fbpx El segundo semestre de 2018 fue malo para el comercio en términos de movimiento y ventas – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

El segundo semestre de 2018 fue malo para el comercio en términos de movimiento y ventas

Así lo reveló una encuesta de la Dirección de Estadística. El informe se elaboró sobre las respuestas de más de 170 empresas minoristas, entre febrero y abril. Se indagó sobre distintas variables. El principal problema, según reflejó la mayoría, fue la carga impositiva a afrontar. En tanto, el indicador elaborado reflejó una contracción de la actividad desde mediados del año pasado.

El Eco

Entre febrero y abril de este año se llevó adelante la primera edición de la Encuesta de Comercio Minorista (ECM) por iniciativa de la Dirección de Estadísticas del Municipio. La necesidad de contar con datos coyunturales sobre una de las actividades más importantes que se desarrollan en la ciudad obligó a elaborar un cuestionario que ahonda sobre diversos aspectos referidos al funcionamiento del sector.

Durante el operativo de campo se planteó un formulario estructurado y, de los 200 comercios encuestados, se recolectaron 171 respuestas efectivas. Se buscó obtener información sobre distintas variables, como el movimiento comercial y las expectativas para lo que resta del año; el principal problema; los canales alternativos de comercialización; los medios de cobro; los mecanismos de financiamiento; el personal; y la demanda de trabajo.

Entre los datos principales, el movimiento y las ventas en el empeoró el segundo semestre del año pasado en relación con el primero. Y las expectativas para los primeros seis meses de 2019 profundizan la situación, dado que creció el porcentaje de respuestas bajo las categorías “malo” y “muy malo”.

También, el 60 por ciento de los encuestados coincidió en señalar que el principal problema que afrontan es la carga impositiva, quedando en segundo lugar (con un 12,9 por ciento) la competencia desleal.

El relevamiento también indagó sobre las intenciones de despedir personal en los próximos tres meses y como resultado, más del 90 por ciento respondió que no planea hacerlo en ese período, y un 6,5 por ciento manifestó que sí lo hará. El restante 0,6 por ciento no respondió a la consulta.

El Eco de Tandil accedió al informe en el que se presentan los resultados del relevamiento, acompañados por los datos del Indicador Municipal de Comercio Minorista (IMCM), que se actualizará de manera mensual.

La figura, que es el resultado del entrecruzamiento de datos propios de la actividad, acumula una caída del 17,7 por ciento correspondientes al primer trimestre de 2019.

El relevamiento

Para la encuesta se tomó a toda actividad comercial desarrollada en la localidad de Tandil, destinada a la venta de cualquier clase de bien o prestación de servicio cuyo comprador es el consumidor final.

Con el objetivo de ordenar el análisis, se consideraron 203 actividades comerciales que fueron agrupadas por sus características comunes en ocho rubros (alimentos – comercios grandes; alimentos – comercios chicos; vestimenta; bienes durables; combustibles; salud; turismo y esparcimiento, otros).

De las más de 800 categorías de actividad definidas por la ordenanza impositiva municipal, se seleccionaron las 203 que corresponden a alguna forma de comercio al por menor de bienes y servicios.

Esta selección se clasificó en los ocho rubros de actividad definidos por la encuesta, y se calculó el total de firmas en cada grupo. La muestra de 200 empresas encuestadas replica las proporciones derivadas de esa clasificación, se explicó.

Está previsto que el relevamiento se lleve a cabo anualmente, con el objeto de obtener datos que permitan monitorear la evolución del sector a través de variables tales como expectativas, canales de venta, formas de pago, financiamiento y empleo.

 

Algunos de los resultados

En primer lugar, se consultó sobre el movimiento comercial del año 2018 y las expectativas de ventas para el año 2019.

Cerca del 40 por ciento de los comercios respondió que el movimiento comercial del primer semestre de 2018 fue regular. El 36,3 por ciento aseguró que fue bueno, y sólo el 4,1 por ciento lo consideró muy bueno. Finalmente, los resultados fueron malos y muy malos para algo menos del 15 por ciento de las empresas que respondieron la encuesta.

El segundo semestre de 2018 fue ligeramente peor, en términos de movimiento y ventas. La cantidad de personas que lo percibieron como malo y muy malo ascendió a 24,6 por ciento, a costa de una diminución de algo más de cinco puntos porcentuales en las calificaciones “bueno” y “muy bueno”.

Las expectativas en relación al 2019 no permiten confirmar esa tendencia. El primer semestre de 2019 es el peor de los períodos analizados, con 45 por ciento de las respuestas bajo las categorías “malo” y “muy malo”, a costa, en este caso, de una mayor reducción en la proporción de comercios que ven su situación comercial como “regular”.

Sin embargo, se evidencia un mayor optimismo en lo que respecta al segundo semestre, donde casi el 40 por ciento de los comercios esperan resultados buenos y muy buenos en términos de ventas.

Si se clasifican las respuestas por actividad, se observa que el rubro alimentos (comercios grandes) evidencia movimientos comerciales y expectativas buenas y muy buenas para todos los períodos bajo análisis.

Los comercios chicos que se dedican a actividad de venta de alimentos, por otro lado, perciben que la actividad ha empeorado entre 2018 y 2019, y en su mayoría mantienen expectativas pesimistas para lo que resta del año.

Los rubros de venta de vestimenta y bienes durables exhiben un comportamiento similar: vieron mermada su actividad en los dos semestres de 2018 y el primero de 2019, y evidencian cierto repunte de las expectativas positivas para el segundo semestre de este año.

En el rubro combustibles, que exhibió buenos movimientos comerciales en 2018, se ve una caída en la actividad en el primer semestre de 2019, aunque nuevamente con expectativas alcistas para el segundo semestre.

Las firmas vinculadas a las actividades de turismo y esparcimiento, en general, no manifiestan que el movimiento comercial haya sido negativo en 2018, aunque se observa un ligero aumento de las expectativas negativas para el segundo semestre de este año.

Salud, por su parte, es el único rubro que exhibe una performance regular o positiva para los cuatro semestres.

 

Carga impositiva y canales de venta

De acuerdo al relevamiento, al consultar a los encuestados sobre el principal problema que enfrentan los comercios actualmente, cerca del 75 por ciento concentró sus respuestas en tres cuestiones principales: el 60,2 por ciento de los comercios declara verse restringido mayormente por la carga impositiva; el 12,9 por ciento manifestó su preocupación por la competencia desleal; y el 11,7 por ciento consideró problemático el alto costo laboral en general.

“Estas proporciones se mantienen relativamente constantes si se analizan las respuestas por rubro de actividad”, se indicó en el informe.

Los canales alternativos de comercialización de bienes y servicios y la utilización por parte de los comercios consultados fue otro de los aspectos sobre los que se indagó.

En concreto, el 49,3 por ciento de los comercios que respondió la encuesta utiliza redes sociales, con una clara preponderancia de Facebook (todas las personas que declaran utilizar redes usan Facebook, mientras que el 65 por ciento agrega el uso de Instagram).

El uso de portales de venta (Mercado Libre, Región 20, otros) es algo menor, en tanto abarca el 15,8 por ciento del universo de empresas.

Finalmente, la alternativa de tiendas online propias u otros medios (diarios, radios locales), son las opciones menos utilizadas (3,5 por ciento y 2,9 por ciento respectivamente).

Casi el 50 por ciento de los comercios encuestados declaró no utilizar ninguno de estos canales alternativos de comercialización.

En detalle, un análisis sectorial permite identificar que la utilización de redes sociales es más frecuente en el rubro de vestimenta (el porcentaje de uso asciende al 70 por ciento de los encuestados) y turismo y esparcimiento (casi el 90 por ciento).

En este último rubro, asimismo, es más frecuente la utilización de portales específicos de la actividad (Booking, Despegar, Cabañas.com, Tandil.com.ar, etc.).

El uso de portales también se incrementa en el rubro de bienes durables (alcanza valores cercanos al 25 por ciento).

Finalmente, la actividad en donde es menos frecuente la utilización de canales alternativos de comercialización es la de venta de alimentos (el 75 por ciento de los comercios declaran no utilizar ninguno de estos medios).

 

La mayoría no tiene intención de contratar más personal

Otro de los ítems apuntó a precisar la demanda de trabajo, tema sobre el cual se elaboraron diversas preguntas para componer una imagen al respecto.

Por un lado, se consultó sobre la intención de contratar personal en los próximos tres meses, y sólo el 5,3 por ciento respondió afirmativamente a dicha pregunta.

El 25,3 por ciento de los encuestados manifestó su voluntad de hacerlo, pero se ve impedido por las restricciones presupuestarias, y el 69,4 por ciento restante declaró no tener intenciones de contratar nuevo personal.

Por perfil

En relación al tipo de perfiles buscados, según género, edad y nivel educativo, se obtuvieron los resultados indican que, por un lado, el 57,5 por ciento manifestó que no habría distinciones en términos de género a la hora de contratar un nuevo empleado.

El 25,5 por ciento, por su parte, expresó su preferencia por los hombres a la hora de la búsqueda, y el 17 por ciento se inclinó hacia el género femenino, precisó el relevamiento.

Las mayores variaciones a estos resultados generales se observan en el rubro de vestimenta (donde se busca, en mayor medida, contratar mujeres) y en los de venta de combustibles y bienes durables (en donde se prefieren los empleados varones).

 

Sobre los medios de cobro 

En otro orden de cosas, el cuestionario también ahondó sobre los medios de cobro disponibles.

En respuesta, los tres medios de pago más aceptados son contado efectivo (97,1 por ciento de los comercios encuestados), débito (77,2 por ciento) y crédito (69,6 por ciento).

Según el informe, la aceptación de cheques, cuenta corriente a clientes y pago electrónico es menos frecuente y se ubica por debajo del 30 por ciento de los comercios en todos los casos.

Al consultarse por la principal forma de cobro, los resultados confirman el uso privilegiado de los tres medios mencionados previamente.

El 60 por ciento de los comercios declara utilizar mayoritariamente el contado efectivo, valor que asciende al 92 por ciento si se suman los pagos con débito y crédito.

Si se analizan las respuestas por rubro, se confirma que el contado efectivo es el medio de pago más elegido por los consumidores.

Además, se concluye que el crédito es el medio de pago preferido por los clientes del rubro alimentos (comercios grandes) y vestimenta, mientras que el débito alcanza sus mayores proporciones en el comercio de combustibles y turismo y esparcimiento.

El pago electrónico se registra únicamente como medio principal de pago en algunos comercios vinculados a la venta de bienes durables y turismo y esparcimiento, aunque con valores no demasiado representativos.

 

Contracción del IMCM

Como información complementaria, la Dirección de Estadísticas presentó en el informe un apartado que hace referencia al Indicador Municipal de Comercio Minorista (IMCM) creado a partir de los registros de la Dirección de Ingresos Públicos del Municipio que será actualizado mensualmente.

Y resulta del cociente entre el monto de ventas mensuales, a valores corrientes, de bienes y servicios vinculados a actividades de comercio al por menor, y un índice de precios.

Bajo esos parámetros, el IMCM exhibe una tendencia contractiva, tanto en términos mensuales como interanuales, desde junio de 2018.

De acuerdo al estudio, en el mes de marzo, el nivel general del índice resultó 21,3 por ciento inferior al registrado en el mismo período del año anterior, y acumula en el primer trimestre una contracción de 17,7 por ciento.

Esto encierra “comportamientos heterogéneos” entre sectores. La caída interanual supera el 30 por ciento para los rubros de venta de alimentos (comercios chicos), vestimenta y combustibles.

Con una reducción similar al promedio sigue el rubro de bienes durables (-20,9 por ciento interanual en marzo), y con caídas algo inferiores los rubros de turismo y esparcimiento (-15,9 por ciento), alimentos (comercios grandes, -12,5 por ciento), y otros (-14,1 por ciento).

El rubro menos afectado en términos relativos es el de salud, cuyas ventas se redujeron un 4,9 por ciento interanual en términos reales en el mes de marzo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario