Cartas de lectores

Un proyecto disonante e inaceptable

 

Señor Director:

Ante el proyecto de reformas que el gobierno bonaerense impulsa para el Código Procesal Penal y, en especial, para la reglamentación de los juicios por jurados, desde La Red de Jueces Penales de la Provincia de Buenos Aires expresamos:

1-Los juicios por jurados para el juzgamiento de las causas criminales fueron establecidos en la Constitución Nacional de 1853 y se mantuvieron en la reforma de 1994, siendo regulados en la provincia de Buenos Aires a partir de la sanción de la ley 14.543, a mediados de 2013. Puestos en efectivo funcionamiento en 2015, se hizo realidad el mandato del constituyente federal que dispuso que el juicio por jurados sería la base del sistema de administración de justicia penal, en plena sintonía con la forma republicana de gobierno y con el principio de soberanía del popular.

El sistema de enjuiciamiento popular para delitos de señalada gravedad –es decir, con penas superiores a los 15 años de prisión–, viene contribuyendo eficazmente en la tarea de la democratización de la justicia, en tanto asegura la participación y el control de la ciudadanía sobre los actos de gobierno, tratándose del modo en que el pueblo interviene en forma efectiva en las decisiones del Poder Judicial.

2-A pesar de los más que satisfactorios resultados recogidos en toda la provincia, durante los tres años de su puesta en práctica, el gobierno bonaerense pretende modificar el diseño jurídico del juicio por jurados.

Sin embargo, la iniciativa no tiene en cuenta, en primer lugar, que la ley vigente ensambla cabalmente con la matriz constitucional. Peor todavía, los cambios que se buscan implementar resultan manifiestamente incompatibles con los derechos y garantías constitucionales desde que se suprimen las recusaciones sin causa, se alteran las mayorías especiales exigibles para la emisión de los veredictos condenatorios, se prevén recursos contra los veredictos no condenatorios y, por si fuera poco, se permite a los jurados repreguntar a los testigos de las partes durante la audiencia oral, con grave afectación del sistema acusatorio y del derecho probatorio de los litigantes.

3-En otro orden, no es necesario ser un connotado jurista para saber lo que nos enseña la experiencia común: lo que funciona bien, no se toca.

No existen investigaciones empíricas, jurídicas o sociológicas, ni tampoco relevamientos estadísticos, que indiquen –más allá de la opinabilidad propia de cualquier decisión humana, individual o colectiva– que el sistema de juicio por jurados esté necesitado de reformulaciones normativas.

4-Por lo tanto, los cambios propuestos son contraproducentes porque alteran las bases estructurales del sistema y desdibujan la función de garantía del instituto. El proyecto del Poder Ejecutivo bonaerense, en suma, al presentar múltiples discordancias con el modelo de juicio por jurados que prescribe la Constitución Nacional, resulta disonante e inaceptable.

 

Adriana Lucía Nanni, presidente

María Claudia Castro, vicepresidente

Juan Sebastián Galarreta, secretario

 

Nos hemos preguntado ¿a dónde queremos llegar?

Qué sociedad estamos construyendo en este siglo XXI

 

Señor Director:

 

Desde el lugar que hoy me toca, deseo sembrar una semilla por el bien humanitario. Porque las injusticias duelen. Y tristemente lo que hoy vivo yo, les sucede a otros humanos.

Aclaro que no  pertenezco a ningún partido político. Si he trabajado muchos años por el bien de la sociedad (en silencio). Como así también lo hizo mi marido. Entre ambos realizamos a distintas Cajas Previsionales más de 80 años de aportes. Tanto en la pública como privada. (IPS. Anses, Caja de Médicos).

Somos personas que nos hemos ganado la vida estudiando y trabajando, por eso no tener acceso en un tiempo prudencial a obtener un derecho que corresponde entristece. Daña. Hiere. Y en medio del dolor que uno debe soportar por la pérdida física del ser querido, estos trámites con formularios y preguntas e interrogatorios que datan, pareciera, de la era antes de Cristo, hacen que las heridas que van quedando en el alma, no puedan comenzar a cicatrizar.

Ya en este siglo, estos trámites debieran ser más ágiles y menos agresivos. Hace 11 meses que vengo transitando distintas oficinas. Nadie dice poder hacer nada. Todos dicen ser pasadores o receptores de documentación, pero gestionar es lo que nadie dice poder hacer. Debo decir también que mi expediente estuvo encajonado en Tandil por una “trabajadora Social” durante dos meses y entiendo que ya tienen el discurso armado, porque en lugar de comprometerse a “gestionar” la pensión que por Ley me corresponde y/o aunque sea transitorio conseguirme un trabajo digno y rentable, burlándose me ofrece un triste plan social.

Que obviamente rechacé. Porque sin cuestionar a quienes lo reciben porque otra opción no tienen, en mi caso es recibir dolor, tras dolor. Soy una persona de bien, merezco respeto. Estudiosa, trabajadora y solidaria. Trabajo desde los 12 años. Todo lo que he logrado me ha costado mucho esfuerzo. Y capacitación tengo de sobra incluso podría ser su jefa, ya que están tan complicadas para realizar una entrevista, no saben gestionar y encima se toman el atrevimiento de encajonar expedientes. Y muchos de ellos utilizan sus puestos públicos (pagos por nosotros) solo para sacar ventaja y “acomodar” a sus familiares. Soy jefa de hogar y una persona útil para la sociedad. Por primera vez me he encontrado cerrando puertas a instituciones y/o personas porque en medio del duelo no me han causado más que dolor. He realizado muchísimas obras benéficas. Y saben porque da impotencia, porque tengo expedientes encajonados por “personas” que nada les importa la vida del otro. (Solo a modo ilustrativo comento que fui electa para pintar el Mural de la Paz, junto a otros artistas internacionales en Texas, participar de la Bienal de Arte, dictar conferencias que no tengo dudas serán de mucha utilidad para la sociedad, y que por no tener dinero para hacerlo aún no he podido concretar nada).

Lo comento porque a usted señor Intendente le pedí una audiencia, entiendo de sus ocupaciones, corno así también admiro su capacidad de trabajo. Y comprendo que por sus tantas ocupaciones no haya podido atenderme. Por eso hoy acudo a los medios de difusión, a quienes agradezco profundamente la publicación de esta nota, porque como dije anteriormente esto no me sucede solo a mí. Estamos en el siglo XXI, era de la comunicación, matrimonio igualitario, divorcio unilateral y tantas cosas buenas que los humanos hemos logrado, sin embargo jamás hubiera imaginado que en la sociedad de este siglo y en estas Cajas Previsionales (que tienen la obligación de pagar la pensión y/o jubilación en tiempo y forma), se cuestione a dos personas adultas que deciden convivir en matrimonio (y que por el motivo que sea no pudieron llegar al Registro Civil). Pero que las pruebas (al menos en mi caso) son más que de sobra. Es preferible que digan no queremos pagar. Desearía que entre todos reflexionemos, porque hoy el 80 por ciento de la población mundial convive, y cuando de adultos se eligen, es porque se quieren.

A diferencia de muchos que pasan por el Registro Civil y después no se acuerdan que a su lado tienen un marido y/o una mujer. Debernos saber también, que todo ser humano, tiene derecho sí lo desea a reinsertarse en un trabajo digno y rentable. Y que para eso no tiene porque tener “chicos” (otra de las preguntas que debieran ya no formar parte de los interrogatorios) cuando uno va a solicitar un derecho que por ley corresponde. Todos los seres humanos merecemos vivir dignamente. Sería conveniente que dejemos de ser hipócritas y digamos no hay trabajo digno y rentable o no te lo queremos dar.

Porque en las tantas oficinas que he recorrido en todos estos años, tanto públicas como privadas me he encontrado con “gente” que están porque las pusieron, pero que ganas de trabajar seriamente no tienen. Y eso también debiéramos comenzar a revisar.

Porque estoy segura que muchas Personas que se ven en la obligación de acceder a un plan social, también desean tener un trabajo digno y rentable y en caso que hayan quedado viudas y/o viudos tenemos derecho a recibir en un tiempo prudencial la pensión que por ley corresponde. Nos hayamos casado o convivido en matrimonio (en mi caso particular las pruebas presentadas son de sobra, ni siquiera el expediente tendría que haber pasado por Desarrollo Social).

De lo contrario a quienes como en mi caso tengo más de la mitad de mi vida de aportes, debiera tener acceso a mi propia jubilación. Pero como tengo 56 años tampoco me la brindan.

Si deseamos construir una sociedad sana, el respeto hacia el otro humano es fundamental.

Con 56 años nos consideran viejos para trabajar, jóvenes para brindarnos una jubilación, y encima de eso nos cuestionan para brindarnos una pensión que nos corresponde por haber convivido en forma matrimonial.

Porque soy optimista y quizás mi anhelo sea vivir en un mundo más justo e igualitario. Decidí escribir esta nota. Y agradezco nuevamente a quien desee publicarla.

Si mal no leí, entre el siglo 18 y 19 grandes pensadores y filósofos de aquella época, antes que el hombre descubriera la bomba atómica, habían pronosticado que los seres humanos conseguiríamos tener nuestras necesidades básicas cubiertas. Hoy, siglo XXI, saquen ustedes sus propias conclusiones si hemos avanzado o cada día, con estas conductas nos hemos vuelto más primitivos.

 

Nora Giacobone -Artista Plástica- Escritora- Guionista Radial y televisiva (entre otros títulos).

DNI 14.688.160

 

Colectiveros más tolerantes

Señor Director:

En esta oportunidad les escribo para contarles algo que me pasó en particular, pero que en realidad es lo que sucede a diario y muchos de la comunidad de Tandil van a entender.

El domingo 30 de septiembre, mi hermana se cayó del colectivo. Pero no es sólo eso. Paso a contarles. Hace aproximadamente unos diez años atrás, ella sufrió un accidente cerebrovascular, conocido como ACV. Por lo tanto, ella está con una medicación anticoagulante, por lo que no se recomienda que se caiga debido a que puede producir una hemorragia. Además, quedó con una discapacidad debido a las secuelas, por ejemplo, un brazo no lo mueve con facilidad como nosotros. Ojo, con esto no quiero decir nada, ella es súper independiente, ¡es fantástica!

Cuando sube al colectivo, este acelera y ella no pudo agarrarse. Claro, no tiene la misma facilidad que nosotros. Empieza a caerse pegando la cabeza con un escalón, rebotando hacia los dos siguiente y finalmente, dando la cabeza contra el pavimento. Así fue realmente. Gracias a Dios, ella está muy bien, re dolorida pero bien.

Contándoles esto, y ojalá un colectivero lo esté viendo, les pido como parte de la comunidad que sean más tolerantes y andén más despacio. Nosotros no culpamos a nadie, no pensamos mal de nadie tampoco. Agradezco el gesto del colectivero que la llevó a la guardia del Hospital Ramón Santamarina, pero si otra cosa hubiera pasado, no sé qué haría.

Por eso, no esperemos a las tragedias, actuemos antes. Por favor lo pido. Le puede pasar a cualquiera, incluso a personas con su ciento por ciento de movilidad. Seamos más humanos y respetemos los tiempos de cada uno. Pensemos también en el otro. Desde ya, ¡muchas gracias!

 

Josefina Cejas

DNI 37.944.592

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario