Con una alusión contraria al aborto, la Iglesia Católica inició la Semana Santa

El padre Marcos, durante la bendición de los ramos de olivos.

El Eco

La grey católica inició ayer la conmemoración de la Semana Santa con la celebración de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén en medio de una multitud que lo aclamaba con ramos de olivo.

El Domingo de Ramos tuvo su conmemoración en los diversos templos católicos del mundo y en el caso de Tandil el acto central fue llevado adelante por la parroquia del Santísimo Sacramento en la plaza Independencia.

Con menos feligreses que en otras oportunidades, hubo una pequeña procesión desde la plaza hacia el frente del templo parroquial. La comitiva se puso en marcha frente a la Escuela 1, dejando de lado su tradicional inicio en proximidades de la Pirámide central.

La celebración presidida por el padre Marcos Picaroni, quien inicialmente definió a la bendición de los olivos como “un símbolo de paz y significa que llevar a Jesús a nuestras casas, más vida en nuestros hogares”.

En una obvia alusión a la conmemoración del Día Internacional del Niño por Nacer y al pronunciamiento de las máximas autoridades de la Iglesia en oposición al aborto, el padre Marcos indicó que “junto a los olivos, en muchos lugares se reparten carteles que dicen ´Vale toda vida´. Es la vida de Jesús, la sangre de Jesús para toda vida, y es la profesión de fe que queremos hacer hoy”.

Luego el sacerdote y dos de sus colaboradores se mezclaron entre los files para derramar agua bendita sobre los ramos en alto.

Como sucede habitualmente, luego tuvo lugar el oficio de la Santa Misa, ocasión en la que se leyó el extenso relato de la entrada de Jesús a Jerusalén, así como la posterior pasión de Cristo.

Significado

Durante su breve homilía, el padre Marcos Picaroni consideró que el Domingo de Ramos es la “fiesta del encuentro con Jesús”.

Comentó que muchos “llevan nuestros ramitos a los que no han podido venir y están necesitados de la fe y la presencia de Dios. Ese ramito se transforma en un gesto misionero”, acotó.

En tanto, recomendó a los niños colocar los olivos junto a la cruz “como una forma de recordar que Jesús -desde la cruz- nos quiere traer la paz”.

Mensaje del Obispo

Paralelamente al inicio de la Semana Santa, se conoció un mensaje elaborado por el obispo diocesano Hugo Manuel Salaberry en el que se afirmó que “estamos dispuestos a recibir a los niños no deseados y hacernos cargo de ellos”.
El documento indicó que “el Obispo de la Diócesis de Azul y su clero, reunidos en retiro para prepararnos a vivir la próxima Pascua, vemos oportuno manifestarnos públicamente acerca del drama del aborto que se debate en estos días”.

Se planteó que “aunque defender la vida es un desafío de todo ser humano, como creyentes que celebramos en la Pascua el triunfo definitivo de Jesús frente a la muerte, estaremos siempre y en todas las circunstancias a favor de la vida. Nunca la muerte es una solución. ´Vale toda vida´”.

El Obispo reflexionó que “se discute legalizar el aborto” y recordó que “las leyes nos hacen crecer en humanidad y nos sacan del reino de la selva en la medida que protegen al más débil frente al poderoso”.

En tal sentido afirmó que “esta encrucijada nos obliga a tomar posición: una mujer embarazada que duda, parientes o amigos que aconsejan, y profesionales que necesariamente intervienen por un lado y por otro, un niño por nacer, indefenso e inocente. Nosotros ya decidimos”.

Más adelante se hizo referencia a que “considerando la cantidad de familias que desean un niño y no lo pueden tener, el aborto es una afrenta a esas personas”.

El documento cerró afirmando que “el Obispo y el clero estamos dispuestos a recibir a los niños no deseados y hacernos cargo de ellos”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario