Con más de 500 votos del público y diversidad de artistas, cerró el Concurso de Estatuas Vivientes

En un marco de viento y lluvia, ayer por la tarde cerró el cuarto Concurso Nacional de Estatuas Vivientes, en el que se entregaron tres premios y cuatro menciones especiales. Con más de 500 votos del público y la participación de una diversidad de artistas, fueron dos jornadas en la peatonal A Cielo Abierto, con mucho color y diversión.

Este fin de semana, Tandil recibió a artistas de diferentes puntos del país quienes llegaron para participar de la propuesta y les dieron la bienvenida el intendente Miguel Angel Lunghi; el coordinador del área de Cultura Miguel Rouaux y el organizador del evento Claudio Di Rocco.

En esta oportunidad estuvieron presentes estatuistas de Puerto Madryn, Río Negro, Entre Ríos, Córdoba, varias localidades de la provincia de Buenos Aires y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los que se sumó un artista cubano.

En diálogo con El Eco de Tandil, el artista local Claudio Di Rocco destacó que esta disciplina reúne la magia de la quietud, el silencio, el colorido de los diferentes vestuarios y una alta gama de maquillajes diversos, que son evaluados y premiados por el público. “Estamos muy contentos ya que la gente acompañó muy bien, incluso en el cierre, a pesar de las condiciones climáticas adversas”, agregó.

Por otro lado, indicó que el Municipio es quien organiza este encuentro y siempre tiene en cuenta su trabajo; por lo que lograron traer estatuistas de diferentes puntos del país, inclusive con la participación internacional de Cuba.

Los ganadores

La entrega de premios estaba pautada para las 20, pero debido al viento y la llovizna y para preservar los trajes de los artistas, los organizadores decidieron adelantarla.

La dinámica del concurso es muy participativa ya que el mismo público es el que puede votar, lo que genera que cada uno de los estatuistas sea más exigente consigo mismo. En esta oportunidad, votó un total de 558 personas.

El primer premio fue para Yamila Anabel Pagnotta, “Sirena Nayade”, de La Tablada, quien recibió la estatuilla dorada por parte del intendente Miguel Lunghi.

El segundo premio, Juan Rolón con “El mensajero del amor”, de General Roca, Río Negro, quien recibió la estatuilla de plata por parte de Claudio Di Rocco.

El tercer premio fue para Marcelo González, con “Honor y coraje”, de Gualeguaychú, Entre Ríos. El artista recibió la estatuilla de bronce por parte de Miguel Rouaux.

La primera mención especial fue para Claudia Herrera, de Lomas del Mirador, con su personaje “Ser madre”, quien se llevó un obsequio de una óptica y ya había ganado el año pasado un segundo premio en la categoría clásica.

La segunda mención fue entregada a Ariel Medina, con “El navegante”, de Mar del Plata, quien se llevó una picada para dos personas con cerveza de Syquet.

La tercera mención fue entregada por Miguel Rouaux y la ganó María Julieta Albornoz, “La mujer sin tiempo”, de Córdoba. Por último, la cuarta mención, la extendió Roberto Pérez, fue para el cubano José Héctor Pomelapocha, con “Beny Moré”. Estos últimos se llevaron una plaqueta del Municipio de Tandil.

La importancia
de acercar el arte

Claudio Di Rocco resaltó la necesidad de distinguir esta expresión y acercarla a todos tandilenses. “Poder entregar nuestro arte y expresarlo abiertamente al público, sin limitaciones, es hermoso, porque la cultura es lo más importante que existe para un artista”, expresó.

Por último, el coordinador agradeció a los comerciantes que tienen sus locales en la peatonal y que año tras año apoyan la iniciativa entendiendo que ya forma parte del circuito turístico y cultural de la ciudad.

Di Rocco ha representado a la ciudad en diferentes concursos nacionales e internacionales de estatuismo. Sus trabajos más destacados son “Cristo vivo”, “El Gardel de oro”, “Che, revolución” y “El picapedrero de la sierra”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario