Desde la Secretaría de Obras Públicas habría voluntad de analizar las construcciones de barro para una posible regulación

El secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Roberto Guadagna

Archivo

Sin conocimiento de los proyectos presentados años atrás por diferentes grupos interesados en que se regule la construcción en adobe como sistema, el secretario de Obras Públicas, Roberto Guadagna, se mostró receptivo y abierto a analizar esta posibilidad.

“No ha llegado a mi escritorio una ordenanza que posibilite ese tipo de construcciones, ni tengo conocimiento de las presentaciones pasadas”, admitió, sin embargo agregó: “A título personal es un tema revisable y evaluable, siempre sin generar falsas expectativas con respecto a la inmediatez de la norma, ya que primero se la debe proponer, estudiar, analizar y recolectar los antecedentes al respecto”.

Cabe destacar que en una nota publicada días atrás en este diario, las personas que habían participado del armado de un proyecto de ordenanza para las casas de barro habían encontrado, en resumen, “falta de voluntad política” para la aprobación. Ante los frustrados intentos, resignaron la continuación de esa búsqueda.

Hoy el impedimento de aprobar en Tandil tiene que ver con que el código de edificación no prevé las construcciones naturales en cuanto a sistema. Aunque hay excepciones de casos que se admiten a pesar de no estar dicho código, refieren a proyectos que tienen el certificado de aptitud técnica, que es el que otorga a cada sistema no tradicional el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

Lo que analizó Guadagna es que si pasara a ser un sistema de alta repetición en Tandil, probablemente haya que generar un proyecto de ordenanza para elevar al Concejo Deliberante y a partir de ahí poder avanzar. “Habría que apuntar entonces a una normativa que, por un lado regule el tipo de construcción y por otro establezca cuales son los materiales usuales, más allá del barro”. “No dudo de las bondades que tiene este material y su buena respuesta al comportamiento térmico”, aseveró.

Calificó de importancia plantearlo como tema de estudio, inicialmente para no generar falsas expectativas, tendiente a generar un reglamento que reconozca esta técnica, que de nuevo no tiene nada porque es ancestral totalmente, pero que como desarrollo contemporáneo está resolviendo temas de construcción de hábitat. “Lo que correspondería es la evaluación sobre lo que sería requerible en una normativa para construcciones de este tipo, evaluación técnica y la consideración y eventual aprobación de una ordenanza por el Concejo Deliberante”.

“Lo que tendríamos que hacer es estudiar cómo ha sido en otros municipios, qué alcance tiene lo que se aprueba, si es en tanto a un sistema o un proyecto en particular, y ver en esa lógica cómo puede adecuarse a la realidad de nuestra ciudad”, explicó. “De todas maneras, esto no significa que sea una posición definitiva”.

Es necesario aclarar que una aprobación municipal de un pago no implica la aceptación de un financiamiento de vivienda a través de un crédito, esa instancia es distinta y no está atada al consentimiento de un proyecto por parte de las áreas técnicas municipales. “Estos serían distintos ámbitos de aplicación”, remarcó.

Presentaciones pasadas

La Asociación Civil de Docentes de Tandil por la Promoción Cultural y la Solidaridad comenzó a trabajar en 2012 sobre un proyecto de ordenanza que presentaron ese mismo año. Allí solicitaban la “autorización de la construcción natural”, alegando las virtudes de la técnica y enumerando diferentes estudios y antecedentes. Además, anexaron material de estudio, normativas vigentes en diferentes puntos del país y un manual de aplicación de la metodología.

La respuesta llegó con fecha del 1 de abril de 2014, considerando que los muros, las estructuras en elevación y los revoques y revestimientos debían ir por pedido de excepción. “Estas características estaban presentadas en la ordenanza, pero lo que querían eran pruebas técnicas, por eso fuimos al INTI donde nos dijeron que era muy difícil realizar esos estudios por las diferencias que hay en los tipos de suelo”, detalló Virginia Toledo, parte de la Asociación de Docentes.

“Otras ordenanzas aprobadas tienen muchos menos detalles que la que habíamos presentado nosotros”, dijo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario