Desde Obras Públicas dijeron que la obra en la que se accidentó el joven tenía señalización reglamentaria

Desde Obras Públicas no descartan que entre la tarde del viernes y la noche del mismo día las vallas de seguridad puedan haber sido corridas de lugar.

El Eco

Si bien la obra que se encontraba en curso en el barrio La Movediza estaba concesionada a una empresa privada, desde la subsecretaría de Obras Públicas Luciano Lafosse contó que son ellos quienes se encargan de controlar el cumplimiento de las normas de seguridad.

Debido al accidente que llevó a la muerte al joven de 20 años, tras caer en un pozo perteneciente a una obra de desagüe pluvial, surgieron inevitablemente dudas a cerca de la señalización de dicha infraestructura. Sobre todo porque el chico vivía en la zona, a muy pocas cuadras de Azucena al 1100, entre Formosa y Salta, donde sucedió el incidente.

En este sentido, Lafosse habló con El Eco Multimedios y dio detalles sobre la reglamentación que rige para estas tareas. En el caso de las obras públicas que son licitadas, dentro del pliego hay un artículo que reglamenta como deben estar señaladas, lo que debe ser puesto en práctica por la empresa. “Nosotros como Estado, debemos controlar que el desempeño en el lugar de trabajo sea correspondiente con lo que dicta el artículo”.

Según detalló, las obras generalmente deben contar con un vallado preventivo a una determinada distancia, que permita el paso de los frentistas en general, para que no tengan impedimentos al momento de entrar o salir de sus casas. Con lo cual no es una barricada por la que no puede pasar absolutamente nadie. Sin embargo, cuando hay algún riesgo, como en este caso por el tamaño y profundidad del pozo, debe estar clausurado el paso a través de montículos de tierra y distintas vallas.

En cuanto a la iluminación, identificó que es una zona que está dentro de la planta urbana de la ciudad la cual cuenta con alumbrado público. “Precisamente en el tramo que va entre las calles Formosa y Salta hay tres luminarias aéreas que estaban funcionando correctamente”, aseguró. A su vez, indicó que los carteles de advertencia y precaución deben tener rayas reflectivas.

Desde la dirección de obras puntualmente lo que se trata es hacer es una inspección al final de cada uno de los días, entre las 17 y 18 horas que es cuando se corta la jornada laboral esos trabajos. “De todas maneras eso no quiere decir que durante el fin de semana alguna valla pueda ser corrida de su lugar”.

“Nosotros tuvimos fotos de la tardecita de ese mismo día, había vallado y montículo de tierra”, garantizó. Por eso remarcó que no descartan que haya pasado alguna cosa, como el deslizamiento de las señales de lugar, entre el momento de la inspección y el accidente.

“No es conveniente hablar puntualmente de este tema”, enfatizó Lafosse, y aseguró que resolver como es que el joven terminó impactando con su moto en ese lugar, con las medidas de seguridad correspondientes, ya será un trabajo propio de la justicia.

El hecho, indefectiblemente, lleva a reflexionar sobre la eficacia de las medidas de seguridad que rigen actualmente, o las formas de control de las mismas, o la manera de garantizar su permanencia e inamovilidad. “Naturalmente esto nos lleva a repensar sobre que cosas más se pueden hacer para tratar de evitar cualquier tipo de accidente”, finalizó.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario