Desde el Municipio recibieron a los interesados en gestionar una ordenanza para las construcciones naturales

Roberto Guadagna de Obras Públicas, Miguel Oberman de Obras Privadas y María Victoria Deguer de Desarrollo Urbano recibieron a Jorge Spivak, Silvia Gómez, Marcos Corti, Matías Tagliarette de Tandil, y a Ricardo Ordoñez y Yamila Riva de Mar del Plata para trabajar en una ordenanza que habilite la construcción de casas de barro.

El Eco

En Tandil hay alrededor de cien viviendas hechas en adobe y esta inclinación va en crecimiento, por lo que una resolución que las pueda regular y acompañar la tendencia se presenta como una necesidad para quienes las respaldan.

Con la voluntad de recabar toda la información posible, de acuerdo a las normas vigentes en otras ciudades para estudiarlas, los arquitectos Roberto Guadagna de Obras Públicas, Miguel Oberman de Obras Privadas y María Victoria Deguer de Desarrollo Urbano recibieron en la Municipalidad a quienes vienen trabajando en pos de que la ciudad cuente con su propia normativa que regule las edificaciones de viviendas sustentables.

Jorge Spivak, Silvia Gómez, Marcos Corti y el arquitecto Matías Tagliorette de esta localidad, junto al arquitecto Ricardo Ordoñez y a Yamila Riva de Mar del Plata, asumieron la iniciativa de reactivar el proyecto de ordenanza que había sido rechazado en 2012, presentado en aquel entonces por la Asociación de Docentes por la Vivienda.

En busca de un plexo normativo que permita al Municipio convalidar documentación, los interesados acercaron a los funcionarios el proyecto que se presentó en 2012 en Mar del Plata, más los apuntes de otras ciudades donde ya han sido aprobados y, como aporte complementario, documentos relacionados a las técnicas y eficiencia de la construcción con adobe y otras variables.

“Los recibimos con expectativa y vocación de trabajar en conjunto con los actores que vienen desarrollando estas técnicas constructivas, de modo tal de darle forma a algún tipo de acto administrativo que regule las condiciones de edificación, si bien son milenarias, hoy se volvieron contemporáneas con la tecnología ayudando”, contó Roberto Guadagna.

Por su parte, los convocados coincidieron en que fueron muy bien recibidos y notaron un interés genuino y sincero. “Fue un encuentro productivo”, destacaron Spivak y Corti.

“Encontré un clima muy ameno y cómodo”, describió el arquitecto Tagliorette, quien ya había formado parte de la ordenanza presentada años atrás.

Este primer paso genera alegría y satisfacción ya que hay mucha gente que aún no se anima a levantar las paredes de su casa en barro porque la falta de regulación no les permite contar con una escritura. La resolución no será inmediata, ya que los funcionarios deben y quieren interiorizarse plenamente en esta modalidad, pero ya el acercamiento es el comienzo de un trabajo en conjunto, que esperan termine con la ley aprobada.

“Hay que ponerle un marco legal a las cosas y respetar un código que esté dentro de la legitimidad, por eso seguiremos organizando reuniones de intercambio, asesorándonos también con el departamento de legales del Municipio”, expresó Tagliorette contento y conforme con el encuentro.

Bucear en la
técnica del barro

Con la intención de facilitar toda la información posible, es que quienes forman parte del grupo “Ordenanza para la construcción natural en Tandil” invitaron al arquitecto Ricardo Ordoñez y a Yamila Riva que vinieron desde Mar del Plata y trajeron documentación de la normativa conseguida en esa ciudad.

Lo que más sorprendió a los interesados es que desde las áreas municipales tienen pensado viajar a la ciudad balnearia la semana próxima, donde se desarrollará un taller de edificación en barro de la mano del especialista Jorge Belanko, para interiorizarse cada vez más en el tema.

Si bien aún no está definido quién asistirá, desde el Municipio aseguraron que alguien va a participar del curso que se está brindando en la Facultad de Arquitectura de Mar del Plata, para conocer desde el punto de vista académico esas prácticas, con el fin último de recabar la mayor cantidad de información posible y encaminarse con pasos certeros hacia una normativa.

“Queremos conocer la técnica y la potencialidad que tiene. Luego escribiremos algún tipo de proyecto de instrucción y nos reuniremos nuevamente para construir una ordenanza acorde a ser elevada al Concejo Deliberante”, dispuso Guadagna.

Tecnologías sustentables

“Nosotros vinimos a darle una mano y contar un poco lo que hacemos, porque además dentro de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Mar del Plata tenemos un laboratorio en tecnologías sustentables que se llama L.A.B.G.E.S.”, explicó Ordoñez. Desde ahí están generando aportes para fomentar y tecnificar el uso del adobe como material, para que se pueda usar como herramienta técnica al momento de que surja la necesidad de generar otra nueva ordenanza de construcción.

“Contamos la forma en la que trabajamos para lograr nuestro propósito en Mar del Plata y apoyamos a que en Tandil pueda suceder lo mismo”. Detalló que fue un camino largo. Costó, pero gracias a la cantidad de personas que perseguían el mismo interés pudieron lograr la presión necesaria para que el Concejo Deliberante trate el tema.

Las construcciones de este tipo eran una marcada realidad en la ciudad y resultaba necesaria una ordenanza que las regule y ordene. “En Tandil está ocurriendo lo mismo, y la edificación sustentable no se va a frenar, entonces se necesita una regulación para que se desarrolle en forma ordenada y con un profesional a cargo”, insistió.

Tanto en la ciudad balnearia como en sus cercanías, la pauta del avance de las edificaciones hechas con barro está demostrada porque han surgido empresas que se dedican exclusivamente a la construcción natural.

Desde L.A.B.G.E.S. y la Facultad de Ingeniería de Mar del Plata están promulgando todo lo que refiere a la tipificación, especificación y normalización de materiales, con la intención de darle un marco técnico y así dejar de lado la idea de que las casas de barro son precarias y antiguas. “Estamos haciendo todo lo posible para que esto tenga una forma de medir los factores que hacen a una vivienda sustentable y confortable”.

Cabe recordar que en 2016 el Concejo Deliberante aprobó la ordenanza que autoriza el método de construcción en tierra cruda y las tecnologías de construcción con tierra afines, en General Pueyrredón. Asimismo, se declaró el tema de Interés Municipal.

La ordenanza expresa textualmente: “Autorízase en el Partido de General Pueyrredon el método de construcción en tierra cruda y las tecnologías de construcción con tierra afines, conforme las normas técnicas establecidas en el Anexo I que forma parte de la presente y reconócese al mismo como de interés municipal”.

En su segundo artículo señala: “autorízase la aprobación, visación, inspección final de obras y/o habilitación, a través de la Secretaría de Planeamiento Urbano o el organismo de aplicación que la reemplace, de construcciones con tierra cruda, desde el momento de su reglamentación o, en su defecto, a partir de los ciento ochenta (180) días de la promulgación de la presente ordenanza”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario