Preocupación en las cervecerías artesanales por el impuesto impulsado por el Gobierno

en el caso de las cervezas, pasará del 8 al 17%. El rechazo a la medida que busca implementar el gobierno de Mauricio Macri llegó al instante de las cámaras que nuclean a los productores de cerveza artesanal en todo el país. En Tandil también se sumaron al reclamo. En diálogo con ELECO.com.ar, Armando March, fundador y dueño de Quarryman, sostuvo que es una medida contraproducente en “un momento en que el sector en la ciudad y en diferentes partes del país está en plena expansión. Por un lado, los candidatos electorales del gobierno mostraban al sector como puntal de cambio y por el otro aplican este impuesto”. “El 17% de incremento va a terminar transformándose en un 20%“, señaló March debido a que la alícuota “tiene una forma de cálculo rara” y consideró que el incremento “va a terminar favoreciendo a la informalidad porque la persona que no factura va a tener una ventaja competitiva sobre el resto. Ningún bar va a querer aceptar una factura porque el incremento es muy grande”. El dueño de Quarryman puntualizó que “no veo la razonabilidad del impuesto porque afecta de lleno a una cadena agroindustrial” y añadió que “el impacto va a ser muy grande ya que afectará el valor de la cerveza en los puntos de expendio, habrá menor consumo e impactará en los fabricantes”. Por otra parte, Matías Yanuzzio de Cervecería Tandilia, también fue en sintonía con lo que señaló su colega. “No estamos de acuerdo porque que no es justo para el porcentaje que ocupamos los cerveceros artesanales, no van a recaudar lo que necesitan en ese 2% que ocupamos del mercado”, dijo en diálogo con este medio. “Que no nos peguen a los más chicos porque nos complican muchísimo”, reclamó Yanuzzio. El fundador y socio de Tandilia sostuvo que “este impuesto interno no se recupera y las empresas chicas van a perder un 17% de facturación, a raíz de esto se implica que puedan existir variantes de los precios con aumentos”. El comunicado conjunto de la Cámara de Cerveceros Artesanales Argentinos y la Cámara Argentina de Productores de Cerveza Artesanal: Habiendo circulado en estos días la información de la propuesta del gobierno de aumentar la alícuota del impuesto interno a las cervezas en el marco del proyecto de reformas tributarias que el Poder Ejecutivo Nacional enviará al congreso en las próximas semanas, las Cámaras que nuclean a los productores de cerveza artesanal a lo largo y ancho del país quieren manifestar su más profunda preocupación por el carácter regresivo que entendemos tendrían de dichas medidas y del impacto negativo que las mismas ocasionarán a nuestra actividad; perjudicando el consumo y por sobre todas las cosas desalentando las inversiones y la formalización que con mucho sacrificio venimos procurando como colectivo. Reiteradamente diferentes funcionarios y miembros del gobierno nacional se han manifestado en diversos medios sobre la necesidad de apalancar y fortalecer el desarrollo de nuestras compañías, señalándonos incluso como ejemplos del espíritu emprendedor que el país necesita. El mercado de la cerveza en Argentina está claramente diferenciado entre dos categorías. El 98% del volumen de mercado está manejado por 3 empresas multinacionales de capitales extranjeros. Mientras que el 2% restante se compone de la producción de más de un millar de pequeños cerveceros artesanales, 100% de los cuales son pymes y micropymes 100% ARGENTINAS y del que dependen de manera DIRECTA un estimado de entre 7.000 y 10.000 familias, cifra similar a la que emplean las tres empresas que nuclean el 98% del mercado. La cerveza tiene una graduación alcohólica promedio de 5% y se está proponiendo una alícuota del 17% mientras que otras bebidas de mayor graduación alcohólica tendrían una alícuota menor. Si parte del objetivo del impuesto interno es desalentar el consumo de alcohol, entendemos que este debería tener correlación con el contenido alcohólico de las bebidas en cuestión. Nuestro segmento es claramente un emergente en estos días; el mercado está creciendo y los consumidores siendo receptivo a cantidad de propuestas que nacen aquí y allá en cada rincón del país. Somos protagonistas en nuestras comunidades, generando impacto local, inversión, empleo y cultura. Somos parte de un fenómeno que no dejará de crecer, pero que muy lejos está de haber llegado a un punto de madurez. Es mucho el camino que nos falta por recorrer. Lo último que necesitamos son medidas que compliquen la fragilidad económica y financiera de las muchas compañías medianas y pequeñas que están dando sus primeros pasos. Nos parece un castigo innecesario, profundamente inoportuno y que además no tiene el menor impacto desde el punto de vista de la recaudación y el equilibrio fiscal. Acompañamos el objetivo del gobierno por avanzar gradualmente hacia un escenario de equilibrio fiscal, pero entendemos que debe darse por el camino de combatir la evasión y la informalidad. Consideramos que la carga tributaria del actual del sector ya es altísima, el Estado debiera hacer el mayor esfuerzo en generar mayores recursos persiguiendo a quienes no pagan, y no castigando con mayor presión a quienes si lo hacen. Aun así, de entenderse que es preciso elevar la alícuota, es menester que se comprenda que dicho incremento debe distinguir entre las dos o tres empresas multinacionales que dominan y concentran el 98% del volumen de nuestro mercado y los miles de pymes y trabajadores que día a día estamos dando una pelea desigual por hacernos un lugar en el mercado para poner en marcha una actividad. Creemos necesario y oportuno proponer un desdoblamiento de la alícuota ya que no advertimos en ello ningún impacto negativo en el sano objetivo del gobierno de avanzar de equilibrar las cuentas públicas. Confiamos en ser escuchados y que se revisen estas medidas que han puesto en alarma a toda la comunidad cervecera argentina.]]>

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario