ellos “con una situación casi al borde de la desnutrición”. Las autoridades advirtieron que “es una situación que no se venía viviendo tan duramente años anteriores” y que da cuenta del trabajo que tendrán que afrontar este año en términos de cómo conseguir recursos para dar respuesta.

Cabe remarcar que, desde sus inicios en 1986, el propósito central de Granja Los Pibes es constituirse en una propuesta alternativa para todos los niños y niñas tandilenses que se encuentren en situación de calle o de vulnerabilidad, revalorizando y jerarquizando a la familia como institución central y favoreciendo la estructuración de los proyectos de vida de cada menor.

La institución ya lleva más de 30 años funcionando bajo la misma premisa y ha sabido transformar las seis hectáreas en las que se emplaza en un complejo socioeducativo recreativo por el que actualmente transitan más de cien niños, niñas y adolescentes de entre 2 y 17 años.

El Eco de Tandil visitó la entidad que funciona en el paraje El Centinela, donde conversó con la presidenta de la comisión directiva, Erica Lanzini; el secretario, Santiago Romay; y la directora del Jardín de Infantes El Angel de la Bicicleta, Nazarena Rodríguez Roche, quienes compartieron detalles de la labor que vienen desarrollando y los desafíos que emprenderán en los próximos meses.

Mayor
demanda

En primer lugar, Lanzini reconoció que el escenario que hoy se les presenta implica “mucho esfuerzo” por parte de quienes conforman la organización. “Hay una mayor demanda”, afirmó, en un contexto en el que “nuevos niños, niñas y adolescentes recurren a la Granja sobre todo por cuestiones alimentarias. Una situación que no se venía viviendo tan duramente años anteriores y, de hecho, un ejemplo es que este mes tenemos diez ingresos, incluso de niños que vienen con una condición sanitaria bastante débil producto de su mala calidad en la alimentación”.

En ese sentido, dijo que han observado “en este período que con el paso del tiempo la calidad de vida de los menores está agravada, sobre todo, por no poder cubrir la cuota alimentaria diaria”.

La preocupación

Según compartió, hasta el año pasado Granja Los Pibes tenía una matrícula de cien niños, niñas y adolescentes, número que se venía manteniendo desde hace años. “Hace años que hay más o menos ese número, había bajado la matrícula, estábamos en 90, y estamos nuevamente superando los cien”, indicó la presidenta de la comisión directiva.

Más allá del número, enfatizó que “la realidad es que muchos de los grupos familiares que se han acercado a solicitar espacio, tienen que ver básicamente con resolver cuestiones alimentarias. Eso para nosotros es un síntoma de lo que nos espera para este año en curso en términos de ver cómo conseguimos recursos para dar respuesta a una demanda creciente”.

Nazarena Rodríguez Roche, Santiago Romay y Erica Lanzini compartieron la labor diaria y los principales desafíos de cara a este nuevo año.

En esa línea, contó que están logrando articular con el Municipio y el Ministerio de Desarrollo Social en algunas cuestiones. “Desde que arrancamos a trabajar, hemos encontrado un espacio de diálogo. Entendemos también que hay otras organizaciones en situaciones similares”, admitió, pero insistió en que “hay algunos de los niños que han ingresado que lo han hecho con una situación casi al borde de la desnutrición, que hacía muchos años que no lo veíamos con esa dureza”.

Por su parte, Romay señaló que “la cantidad de chicos se ha mantenido en el transcurso de los años, lo que preocupa es la forma en que están ingresando. Te das cuenta que la situación de esas familias está empeorando y es algo que a nosotros nos preocupa mucho. La verdad es que no tenemos la esperanza de un 2018 demasiado bueno en ese sentido, va a ser difícil”.

Los proyectos

Frente a este complejo panorama, Lanzini reconoció que será un año de “mucho trabajo”, en el que se buscará fortalecer los principales lineamientos de la institución y dar continuidad a las iniciativas que fueron planteadas en 2017.

Recordó que la Granja tiene cuatro proyectos nodales: la Casa de los Niños, el Jardín de Infantes El Angel de la Bicicleta, el espacio de y para mujeres, y el zoológico.

Al enumerarlos, remarcó que el “más fuerte e histórico” es la Casa de los Niños, donde -a través de un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia- funciona una Unidad de Desarrollo Infantil. “Estas UDI garantizan, a través de un apoyo económico, que podamos desarrollar el proyecto que incluye desde la asistencia alimentaria y sanitaria hasta el acompañamiento pedagógico, la articulación con las instituciones educativas y el desarrollo de talleres vinculados al arte y los oficios”, precisó.

En segundo lugar, mencionó el Jardín de Infantes El Angel de la Bicicleta, que ya cumplió un año de funcionamiento y que refuerza el compromiso de la Dirección con la escolarización de quienes asisten a ella.

“El año pasado se sumó un tercer proyecto, que tiene que ver con la posibilidad de terminalidad secundaria para mujeres jóvenes que pasaron por la Granja o están vinculadas con la institución”, recordó, y anunció que “la idea ahora es potenciar el trabajo con este grupo poblacional a través de un plan Fines, también pensando en la necesidad de fortalecer la vinculación familiar que incide directamente en la calidad de vida de los niños”.

Por último, se refirió al zoológico, un espacio que recalcó Romay “está debidamente autorizado por Fauna y tiene todos los requisitos legales necesarios para poder funcionar. Los animales están en perfecto estado y muchos de ellos incluso están libres”.

La invitación
a la comunidad

Más allá de ello, el secretario de la comisión directiva de Granja Los Pibes recordó que el año pasado lanzaron una campaña de adhesión de socios e invitó a la comunidad a sumarse. “Necesitamos que los vecinos se adhieran para mantener justamente el trabajo que se realiza acá”, afirmó.

Al respecto, Lanzini dijo que “la campaña viene bien”, pero reconoció que necesitan más acompañamiento. “Hay menos socios de los que habíamos previsto para concluir el año, así que invitamos a la comunidad a que conozca la institución, como así también se acerque al zoológico”, convocó.

Señaló que este espacio “se nutre de la visita de turistas y este año hay menos turismo en la ciudad, lo que repercute directamente en el ingreso. El zoológico no tiene ningún tipo de apoyo económico estatal, sino que funciona solo con las entradas que se generan, cuyo costo actual es de 70 pesos. Por eso, queremos invitar a la comunidad a que se acerque y porque además el zoológico forma parte del proyecto educativo y social de la institución”.

Los interesados en contactarse pueden hacerlo acercándose directamente a la Granja o a través de la página de Facebook de la institución: Granja Los Pibes. También pueden comunicarse a los números de teléfonos de integrantes de la comisión directiva: 154-600074 o al 154-608960.

Articulación
con la Unicen

Entre las propuestas para este año, Erica Lanzini anunció que también se articulará con la secretaría de extensión de la Unicén. “Este año se acercaron varios grupos de docentes a presentar proyectos, donde la organización es contraparte. Uno será financiado por la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación y el otro directamente por la Secretaría de Extensión”, detalló.

Concretamente, contó que “tienen que ver con producciones sonoras para plataformas radiofónicas. En algunos casos, tendrán que ver con espacios de arte en los que se espera articular el trabajo de nuestros adolescentes con el que ya se viene realizando desde la Universidad con no videntes vinculados a Apronovid y en otros, también con producciones sonoras, pero más vinculadas a cuestiones de género”.

Inscripción para
el Jardín de Infantes

Por su parte, la directora del Jardín de Infantes El Angel de la Bicicleta, Nazarena Rodríguez Roche, contó que el primer año de funcionamiento del establecimiento educativo estuvo abocado a construir la identidad institucional y finalizó con una matrícula de 25 niños.

Seguidamente, indicó que el jardín cuenta con una sala multiedad de 3 y 4 años, y otra de 5, y funciona en el turno mañana, de 8 a 12. Aclaró que la inscripción está abierta para toda la comunidad y este año comenzará a partir del 14 de febrero. “Invitamos a todos a que se acerquen y conozcan nuestro proyecto, que obviamente está atravesado por el lugar en el que estamos, que es inmejorable y desde ahí está basado en la interacción y el respeto por el ambiente”, resaltó.

En tanto, Lanzini detalló que están trabajando para que “en breve salga la subvención del jardín, hasta ahora no la tiene y eso implica situaciones laborales complicadas para las docentes que vienen apostando a esta propuesta”.
Explicó en ese sentido que “el jardín, más allá de ser privado, no tiene una cuota porque no queremos tener diferenciaciones respecto de la condición socio económica de los niños y niñas ingresantes. Por lo tanto, entendemos que no tiene que haber una cuota a cargo de los padres y esto es bueno saberlo”.

Colonia de
vacaciones

Por otro lado, la presidenta de la comisión directiva de Granja Los Pibes contó que durante el receso escolar los niños, niñas y adolescentes que asisten normalmente a la institución, siguen yendo a realizar diferentes actividades recreativas, a cargo de profesionales del CEF.

“Tenemos un convenio, a través del cual el CEF garantiza un estímulo deportivo durante todo el año para los chicos que vienen a la Granja. En verano, el CEF utiliza las instalaciones por la mañana y por la tarde los mismos profesionales se encargan de la colonia de vacaciones de los chicos que asisten a nuestra institución, así que tenemos garantizada la posibilidad de que tengan un lugar, donde incluso aprender a nadar”, remarcó.

Por lo tanto, aseguró que “no se corta nunca la actividad en la Granja porque en diciembre terminan las clases y los chicos siguen viniendo. Sería imposible pensar que estén sin recibir la asistencia alimentaria porque estuviera cerrada la institución”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario