El semáforo de Lunghi y Piccirilli no funciona desde el jueves

Vecinos del barrio El Tropezón expresaron su preocupación por la falta de funcionamiento del semáforo situado en la esquina de Lunghi y Piccirilli. Por causas desconocidas, el jueves pasado dejó de prestar servicios y hasta ayer continuaba igual.

La situación generó gran inquietud de los vecinos, porque la avenida Lunghi es muy transitada y sobre todo considerando que el artefacto estuvo sin ordenar la circulación durante Nochebuena y Navidad, que hay un flujo vehicular mucho mayor del habitual.

La gente que intentaba cruzar la avenida tenía que esperar varios minutos -que se hacen eternos- hasta que no pasara ningún vehículo, porque la mayoría circula a gran velocidad.

“Es un milagro que no haya habido ningún accidente aún”, dijo una mujer indignada ante la falta de interés del Municipio.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario