Comenzaron las clases en la Escuela Municipal de Idiomas y avanza la construcción de su edificio propio

El Eco

Esta semana comenzó el ciclo lectivo 2018 de la Escuela Municipal de Idiomas, la propuesta educativa desarrollada por el Municipio por segundo año consecutivo. Cerca de 1200 alumnos, entre niños, jóvenes y adultos, iniciaron sus clases en la sede de Sarmiento al 900, mientras se avanza a un muy buen ritmo con la construcción del nuevo edificio propio.

Desde la Subsecretaría de Cultura y Educación de la comuna informaron que el arranque del primer nivel tuvo como protagonistas a once grupos nuevos de adultos de todos los idiomas, dos de lenguaje de señas, otros dos grupos de idioma para viajeros, dos más de conversación, dos de adolescentes y siete grupos de niños.

Mientras que el segundo nivel es cursado por veintitrés grupos de adultos; de todos los idiomas, siete de adolescentes y seis de niños.

El intendente Miguel Lunghi volvió a destacar el carácter innovador de la propuesta, “que forma parte de las políticas públicas para consolidar a Tandil como una ciudad del conocimiento, la educación y la cultura. Nos llena de orgullo ser pioneros en este tipo de iniciativas y seguiremos en este camino”.

“La enorme convocatoria, tanto de este año como del anterior, habla de la importancia que los tandilenses le damos a la formación en todas las edades. A eso vamos agregar este año el nuevo edificio, diseñado especialmente para la Escuela y financiado por el Fondo Educativo”, agregó el Jefe comunal.

La oferta educativa de la institución este año vuelve a incluir los cinco idiomas que ya se ofrecían: inglés, francés, italiano, portugués y alemán, mientras que como novedad se agregó el lenguaje de señas.

El nuevo edificio

El proyecto, que se encuentra en plena construcción y con un importante ritmo de avance, constará de 395 metros cuadrados cubiertos ubicado en la calle 9 de Julio al 1200 y fue diseñado como un edificio modular y multifuncional, de plantas libres, que permite flexibilizar el espacio para adaptarlo a cada necesidad, (módulos de aulas y boxes) sin modificar el proyecto arquitectónico general.

La planta baja será destinada para alojar las dependencias administrativas y sala de reuniones, mientras que los niveles superiores, serán plantas libres y funcionales donde funcionarán las aulas, boxes y salón de usos múltiples.

El edificio fue proyectado como un espacio totalmente accesible, sin barreras arquitectónicas en la totalidad de accesos y circulaciones y vías y núcleos de evacuación de emergencia, sanitarios que permitan el acceso a sillas de ruedas y ascensor.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario