fbpx Desde el grupo Vecinos Solidarios afirman que el Estado “está ausente” en Tandil y “mira para el costado” – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

Desde el grupo Vecinos Solidarios afirman que el Estado “está ausente” en Tandil y “mira para el costado”

Lamentaron que desde Desarrollo Social “nieguen” la existencia de gente en situación de calle. “No veo a Pablo Civalleri y Alejandra Marcieri, ni a los asistentes sociales patear la calle como la pateamos nosotros”, criticó Carla Baro, de la agrupación. Además, de haber asistido a cinco personas en situación de calle, tuvieron 22 familias en condiciones de extrema precariedad a las que están ayudando.

Rody Becchi

Luego de las declaraciones del subsecretario de Desarrollo Social Pablo Civalleri le asegurara a El Eco Multimedios que no hay gente en situación de calle en Tandil, desde la agrupación Vecinos Solidarios salieron al cruce y lamentaron que miren “para el costado” y nieguen a las personas que están atravesando ese tipo de situación de vulnerabilidad social.

Carla Baro, de Vecinos Solidarios, contó que el grupo surgió dos meses atrás, luego de que difundieran el caso de un hombre que estaba en situación de calle durmiendo debajo de la escalera de un edificio.

En esa oportunidad, contó que “llamé al Municipio, me pidieron que siga el protocolo, que llame al 101. Lo hice, mandaron al patrullero y quisieron desalojar a Ángel, que estaba durmiendo debajo de una escalera en el edificio de mi amiga. Los vecinos le dijeron que no llamaron para que lo desalojen sino para que lo asistan, era una persona en situación de calle, estaba congelado, tiritando de frío, y muy descompuesto. En ese momento los vecinos lo asistieron con sopa, guiso, le llevaron una manta”.

“Se siguió el protocolo, vuelvo a llamar, mandaron el patrullero de nuevo y lo llevaron a la Comisaría de la Mujer. A la hora volví a llamar a la Comisaria de la Mujer, y me informaron que lo habían dejado de nuevo en la calle porque como no era de Tandil, era correntino, el Municipio no se hacía cargo más que de pagarle el pasaje para que vuelva a su pueblo”, recordó.

Y de ese modo, “empezó toda esta movida, salimos a buscarlo con un par de amigos. Veníamos asistiendo a familias por diferentes necesidades, pero a partir de ahí nos empezamos a dedicar a gente de la calle. Y ahora tenemos varias”.

Finalmente, lograron encontrar al hombre que estaba en situación de calle “después de revisar todo Tandil, hasta los vagones del tren donde encontramos mantas y colchones, señal de que ahí dormía gente, hasta que la Policía Local me informa que estaba de nuevo debajo la escalera”.

“Así arrancamos, me llamaron, lo llevé a mi casa, le hice un tecito, nuevamente seguimos el protocolo del Municipio. Yo personalmente llamé a Pablo Civalleri, nunca me atendió”, indicó.

Tuvieron el caso de tres hombres en situación de calle, a los cuales “el grupo de vecinos y la solidaridad del resto de Tandil les paga hoy el alquiler, la luz, el gas y los asistimos con comida y lo que sea, los tres en situación de calle. Los encontramos en la Terminal, que es el lugar que más concentra gente en situación de calle porque se sientan como que están esperando un micro, hasta que la policía o los mismos empleados detectan que es situación de calle”.

A uno de ellos lo encontraron en la Terminal y recordó que “cuando lo recogí, terminó en el Hospital, con hipertensión e hipotermia, y le dieron solamente 5 pastillas para la presión, diciéndole que no le podían dar más porque no es de Tandil. Salimos nosotros a conseguir la medicación y le alquilamos una casa precaria en La Movediza, a una chica que nos cobra solamente el mes para entrar, entonces ahí los tenemos a ellos”.

Todo tipo de necesidades

“Nosotros hacemos feria trueque, hicimos una grande en mi casa este fin de semana. Las vamos a hacer en distintos puntos de Tandil, con ropa nuestra y cosas que nos donan. Hacemos trueque por colchones, estufas, garrafas, comida, lo que sea, porque ahora no solamente asistimos a toda la gente que está en situación de calle, sino también a 22 familias en situaciones de desidia total, hambre, frío, todo tipo de necesidades”, indicó.

Por ejemplo, ayer asistieron a una familia en Darragueira al 2500, donde vive una joven con sus dos hijos y su hermana con otro nene. “Paga 4 mil pesos de alquiler, la casa no tiene puerta en el baño, tampoco en la cocina hacia la habitación, es un rancho literalmente, pero tiene cuatro paredes y un techo”, contó.

“Uno de los chicos del grupo está haciendo con los termotanques que nos donan, salamandras, y así calefaccionamos a la gente. Tenemos un grupo en Facebook, cerrado, que se llama Vecinos Solidarios que somos más de 150 personas, que ponemos plata, comida, pañales y entre nosotros nos vamos arreglando”, sostuvo.

Dejar de mirar para el costado

“No sé a qué le llama situación de calle hoy el Gobierno. Una señora me cuenta que su hija vive en un departamento de pieza, cocina y baño muy chiquito, y está albergando en su cocina, que duermen en un colchón en el piso, a una familia que ella trabajaba en un comercio en el centro y la despidieron porque el negocio cerró, y el marido trabajaba en una fábrica que cerró. Tienen una criatura, no tienen familia, y me preguntó ¿eso no es situación de calle?”, señaló.

Y criticó que “el Municipio no lo cuenta como situación de calle porque sale alguien a cobijar, por eso hoy hay tantas casas que se alquilan, porque la gente no puede pagar el alquiler y termina viviendo con su madre, su hermana y compartiendo gastos”.

“Si el Municipio dice que no hay gente en situación de calle, cómo se explica que yo tuve que llevar dos más a la Casa del Pueblo, un chico que estaba durmiendo en una estación de servicio; mientras no estaban los jefes le permitían estar, cuando llegaban, lo tenían que sacar”, indicó.

El otro caso es el de Ignacio, de Tandil, que “se separó de su esposa, tiene que mantener a su hijo, perdió el trabajo fijo que tenía. Tiene changas y no le da para alquilar, entonces si un día en una changa hace 800 pesos come con 200 o con 100 y con el resto se paga el hotel, y esa noche se baña. Capaz que pasa semanas enteras sin poder bañarse, él es uno de los que estamos asistiendo con un alquiler”.

“A la Casa del Pueblo llevamos a dos, Gustavo y Martín, que ingresó anoche (por el sábado). Me llamó una empleada de la Terminal. Policía Local nos llevó dos ahí. Dijeron que este fin de semana iban a tener guardia, entonces no entiendo por qué la policía no los lleva al Municipio. Tenemos la Casa del Deporte pero no se usa para gente en situación de calle”, criticó.

Consideró que “el Municipio debería tener un plan de contingencia y dejar de mirar para el costado. Tienen que mirar la realidad de Tandil, que tiene miles de personas en situación de calle, y los asistimos los vecinos, la gente solidaria”.

Estado ausente

“Si a nosotros nos buscan, que somos vecinos, cómo es posible que el Municipio no se entere. El Estado está ausente, y mira para el costado. Niega rotundamente que haya gente de calle”, fustigó.

Y agregó que “si el señor (subsecretario de Desarrollo Social) Pablo Civalleri me llamara o la señora Alejandra Marcieri me dijera cómo paleamos esta situación juntos, yo no hablaría en contra de ellos. Pero sí lo hago porque no los veo patear la calle, ni tampoco veo asistentes sociales pateando la calle como la pateamos nosotros. Nosotros vamos por los barrios a hacer relevamientos”.

“La gente más humilde es la que está donando. Una señora que gana 1600 pesos por semana me llevó 30 pesos, remiseros nos juntaron mercadería, el laburante y el que menos tiene son los que más colaboran”, remarcó.

Y contó el caso de una familia que vive “en un ranchito en La Movediza, hacen sus necesidades en un tarro. El día de la inundación tenían todo mojado arriba de las cuchetas de los nenes. Bienestar Social le dio bloques, pero el techo no. Alejandra Marcieri me decía que ya había sido asistida, le figuraban bloques y techo, pero nunca se lo dieron. Después de que dimos a conocer el caso, le mandaron el techo”.

“Falta trabajo; asistencia estamos brindando nosotros; ellos deben tener políticas de coyuntura, planes de emergencia, no los tienen; para mí están más que ausentes. Están esperando que la gente vaya a pedir, no van a preguntarles si necesitan algo; están esperando denigrar a la persona y que se rebaje hasta lo más profundo y después salen a decir que son unos vagos que no quieren trabajar”, cuestionó.

Por último, Carla Baro dejó su teléfono por si alguien quiere colaborar con la agrupación 249-4548284 o pueden buscar en Facebook Vecinos Solidarios.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

1 comentario

  • Tenés toda la razón Carla!! ! y para muestra sobra un botón.. esta nota pegada a la “angustiante situación ” de los perros callejeros.. Ojalá se destinen mas fondos a desarrollo social, xq no debe ser fácil.. o tu agrupación reciba alguna ayuda del estado. Saludos!

Deja un comentario