Carnaval de verano entre amigos en la colonia tricolor

Los chicos disponen de tablas, gomones y flotadores para realizar las diversas actividades en el agua.

El Eco

El ambiente de camaradería de la colonia de vacaciones del club Ferrocarril Sud se respira en el aire, es que tanto los cinco profesores como la mayoría de los colonos comparten este espacio desde hace años y ya tienen una relación de confianza. “Nos conocemos todos y es un grupo muy lindo, los chicos vienen a jugar entre amigos”, contó el coordinador Fabio López.

Ya hace tiempo, desde la institución tricolor advirtieron que querían crear un sentido de pertenencia en las colonias de vacaciones. “Que quienes vengan esta temporada, vuelvan al año siguiente y sea el mismo profe quien los reciba”.

Está transcurriendo el segundo contingente que cuenta con unos cien niños, ya pasó el primero que fue en diciembre y vendrá orto en febrero. Los chicos de entre 3 y 13 años disfrutan de actividades y juegos dentro y fuera del agua, y generalmente asisten a los tres ciclos, eso también lleva a que tengan tiempo de generar un lindo vínculo consiguiendo un buen clima en el lugar.

“Mi concepto de la colonia de vacaciones es que sea recreativa y que todos pasen un verano alegre, dentro de ese marco también tratamos que aprendan a nadar lo mejor que se pueda”, explicó López. El coordinador además dijo que su pedido indispensable hacia los profesores apunta a que los chicos tengan al menos una entrada técnica al agua y aprendan natación.

Así pasan las mañanas los colonos de la tricolor, nadando, practicando algún deporte y jugando en los grupos separados por edades. Allí los profesores los proveen de diferentes materiales para todos los tipos de actividades, gomones, flotadores y tablas, entre otros.

Claramente, los días de mucho calor los chicos a las 9.30 de la mañana ya están metidos en el agua, permaneciendo ahí todo el tiempo posible. El corte indispensable es a media mañana, donde los grupos de manera intercalada comparten su merienda, charlan y vuelven a jugar.

El coordinador detalló cómo y qué hacen para cada cierre de contingente. En enero el campamento ya es un clásico y también realizan una fiesta del agua, mientras que en febrero se enmarca el cierre en un carnaval en la pileta, con espuma y globos con agua. “El año pasado estuvimos media hora tirándonos las bombuchas porque no se revientan en la pileta, inflamos 600 globos, más las espumas que trajeron los chicos, fue un verdadero carnaval”, recordó Fabio López.

 

Un espacio contenido

De un tiempo a esta parte, varias modificaciones y nuevos espacios se han estado desarrollando en las instalaciones del club Ferrocarril Sud, esto ha reducido el área de la pileta y los sitios para juegos quedaron alejados. De todas maneras, tanto profesores como colonos se muestran contentos en su espacio y desempeñan sus actividades sin limitaciones. “Más allá de que es un lugar chico, es un espacio bastante contenido, y eso es importante teniendo en cuenta que queremos evitar cualquier tipo de riesgo, por lo tanto tampoco salimos a la calle con los grupos”, remarcó López.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario