Autoridades del Sistema de Salud buscarán que IOMA cubra la operación del hombre que sufre un linfedema

Una historia conmovedora En una entrevista con este Diario, el domingo, Tomes pidió colaboración de la comunidad para reunir los 60 mil pesos que necesita para costear la operación del linfedema que le impide movilizarse. Tras una década de consultas con médicos de todo el país, se mostró esperanzado con el pronóstico que le ofrecieron en el Hospital Militar de Buenos Aires, donde le indicaron que será una intervención riesgosa “pero que hay que tener esperanza y fe”. En la víspera, varios vecinos se comunicaron con El Eco de Tandil para consultar los datos del vecino que padece este tremendo problema de salud, con intenciones de ofrecerle algún tipo de colaboración. Al mismo tiempo, algunos lectores dejaron sus comentarios en Eleco.com.ar. En ese espacio, una de las inquietudes comunes era la posibilidad de que la comuna aplique el FAS (Fondo de Ayuda Solidaria), un fondo afectado conformado por recursos que todos los contribuyentes abonan con la factura de la Usina. En este aspecto, la principal traba para asignarle los fondos es que está destinada a personas que no tienen obra social, pese a que la cuenta tiene recursos disponibles y se ha subejecutado en los últimos años. [caption id="attachment_330638" align="alignnone" width="683"]La pierna derecha de Tomes pesa 72 kilos y le impide caminar. La pierna derecha de Tomes pesa 72 kilos y le impide caminar.[/caption] El mismo pedido hace cuatro años En abril de 2013, por primera vez, Walter Tomes le había contado su historia y su problema a El Eco de Tandil, en un pedido desesperado para encontrar una solución a su patología. Lamentablemente, cuatro años y medio después, debió llamar nuevamente a esta Redacción en busca de ayuda. Por entonces, relataba que no podía conseguir un centro asistencial que tuviera máquinas especiales para realizarle los estudios que le posibilitaran una futura intervención quirúrgica. Incluso, confió que lo habían trasladado al Zoológico de Buenos Aires en otro intento por analizar su caso, donde la aparatología no resultó apta para el diagnóstico. “Yo tengo una enfermedad que se llama elefantiasis, lo que me tiene imposibilitado para poder andar y hacer cosas, estoy prácticamente en la cama, y el problema es que no consigo ningún hospital donde me pueda hacer el estudio para el pie, que es una angiografía nuclear de miembro inferior derecho”, explicaba por entonces. Ya en 2013, había pedido ayuda en el Municipio y en distintos lugares, pero nunca recibió respuestas. “En el Hospital no pueden ayudarme porque no saben adónde trasladarme, en Tandil no hacen el estudio. Fui a Mar del Plata, a La Plata, a Buenos Aires, hasta al zoológico y no hay máquina. Es una máquina especial porque el linfedema pesa alrededor de 60 ó 70 kilos, es muy grande para los tomógrafos que hay en Argentina”, expresó en esa oportunidad. Por ese entonces, familiares de Tomes se reunieron con Néstor Müller, concejal que integraba la Comisión de Salud del Concejo Deliberante. El legislador se contactó con autoridades del Hospital, quienes celebraron una junta médica con la presencia del director Diego Macagno y el doctor Duclós, quien estaba a cargo del paciente. Sin embargo, la cirugía nunca se realizó y el hombre permaneció otros cuatro años postrado. Ahora, el nuevo pedido de ayuda de Tomes está motivado por una luz de esperanza, teniendo en cuenta que en el Hospital Militar de Buenos Aires le confirmaron que están dispuestos a practicarle la operación que le permitiría terminar con un sufrimiento que lo persigue desde pequeño. ]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario