Desde el Municipio, proyectan a los Puntos Limpios como espacios generadores de empleo

El responsable de la Dirección de Medioambiente, Héctor Creparula

El Eco

El responsable de la Dirección de Medioambiente del Municipio, Héctor Creparula, compartió con El Eco de Tandil detalles del trabajo que se viene desarrollando en la red de Puntos Limpios, que en las próximas semanas incorporará la Estación Norte, en el club Hípico, al norte de la Ruta Nacional 226. Sobre la proyección de estos espacios, aspiró a convertirlos en generadores de empleo.

“Estamos contentos porque el desarrollo de la idea va creciendo. El objetivo que tenemos desde la Dirección de Medioambiente es seguir dándole impulso y generar la posibilidad de incorporar a más instituciones”, manifestó el funcionario comunal.

Recordó luego que actualmente la red de Puntos Limpios está conformada por la Estación Centro, que funciona en Maipú 1250; la Estación Oeste, en avenida Lunghi 1950; y la sede de María Ignacia Vela. En todas ellas, recalcó que se registró un crecimiento de alrededor del 20 por ciento anual de la cantidad de materiales que allí se reciben, como así también de la gente que se acerca.

En el lugar, se reciben botellas de plástico, papel, vidrio, cartón, latas, envases tetra brik, rezagos informáticos, pilas, aceite vegetal usado, telgopor, plástico de embalaje y objetos voluminosos; como colchones o marcos de puertas, todo previamente clasificado.

Cada tipo de residuo separado y clasificado es retirado por instituciones de bien público con las que el Municipio desarrolla diferentes programas. Lo que cada una recauda de esos materiales genera fondos para la concreción de sus propios proyectos.

“Este año, se sumaron Punto Verde y la cooperativa de recicladores urbanos del Movimiento de Trabajadores Excluidos –MTE-. La gente antes tenía la posibilidad de llevar los residuos a distintos lugares y ahora puede llevarlos todos a un lugar y nosotros a las instituciones”, resaltó Creparula.

El trabajo con
las instituciones

Sobre el trabajo que llevan adelante con cada una de ellas, precisó que “con el programa Rehto de la Facultad de Ciencias Exactas trabajamos el rezago informático, que lo procesamos en la estación de calle Maipú. A través de esta acción, vuelven generalmente al sistema educativo unas cien computadoras por año y hacen prácticas profesionales chicos de las escuelas técnicas 2 y de San Antonio”.

En cuanto al telgopor, contó que también es procesado en ese predio y luego es destinado a Punto Verde, que lo vende y además está generando una pequeña empresa vinculada a la fabricación de almohadones y puf.

Por otro lado, detalló que “en este momento, tenemos en estudio un ladrillo que tiene un alto componente de telgopor y estamos esperando los resultados para evaluar la posibilidad de que puedan usarse en construcción y en ese aspecto estamos trabajando con Pachacamac, que sería el que construya los ladrillos”.

Respecto a otros materiales, el funcionario comunal indicó que “el vidrio es de venta directa en Tandil y el beneficiario también es Punto Verde. Con el Taller Protegido trabajamos el plástico y el aceite, y a través del programa `Creando valor compartido´ los envases tetra brik. Con el Ciane, en tanto, trabajamos el papel y el cartón, enviamos el material al ferrocarril y allí se hace una separación de lo que es cartón blanco, segunda y diario, y se hace venta directa acá en la ciudad”.

En síntesis, Creparula recalcó que “cuando uno va al Punto Limpio, en realidad va a llevar algo para ayudar a las instituciones. Estamos abiertos a cualquier otro residuo que aparezca en caso de que alguna institución quiera”.

Nuevo punto
en la zona norte

Como parte del plan para extender y consolidar la red de Puntos Limpios, confirmó luego que en las próximas semanas el Municipio inaugurará un cuarto espacio, denominado Estación Norte, que funcionará en el predio del club Hípico situado en la intersección de Darragueira y Jurado.

Consultado sobre cómo será su funcionamiento, anticipó que “será prácticamente igual al de los demás. Tendrá el mismo horario, de lunes a sábados de 7 a 15 y los feriados de 9 a 12. En este momento está en una etapa de finalización, faltan algunos detalles, pero esperamos poder inaugurarlo para mediados de julio”.

Como novedad, anunció que “cuando uno ingrese allí, va a tener la posibilidad de ver un separador para que la gente pueda ir colocando los distintos materiales que llevan”.

El titular de la Dirección de Medioambiente detalló que “hay mucha gente de la zona norte que hoy va al Punto Limpio de Maipú. Por eso, esto puede ser una forma de descomprimirlo un poco. Igualmente, la idea es mudar el de Maipú al corralón de avenida Santamarina, pero veremos cuándo”.

Generación
de empleo

Para cerrar, subrayó que las cuatro cuestiones centrales de los Puntos Limpios son: la educación; la disminución de lo que llega al Relleno Sanitario; sumar a las instituciones; y en los próximos tiempos me parece que el desarrollo más importante es que nosotros estamos colaborando con la generación de empleo”.

Respecto a este último punto, recalcó que “hay gente que se ha acercado y trabaja con el telgopor; otra que se sumó a trabajar con el tema de los rezagos informáticos. El procesamiento de los residuos va a generar empleo. No es un dato menor el del Taller Protegido que estuvo cuatro, cinco o seis años trabajando con una prensa y a raíz de los Puntos Limpios obtuvo otra, y hay planes de agrandar el galpón y demás porque realmente le rinde para sus actividades”.

Vecinos interesados en replicar la
experiencia del barrio Graduados

En la oportunidad, Héctor Creparula contó que en la Dirección de Medioambiente han recibido consultas de vecinos que quieren replicar la recolección de materiales reciclables que comenzaron a realizar los frentistas del barrio Graduados Universitarios, en enero de este año, en conjunto con el Municipio.

“Hay algunos barrios que se han acercado a consultar la posibilidad de replicar la experiencia que hacemos con los vecinos del barrio Graduados Universitarios. En enero empezamos con ellos, quienes montan cada quince días un Punto Limpio itinerante, donde llevan los materiales. Ya tenemos acordado cómo es el sistema para llevarlos y lo que allí se recolecta está incluido dentro de nuestro circuito de envío de materiales a las instituciones”, detalló.

No obstante, aclaró que “en esta época bajamos a un encuentro cada tres semanas porque en invierno tiende a bajar el consumo, sobre todo, de productos que tienen que ver con bebidas”.

Sobre los barrios interesados entonces en replicar esta experiencia, detalló que “son tres: La Movediza, Procrear y El Paraíso. Estamos en eso, lleva un proceso, pero esa es la idea. El objetivo es lograr canalizar la mayor cantidad de residuos hacia las instituciones que les dan una venta, un uso y una reutilización”.

“A partir de allí –deslizó el funcionario comunal- si el futuro serán más casos como el de Graduados o más Puntos Limpios eso lo irá demostrando la demanda”.

Cantidad
de residuos

Sobre la cantidad de material que reciben a diario, el responsable de la Dirección de Medioambiente explicó que “hay dos cuestiones: kilo y volumen. Siempre que se habla de residuos, se habla de kilos. Ahora, este año por ejemplo de telgopor debemos haber llenado dos o tres aulas de una escuela, y eso no tiene peso. Entonces, en ese caso, estamos en una cantidad de metros cúbicos que se ahorra de ir al Relleno Sanitario muy interesante porque el telgopor no es un material compactable. Nosotros lo molemos incluso y le damos más volumen todavía, pero lo hacemos para poder hacer algún proceso posterior. Por lo tanto, hemos sacado del circuito de disposición normal de la ciudad unos cuantos metros cúbicos en lo que va de este semestre”.

En cuanto al vidrio, indicó que “es muy voluminoso lo que recibimos, pero ahí entra en juego el kilaje. Nosotros al vidrio lo tenemos que romper para venderlo. Por día recibimos no menos de 400 kilos, tal vez un poco más. Lo mismo sucede con el cartón y el papel, y lo que tiene que ver con kilos también abarca lo que es el rezago informático: televisores, computadoras, impresoras, etc.”.

En total, precisó que “el cálculo que tenemos es que estamos pasando ya la tonelada y media diaria de todo un material que ya viene separado por la bondad de la gente que va y también limpio. Entonces cualquier cosa que se haga posteriormente es fácil de procesar”.

Respecto al plástico, el funcionario comunal dijo que “estamos en los 30 kilos por día. Ahora, cuando hacemos el transporte no pesa nada. Por suerte, el Taller Protegido este año adquirió otra prensa, está trabajando el doble de lo que trabajaba, con lo cual hemos mejorado el tema del acopio y no tenemos tantas trabas en las horas pico”.

Señaló que “ahí también hay que jugar un poco con el tema del volumen. Si bien el Taller Protegido está procesando unas 6 toneladas mensuales, el volumen es significativo. Es cierto que el plástico se prensa, pero no deja de ser un volumen muy significativo”.

En ese sentido, contó que están “pensando en la forma de poder vincularnos con algunas empresas para ver la posibilidad de procesar el plástico en Tandil porque hoy, una vez que el Taller Protegido hace el trabajo de separado y prensado, va a Buenos Aires a través del ferrocarril, pero estaría bueno procesarlo acá para generar una posibilidad de mayor empleo”.

Finalmente, afirmó que “cada residuo tiene su historia. Ahora estamos a punto de enviar el primer camión con envases tetra brik a Quequén. Los chicos de `Creando valor compartido´ han hecho un arreglo con la papelera de allá que se los toma a cambio de placas para la carpintería sustentable que tienen interés en desarrollar. Ahí no tengo estadísticas de kilos, pero la tendremos en el primer viaje”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario