Desde Desarrollo Social negaron que en Tandil haya gente desamparada

Alejandra Marcieri cuestionó las afirmaciones del padre Marcos Picaroni.

El Eco

Luego de los dichos públicos del padre Marcos Picaroni, expárroco de Santísimo Sacramento, acerca de que ha crecido la demanda de alimentos y abrigo en Tandil y que hay gente “desamparada”, la secretaria de Desarrollo Social salió al cruce y negó rotundamente que eso sea verdad.

En diálogo con el programa de El Eco Multimedios “No hay Dos sin Tres”, Marcieri expresó su sorpresa por las afirmaciones del cura porque aseveró que si bien aumentó la demanda de asistencia, que haya gente desamparada “dista bastante de la realidad”.

Y aclaró que su sorpresa surge principalmente del hecho de que el viernes pasado se reunió con el padre y gente de Cáritas con quienes trabajan “de manera aunada” y nadie le manifestó “tener una situación de creciente demanda desde Cáritas porque estábamos ahí para ponernos a disposición y nunca hicieron alusión a la necesidad de más recursos para acompañarlos”.

“Las mismas chicas de Cáritas que estuvieron en la reunión me dijeron que les extrañó bastante lo que dijo el padre, así que o hay desconocimiento por parte del padre Marcos o le vendría bien confesarse porque algunas de las cosas que dice están lejos de la realidad”, lanzó.

Demanda
creciente

Marcieri analizó que existe una cuestión coyuntural que se suma a lo que es la época del año, porque siempre en invierno aumenta la demanda.

“Tenemos una creciente demanda cuando comienza el invierno pero también la situación del país está llevando a que lo que se le acercaba a la gente como asistencia durante el mes, no le alcance y tengamos la necesidad de reforzar”, afirmó.

No obstante, garantizó que “de ahí a que haya gente desamparada hay una gran distancia, porque si bien crece la necesidad por cuestiones coyunturales y por cuestiones propias de esta época del año también está la respuesta por parte del Estado en comunión con otras organizaciones que trabajamos en conjunto”.

“De ninguna manera hay gente que esté desamparada desde el punto de vista alimentario y desde el punto de vista del abrigo, porque si hay algo que tiene el estado y en este caso la gestión de la cual soy responsable son los medios suficientes para poder dar respuesta a esta demanda”, enfatizó.

Y agregó que “no sé si lo sabe el padre Marcos, lo debería saber, a principio de año nos reunimos con todas las Cáritas de la ciudad para poner a disposición todos los recursos que tiene Desarrollo Social, porque la gente con necesidad es gente de la ciudad, ya sea atendida por Cáritas, por Movediza Despierta que es otra organización que trabaja con nosotros, o Red Solidaria. Es la ciudadanía de Tandil por eso ponemos siempre los recursos a disposición”.

“Yo creo que gran parte debe ser desconocimiento y cuando digo que se tendría que confesar es porque si el viernes estuvimos en una reunión y tenía esa posición, hubiese sido más transparente que haya trabajado junto al estado municipal que es el que tiene en este momento los recursos a disposición”, manifestó.

Las necesidades

Explicó que proveen a las familias de alimentos, zapatillas, útiles escolares, colchones, frazadas, además del pago de las facturas de luz, provisión de garrafas.

Indicó que tienen demandas puntuales que han ingresado a la condición de asistencia, la mayoría de ellas relacionada con la energía eléctrica.

“Es una problemática que nos desborda a todos. Familias que son asistidas a diario y familias que antes no estaban en nuestros registros, y que hoy se acercan a pedirnos que los acompañemos, no solamente en el ámbito de la familia sino en muchos casos pequeños comercios que también se ven desbordados al momento de tener que afrontar la tarifa de luz”, aseguró.

Sostuvo que esa demanda viene creciendo periódicamente con los distintos aumentos de tarifa.

“También tenemos necesidades de gente que se acerca a esta ciudad en busca de oportunidades que en muchos casos vienen con una promesa de trabajo y luego no es así y se acercan a Desarrollo Social para ser asistidos por un tiempo o en muchos casos para retornar a sus lugares de origen”, afirmó.

Además, tuvieron demanda de algunos desempleados puntuales de algunas empresas, que se han acercado para recibir asistencia del Estado por algún período determinado pero breve, que no forman parte del colectivo que se maneja de manera continua.

Leña y presupuesto

Por otra parte, tuvieron un 20 por ciento de incremento en la solicitud de leña, ya que el año pasado tenían alrededor de 400 familias y este año entre 500 y 510, debido a los altos costos de la leña.

Si bien no variaron las familias a las que se asiste con alimentos, sí requirieron refuerzo alimentario porque “no se compra lo mismo en marzo que hoy en día con los costos de la canasta familiar”.

En cuanto al manejo del presupuesto, aseguró que están reasignando partidas, minimizando algunos gastos de consumo diario, viáticos, tratamos de cuidar las horas extra optimizando los períodos de trabajo, y otras cosas “para cerrar el año lo más próximo posible a lo que teníamos proyectado, dando prioridad a la acción comunitaria propiamente dicha”.

“Algunos gastos que teníamos previstos en algunos puntos no se van a utilizar o van a tratar de minimizarse para dejar esas partidas para reforzar en lo que más se necesite, hasta el momento venimos bien con la ejecución del presupuesto, estuvimos viendo con el área de Economía en qué se va a priorizar en esta situación coyuntural que estamos viviendo como país. La macroeconomía incide en los hogares y por supuesto en nuestro presupuesto”, sostuvo.

Y explicó que “los trabajadores sociales son los que determinan la asignación en su tarea profesional, porque para eso están en cada centro comunitario, pero recursos hay, hay que administrarlos lo menor posible, y que lleguen a quien lo necesita”.

Las becas se
mantuvieron

Por otro lado, Alejandra Marcieri aseguró que las becas de las organizaciones sociales en el área de niñez, que en su momento estuvieron en riesgo de cortarse, se “mantuvieron todas”.

“Fue un trabajo que hicimos nosotros en conjunto con la Dirección de Niñez que fue a acompañar a las organizaciones sociales en ese momento, que parecía que estaban todas involucradas pero como dijo el Gobierno provincial, no era tan así la información que habían recibido”, sostuvo.

Y afirmó que las únicas becas que se cortaron fueron las de un programa municipal el cual el Municipio se está haciendo cargo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario