Cartas de lectores

De esto todos somos responsables

 

Señor Director:

 

El próximo desafío del país es la aprobación de la Ley de Presupuesto, y digo del país y no del Gobierno porque debe haber un acuerdo de la sociedad que apoye la dirección económica del país para evitar mayores consecuencias.

Del acuerdo con los gobernadores y parlamentarios de las provincias depende que se modifique la Ley de coparticipación, de la actitud de los sindicatos que no haya conflicto en las calles y de los ciudadanos que el tango de las críticas no constructivas no contaminen el ambiente social.

De todos depende que no aumente el riesgo país, lo que nos perjudicaría a todos, no solo al Gobierno. Y que la oposición sea responsable y piense en el país y no en las próximas elecciones. En momentos de crisis debemos pensar en la comunidad, no en los intereses electorales nada más.

 

Mirta Taborda

DNI 13.215.109

 

Aquellos valores que hoy se perdieron y se naturalizaron

 

Señor Director:

 

La autoridad constituye esencialmente el atributo que tiene una persona de dar órdenes a través de la posición jerárquica que ocupe. Se supone que esas órdenes deber ser acatadas, cumplidas, en un contexto en entendimiento entre un ser superior y sus subordinados.

Vale recordar que la autoridad existe en diferentes ámbitos de la vida humana en la estructura familiar, empresas u organizaciones, establecimientos educativos, fuerzas policiales, la justicia y hasta quienes gobiernan a un país.

En la sociedad actual, lamentablemente, este concepto quedó olvidado. Precisamente se perdió el respeto a la autoridad. ¿Qué duda cabe? Los hechos cotidianos hablan por sí solos. Las órdenes no solamente son desoídas, desobedecidas, sino que surge a modo de respuesta y repudio, agresiones verbales o físicas contra las autoridades.

Años atrás, padres, docentes, policías, por citar ejemplos, eran receptores de un respeto unánime de la comunidad. En cambio, actualmente se ven agravios y hasta golpes de puños hacia ellos. El problema radica en que se perdieron los valores y mucha gente desconoce qué es correcto y qué incorrecto, lo cual parece haberse naturalizado.

 

Marcelo Malvestitti

DNI 15.314.984

 

Ley de extinción de dominio,  “No entendieron el mensaje”

 

Señor Director:

Es inédito leer y escuchar que la Cámara de Senadores, con una mayoría del 60 por ciento haya diligenciado el dictamen sobre la ley de extinción de dominio, manteniendo la cláusula que no es retroactiva la confiscación de bienes mal habidos, con anterioridad a la fecha de puesta en vigencia de la norma. Es desconocer en primer lugar la Constitucional Nacional, legislación y jurisprudencia al respecto, y avasallar el Poder Judicial.

Estos muchachos peronistas, pseudoperonistas y otros más, no han entendido el mensaje del pueblo que se movilizó al Congreso, sin colectivos con SUBE, a pié, sin choripan, sin que les paguen, sin punteros políticos, sin vándalos que rompen todo, sin banderas políticas, etc. Están desconociendo la voluntad de ciudadanos hastiados y honestos; a su vez esos corruptos legisladores o no recuerdan o no lo quieren recordar o no han oído a su nefasto ídolo político que dijo: “Cuando los pueblos agotan su paciencia, hacen tronar el escarmiento”. El escarmiento se hizo notar pacíficamente y ejemplarmente, como corresponde, en la movilización a la Plaza del Congreso y habrá mucha más del mismo tenor, si no cejan en su intento de defender a inmorales como ellos.

El pueblo en su mayoría espera que en la Cámara baja se ponga a la altura de los hechos y ratifique el dictamen inicial, que se contrapone a la barbarie propuesta por sus pares. Solo pido que si no deponen esta actitud apátrida, volvamos a marchar de la misma forma cuantas veces sea necesario, pero para que se vayan, quienes éticamente han demostrado ya no pueden ser representantes de nadie. No sé cómo no les da vergüenza ir a sus hogares o a sus pueblos a los cuales han traicionado.

 

Rodolfo Castello

DNI 5.638.970

 

Basta de hipocresías

 

Señor Director:

El Intendente en algunas de sus declaraciones refiriéndose a los pedidos de informe de los concejales opositores dice: “Indudablemente los que hoy deberían estar callados porque han cometido delitos graves, hablan”. Primero debo aclarar que aquel que ha cometido actos de corrupción debe someterse a la justicia; pero también digo que no es bueno generalizar, porque sino recordemos a aquel funcionario de Lunghi que hizo pasar como horas extras de trabajadores municipales, un trabajo que se efectuó para un acto político de la UCR; por tal hecho, no se puede decir que todos los radicales sean corruptos ni que hubo una asociación ilícita comandada por el intendente. Al decir el Intendente que los que hoy deberían estar callados porque han cometido delitos graves, hablan, está diciendo que los concejales de Unidad Ciudadana no pueden hablar porque han cometido delitos graves. No solo defiendo a dichos concejales, que son personas de bien y que defienden sus ideas, sino a todo el cuerpo deliberativo que en la división de poderes que marca nuestra constitución, no solo tiene la función de legislar, sino también la de controlar el accionar del ejecutivo. Lunghi debe aceptar los pedidos de informe que realizan los concejales opositores y responder en tiempo y forma de acuerdo a las ordenanzas vigentes, porque esa es la democracia y el estado de derecho, así funciona. Renegar de ello es renegar del Republicanismo de que tanto se vanagloria el Intendente.

En realidad Lunghi se siente mal porque está apoyando a un Gobierno nacional y provincial que lejos de buscar el bien común busca permanentemente el bien de los poderosos, en contra de la clase media, de los trabajadores y de los desposeídos; en contra de la educación y la salud pública; un gobierno que menosprecia la industria nacional, el mercado interno y pulveriza el salario de los trabajadores.

Es obvio que no todos podemos pensar igual; y es bueno, sin declinar en nuestras convicciones, respetar al otro al que piensa distinto; porque si no fuera así estaríamos cayendo en el autoritarismo.

A usted señor director le digo que estoy orgulloso de perteneces a un movimiento que produjo una verdadera revolución social, incorporando al trabajador asalariado como actor fundamental del desarrollo de nuestra patria; que no soy fanático, pero sí defiendo con pasión mis ideales y todos los derechos que se consiguieron durante la década ganada; respeto su opinión pero no la comparto en absoluto. Usted prejuzga; sin conocer nada del expediente, usted ya condenó; como también ya condenó el juez Bonadío, puesto que resulta evidente que la “sentencia” ya está dictada con el nombre y apellido que se desea, esto es Cristina Fernández de Kirchner. Cuando en realidad se está perdiendo una inmejorable oportunidad de investigar la verdad de la corrupción en la obra pública, y dar con los verdaderos responsables, aunque los nombres y apellidos sean otros. Con el mismo énfasis que usted condena a la exPresidenta, se podría también condenar al actual Presidente, toda vez que en el mencionado juicio está involucrada la empresa del presidente Macri, “IECSA”, con su primo Calcaterra actualmente a la cabeza.

No me creo dueño de la verdad, pero tengo mi verdad; estoy totalmente en contra de la corrupción; no solamente del funcionario público, sino también de los privados, pero siempre defenderé a la política como el instrumento transformador hacia una sociedad más justa. Yo quiero una patria con todos adentro y no solamente con la mitad, como apunta la actual gestión de Cambiemos en todos sus niveles. Así no puede haber consensos; gobernando así hay injusticia social, gobernando así no hay democracia, gobernando así no hay estado de derecho, gobernando así hay desintegración nacional.

Nicolás Pizzorno

DNI 5.371.490

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario