El Hospital celebra su 109no. aniversario en medio de un proceso de reacondicionamiento y de mejoras

El Eco

En busca del esplendor de los primeros años, el Hospital Municipal “Ramón Santamarina” conmemora su 109no. aniversario de su inauguración en medio de un proceso de reacondicionamiento que apunta a un plan de inversión en obras e intervenciones para mejorar el servicio, mientras se consolida como centro asistencial de referencia en la ciudad.

La institución sanitaria en la actualidad cuenta con 120 camas y alrededor de 800 trabajadores para atender en forma integral a las miles de consultas que ingresan de forma anual por los distintos servicios.

Así, de las estadísticas del año 2017 se desprende que por guardia se atendieron a 44.272 personas y 91.471 por consultorios externos. Durante el año pasado también se internaron alrededor de seis mil pacientes y se realizaron 2.945 cirugías, hubo 666 partos y, desde su puesta en marcha en enero de 2018, se registraron 1.200 salidas de las ambulancias de SAME.

“El Hospital da respuesta a la demanda que se presenta”, certificó el director médico del Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, Fernando Fernández, a El Eco de Tandil.

A la par de distintas acciones, se busca contrarrestar el ausentismo en cuanto a la solicitud de turnos ya que más de 25 mil personas que iniciaron el trámite después no asistieron a la consulta.

La explicación también refiere a la demora existente, por lo que también se solicitó la colaboración de los ciudadanos para combatir esta realidad. “La emergencia se atiende en la guardia, la que no lo es está siendo evaluada por un médico generalista. Los pacientes no están desatendidos; puede que en el tiempo los turnos sean puestos en el contexto del problema de salud del paciente y con los tiempos acordes a la patología”, defendió.

En una entrevista con este Diario, el profesional destacó el trabajo desarrollado, el funcionamiento articulado de las distintas áreas a partir de la mirada integrada, y planteó los desafíos con vistas a consolidar su funcionamiento y mejorar los distintos servicios. “Son obras que se requieren, que van a durar muchos años y que hacen a la gestión para brindar de forma adecuada la salud”, destacó el director.

Con autocrítica, se mostró receptivo de las quejas de los pacientes y remarcó que, en el contexto de las cifras aportadas, “no podemos decir que somos infalibles” y  reconoció que “siempre estamos para mejorar y corregir cosas” que beneficien a los usuarios.

Una mirada integrada

La creación del Sistema Integrado de Salud Pública derivó en un abordaje coordinado de la salud en todos sus niveles, priorizando la atención primaria que aportan los centros distribuidos en los distintos barrios de la ciudad y en las localidades rurales para fortalecer la prevención.

De esta manera se apunta a que el Hospital atienda la demanda de pacientes con patologías de mayor complejidad. En ese sentido se produce una “mejora” en el sistema sanitario público, en interacción con los distintos niveles.

En esa línea emerge el debate en cuanto a la disponibilidad de camas y el abordaje en lo que respecta a la internación, en una tendencia que se consolida a nivel mundial. “Cuando se busca trabajar con los centros de salud comunitaria, se trata de disminuir la necesidad de internar al paciente”, definió Fernández, a partir de la lógica que apunta a generar un tratamiento “a tiempo” con tareas preventivas para que “el Hospital en un segundo nivel sea menos utilizado”.

“La tarea es funcionar eficientemente con las camas que tenemos”, remarcó, y en ese contexto resulta fundamental contar con todos los elementos para poder llevarla a cabo.

En cuanto a la atención en la guardia, se busca instrumentar el “sistema de triage” que apunta a organizar los recursos humanos para darle prioridad a la emergencia. De ahí que “se suscitan algunas demoras porque se trata de dar prestación al paciente de forma inmediata”.

No obstante, los desafíos son cada vez mayores y allí la importancia de constituir equipos de trabajo si se pretende que la institución se encuentre a la vanguardia y funciones correctamente.

Importante plan de infraestructura sanitaria

El Hospital inicia un nuevo aniversario de su creación con un plan de inversión en obras y otras intervenciones que tiene por objetivo mejorar las condiciones edilicias pero también la atención para ofrecer un servicio de calidad a los pacientes.

Con una inversión de 2,9 millones de pesos, la primera acción apunta a renovar la instalación eléctrica del centro asistencial ante la necesidad de reducir riesgos, minimizar interrupciones y fallas y brindar un suministro adecuado y seguro tanto para los pacientes como para el personal.

Otro de los ejes de las intervenciones programadas, que demandará recursos por cuatro millones de pesos, se enfocará en el sector de la guardia, para la ampliación del área de admisión de pacientes, sala de espera y sanitarios. En una segunda etapa se hará una remodelación en la zona interna del servicio.

En paralelo se trabaja en el diseño de las nuevas instalaciones de gas natural para todo el edificio, con el recambio de viejos artefactos y cañerías obsoletas por nuevas tecnologías amigables con el medio ambiente, tarea que demandará cerca de un millón de pesos.

A su vez ya se produjo el recambio de las calderas a partir del relevamiento de las instalaciones de calefacción, lo que significó inversión aproximada de 188 mil pesos, y también se adquirió una nueva cámara frigorífica para el servicio de cocina para el mejor manejo de los alimentos y para el lavadero se compraron dos secadoras y se repararon y acondicionaron las lavadoras y planchadoras existentes.

Fernández también se refirió a otro de los pilares el desarrollo de un plan antisiniestralidad que tiene por finalidad garantizar la seguridad y prevención de incendios, así como colocación de puertas de emergencias y rampas, la reubicación de algunos sectores y la prohibición de estacionamiento de vehículos particulares dentro del predio del Hospital.

Además, mediante un llamado a licitación pública, se trabaja para la provisión, colocación y puesta en marcha de dos ascensores camilleros, para lo cual se deberá realizar un cambio de las cabinas, puertas automáticas, equipos nuevos de bajo consumo eléctrico y mayor eficiencia.

Otras mejoras

Por otro lado, las autoridades del centro asistencial realizaron un abordaje respecto de la necesidad de contrarrestar los atrasos que se generaban en las cirugías programadas (no las de urgencia).

Para ello se habilitó un quirófano más, con lo cual son cuatro en funcionamiento, se amplió el horario de atención (hasta las 16.30) y se incorporaron dos mesas de anestesia, una de las cuales permite brindar asistencia a niños de menos de 20 kilos.

“Eso nos llevó a incrementar las prestaciones que se brindan por quirófano y ampliar los pacientes”, destacó el director médico, que también resaltó que la donación de aparatología permitió disminuir la demora en un 60 por ciento en cirugías laparoscópicas. “Y vamos con una tendencia a eliminar la lista de espera”, expresó.

En otro de los desafíos, se trabaja en la integración de las historias clínicas digitalizadas con los demás centros de salud privados de la ciudad para que el paciente cuente con la información unificada.

En tanto, a partir del 1 de febrero, el Hospital sumó un nuevo servicio al establecer una oficina para la inscripción de los nacimientos que se registran en el centro asistencial, en el marco del programa “Garantizar tu identidad” impulsado por el Gobierno bonaerense.

En esta instancia, las mamás de los bebés recién nacidos reciben el alta médica con la inscripción del menor en el Registro Provincial de las Personas y el trámite del DNI ya iniciado.

 

El director médico del Hospital, Fernando Fernández, repasó los desafíos de la institución sanitaria.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario