“El desafío profesional que tenemos los ingenieros agrónomos es producir cuidando el recurso ambiental”

Desde el Círculo de Ingenieros Agrónomos y el emergente Colegio que los nucleará manifestaron que el nuevo paradigma se encamina a lograr una producción sostenible en el tiempo. El largo camino hacia su independencia de las demás ingenierías en la conformación de su propio colegio provincial, que comenzará a funcionar el año próximo para los 400 profesionales estimados que tiene la ciudad. El trabajo en equipo con otras profesiones como clave del éxito.

Daniel Garaguso y Natali Lazzaro.

El Eco

El ingeniero agrónomo también está celebrando su día hoy, y es otra de las profesiones favorecidas en la localidad por el amplio abanico de oportunidades, ya que Tandil y la región se destacan por sus producciones agrícola ganaderas. Es un buen año para estos profesionales ya que han logrado finalmente poder contar con su propio colegio provincial, que se pondrá en marcha el año que viene.

Mientras, el apoyo del Círculo de Ingenieros Agrónomos siempre fue fundamental para seguir creciendo no solamente en conocimientos y capacitación, sino también en recursos y como espacio para canalizar cualquier inquietud. Esta entidad está hace 50 años cumpliendo funciones en Tandil y tiene alrededor de 75 asociados, aunque se estima que la cantidad de profesionales en la localidad ronda los 400. Principalmente lo que intenta este organismo es nuclearlos y tratar todos los temas que hacen referencia a la actividad profesional bajo la presidencia de Marcelo López de Sabando y la vicepresidencia de Natali Lazzaro.

El camino para obtener la propia colegiatura fue largo, ya que siempre pertenecieron al de Ingenieros en general de la Provincia de Buenos Aires. El problema es que no tenían afinidad en la formación con las otras ingenierías, por ende no había una organización que absorbiera sus inquietudes puntuales.

El primer intento fue allá por 2000, pero no tenían a nivel provincial gente capacitada que pudiera ponerse al frente del Colegio. Pasaron los años con actividad en el Círculo y en las demás entidades, hasta que en 2016 se pudo volver a presentar un proyecto que fue aprobado en Diputados el año pasado y durante este 2018 dieron su aval desde Senadores. Finalmente salió la ley que conforma el Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de Buenos Aires.

El objetivo más importante que ven es la posibilidad de tener un lugar donde puedan canalizar todas las inquietudes, en cuanto a lo que hay que legislar, opinar y participar. “Hasta ahora no teníamos un canal adecuado para hacerlo”, indicó Daniel Garaguso que formará parte del tribunal de disciplina del Colegio, quien además consideró que va a estar nutrido por todas las asociaciones y va a servir de vehículo para poder tener una interacción tanto con la sociedad, como con los legisladores.

 

Un nuevo espacio en común

Cabe destacar que el Colegio de Agrónomos va a estar dividido en cuatro regiones geográficas y Tandil será sede del área sudeste. Las regiones bonaerenses, a su vez, van a  conformar un Consejo Superior que va a funcionar en La Plata. “Es una estructura bastante federal”, asintió Garaguso.

Por su parte, Natali Lazzaro contó que hace unos meses ya vienen tratando la idea de que la sede en principio funcionará junto con la del Colegio de Veterinarios, por eso es que hace tiempo vienen realizando acciones en conjunto.

La ley que les da forma se promulgó en mayo último, a partir de allí comenzaron a correr 90 días de plazo para la reglamentación de la norma, que además contempla todo lo que significa el traspaso de los matriculados de la entidad anterior a la nueva, además de otra serie de cuestiones administrativas. “Estimamos que la parte formal se va a terminar este año y a partir de 2019 podríamos empezar a funcionar como colegio propio”, dijeron con entusiasmo.

 

Producción sustentable

Con respecto al desempeño de la profesión agronómica en sí, los especialistas dijeron que la innovación va hacia un equilibrio entre producir más y mantener el recurso suelo cuidando el medioambiente. “Vamos hacia un trabajo interdisciplinario, ya que la producción ya no puede estar en manos de un solo profesional, porque se volvió un trabajo coordinado entre distintas especialidades”, manifestaron. Eso se ve en toda la innovación tecnológica que se está haciendo, donde se conjugan drones con equipos que trabajan con imágenes satelitales,  con gente especialista en informática, con los ingenieros que saben de suelos y plantas y a su vez con el veterinario que conoce de animales. “El nuevo paradigma es lograr en equipo una producción sostenible en el tiempo y que conserve los recursos del suelo”, remarcó Garaguso.

Asimismo, es de subrayar que están dando debates y capacitaciones donde se analiza la visión del sistema productivo actual que se viene dando bajo la utilización de insumos, con la intención de llegar a un entendimiento de la producción como un todo. O sea, percibir el agroecosistema completo, no el lote solo y un rendimiento puntal.

“La apuesta es hacer un uso eficiente de los pocos insumos que tenemos y una valoración de los recursos naturales”, detalló Lazzaro. De hecho, el pasado viernes llevaron a cabo la segunda jornada sobre producción responsable “Caminando juntos hacia el manejo sostenible de los recursos”, donde se habló mucho sobre el sistema agroecológico y mostraron casos reales que ya están en marcha y con muy buenos resultados a la vista. Asimismo, contaron que se expusieron ejemplos de explotaciones que están en un proceso de transición, yendo a una producción que necesite cada vez menos insumos y sea capaz de mantener los rindes.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario