¿El estacionamiento medido sirve para ordenar o para recaudar?

El Eco

Sergio Lunghi, director del sistema SUMO (Sistema Único de Movilidad Ordenada), dialogó este miércoles con la radio de El Eco Multimedios y explicó cómo está funcionando el estacionamiento medido a partir de la incorporación de los cuatro nuevos inspectores exclusivos para esa tarea.

Hay cuatro inspectores de uniforme negro y amarillo que trabajan dentro del área de Control Urbano controlando los parquímetros. Control Urbano Vehicular, que viste ropa negra y naranja, se ocupa de las infracciones en carga y descarga en la vía pública, rampas obstruidas,  parada de colectivos, raya amarilla. No se superponen en sus tareas, pero sí deben colaborar y concientizar”, se explayó Lunghi hijo.

Según el funcionario, los inspectores no entraron simplemente a recaudar e infraccionar, sino que su presencia en las calles se debe a la falta de control registrada previamente y a la necesidad de ordenar el microcentro.

“Mucha gente pone la tarjeta cuando ve al inspector, pero no es así. Los inspectores tienen orden de que lo primero que tienen que lograr es que la persona  coloque su tarjeta, no la infracción. La gente jugaba a que no andaba el inspector y entonces no ponía la tarjeta. Nos cuesta pero estamos tratando de concientizar y ordenar, somos hijos del rigor, nos viene bien a todos”, puntualizó.

¿Ordenar el tránsito o recaudar dinero?

De acuerdo a lo referido por Sergio Lunghi, “anteriormente no se recaudaba lo que correspondía, lo de ahora es el resultado del trabajo porque se necesitaba controlar. Además, se encuentra lugar para estacionar, cosa que antes no sucedía.”

Desde su implementación en 2015, el sistema SUMO de estacionamiento medido tiene el objetivo de disuadir a los conductores de mantener sus vehículos estacionados sobre las veredas céntricas y  por esta razón a medida que avanzan las horas el valor del servicio aumenta. A partir del 1° de julio, a los valores se les aplica un 10% más de recargo.

Fuentes consultadas por El Eco Multimedios informaron que la recaudación de los parquímetros, que representa sólo una parte del dinero generado por el sistema SUMO, se utiliza para las compensaciones del transporte público más la gestión a cargo de la empresa Eycon, que ofrece el servicio de boleto electrónico y estacionamiento medido en Tandil. En 2017, el Municipio le pagó a Eycon 9,9 millones de pesos, que constan en la rendición de cuentas.  

Nota proporcionada por :

  • ElEco

Deja tu comentario