Campaña para recolectar útiles en buen estado

El Eco

El Fondo de Becas para Estudiantes está organizando una colecta de útiles usados en buen estado, bajo el lema “Todos podemos ser útiles”. El objetivo principal es poder llegar al inicio del ciclo lectivo acompañando a los alumnos con todos los materiales necesarios en la escuela.

Gisela Urrutia contó en el programa “Buenas y santas” (104.1 Tandil FM) detalles de la campaña se puso en marcha hace algunos días. Señaló que “el objetivo primordial de la colecta es darle otros usos a los útiles que una familia puede llegar a tener en su casa y no estar utilizando, sabiendo que hay mucha gente que los necesita”.
Detalló que “principalmente es ayudar a los chicos que con los libros que le piden puedan estar más aliviados al momento de comenzar las clases y tengan todo lo que se necesita”.

En tiempos donde las redes sociales sirven para difundir las cosas que se realizan, Urrutia señaló que “lo publicamos en Facebook para que nos puedan contactar y coordinar para ir a buscarlo o que nos puedan acercar. También se pueden comunicar a mi celular (0249) 154-565819”.

Cabe señalar que Fonbec nació en el 1999 en Córdoba a raíz de que a una chica le faltaban 40 pesos para comprar unos apuntes para un parcial. Lo que hacemos es ayudar a los chicos que les va bien en sus estudios, sean primarios, secundarios, terciarios o universitarios con una beca que la da un padrino siendo intermediarios, ya que se le hace el seguimiento de cada alumno apadrinado.

Se busca posibilitar que estudiantes destacados continúen sus estudios, evitando la deserción por faltas de medios económicos. Favorecer el desarrollo como personas de bien, brindando a los beneficiarios herramientas para que el día de mañana sean personas capaces de autosustentarse y de ayudar a los demás.

Becas

El programa de becas para estudiantes es el eje de Fonbec y consiste en asignar a cada alumno un padrino que será quien aporte el monto de la beca mensual. Fonbec incentiva la comunicación entre padrino y ahijado porque cree en la fuerza del vínculo entre unos y otros.

La implementación del programa es mediante un relevamiento realizado en escuelas y barrios de sectores altamente carenciados donde se detectan estudiantes que reúnen tres requisitos: altas calificaciones; problemas económicos graves que los ponen en riesgo de deserción escolar; compromiso académico, buena conducta y asistencia.

Los niños y jóvenes son preseleccionados con la ayuda de voluntarios “mediadores”, quienes hacen completar una solicitud de aplicación y es elevada a las autoridades de Fonbec. En función de necesidades, calificaciones, etc., integran la lista de espera hasta que se les asigna la beca.

La solicitud incluye una carta en la que el futuro becado expone las razones por las que requiere la beca.
Es importante resaltar que el concepto de beca no es una asignación económica indiscriminada, sino un premio al esfuerzo académico.

Una vez que el estudiante ha sido elegido como becario se le asigna un padrino quien aportará una pequeña suma mensual con la cual el becario podrá costear los gastos de su educación, comprar calzado, elementos personales y aún colaborar en su hogar. El aporte se realiza mensualmente para facilitar que el becado aprenda a administrar esos recursos por sus propios medios.

Cada mes, al recibir su beca, el ahijado debe escribir una carta a su padrino dando cuenta de que ha recibido el dinero. Y así, mes tras mes y año tras año el programa permite a estos jóvenes costear sus gastos personales y los de su educación hasta concluir su ciclo educativo e iniciar una nueva etapa de su vida.

Ayuda

Urrutia señaló que “en la actualidad estamos ayudando a 26 chicos y tenemos unos 10 en lista de espera que depende de la gente que va colaborando para cubrir la cuota de todos los meses. La idea es que el padrinazgo sea desde cuando comienzan hasta que finalicen los estudios”.

Refirió que “la mayoría de los alumnos concurre a la escuela secundaria, hay cinco que están cursando sus estudios universitarios y también se les brinda ayuda a unos que van al primario”.

Padrinos

Para aquellas personas o empresas que quieran ser padrinos deberán saber que para que un alumno concurra a primaria o secundaria, lo podrá hacer mediante el pago de 750 pesos mensuales. Si se prefiere colaborar con una persona que estudia el nivel terciario o universitario, el valor mensual es de 1000 pesos.

Cabe señalar que la relación entre becado y padrino no es solo económica. Ellos se relacionan mediante cartas mensuales que escriben los ahijados cada vez que reciben el importe de las beca. Y a través de ellas los padrinos van conociendo los distintos aspectos de la vida de sus ahijados, y establecen un vínculo muchas veces duradero en el tiempo.

Cuando ahijados y padrinos manifiestan su deseo de conocerse, Fonbec facilita estos encuentros a los que llama “Uniones”.

La experiencia de Fonbec ha demostrado que el padrino se transforma en un verdadero referente para su ahijado, y el vínculo que se establece entre ellos enriquece a ambos.

Urrutia aseguró que “pueden comunicarse por Facebook a la fan page Fonbec Tandil o a través de mi número de celular. Lo importante es tener ganas de ayudar y el padrino debe saber, si le sirve y lo necesita, que puede deducir de ganancias”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario