Sucesos notables en la historia de Tandil

Cuando Vela procuraba su independencia como pueblo

El Eco

En no pocas oportunidades, el pueblo de María Ignacia (Vela) procuró su desvinculación administrativa de Tandil; es decir, el reconocimiento de su autonomía política. Sobre todo en épocas en que duplicaba en cantidad de habitantes al momento actual.

Ya en 1910 se formó una comisión con ese objetivo. La integraban destacadas personalidades de la localidad: Juan Lafon, Marcelo Pico, Juan Ducacce, Juan Berestain, Pedro Torrens, Enrique Zumárraga, Juan Rouaux, Juan Casaux y José Taranto, entre otros.

Dieciocho años más tarde, otros hombres se movilizaron para alcanzar ese anhelo, fundando su pedido en la capacidad comercial y económica, sumada a su caudal cultural, a la población en aumento que presentaba entonces Vela, y a la necesidad de surgir del estancamiento en que se hallaban sus fuerzas productoras. Pero tampoco tuvieron éxito.

Reclamaban la facultad de tener un gobierno propio, argumentando también que el pueblo estaba comprendido entre aquellos grupos de población que, por las causas apuntadas, estaban amparados en la Ley Orgánica de la Provincia para aspirar a su independencia y regirse por el mecanismo de gobierno propio. Más aún, entendían que María Ignacia estaba en condiciones de ser cabeza de partido.

Estos movimientos, tendientes al logro de tan plausible aspiración, fueron alentados no sólo por las autoridades y comisiones vecinales que se formaron a tal efecto, sino también por el mismo vecindario.

A más de tres décadas del primer intento, en 1945, se reanudó la lucha con el mismo fin. Se formó una comisión presidida por Pedro López, a quien acompañaban Cayetano Pardo como vicepresidente, el doctor Fernando Tintoré como secretario, Tomás Sauro como prosecretario, Pedro Lasalle en carácter de tesorero y Pedro Torrens como protesorero. La completaban como vocales Ramón Pardo, Florencio Simón, Juan Bautista Abadíads, Angel Córsico y el doctor Toribio Taladriz.

Tampoco llegaron a feliz término. No obstante, no abandonaron nunca su empeño en lograr su propósito. No han podido hasta hoy que se les reconozca, siquiera, el derecho que reclaman de designar mediante el voto de la población al delegado del intendente de Tandil de quien dependen. No obstante, siguen reiterando sus gestiones de reclamo para obtener un reconocimiento que creen justo.

 

NdlR: Esta nota fue publicada originalmente hace 20 años por El Eco de Tandil.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario