Empleados de Vía Bariloche se reunieron con la UTA en busca de certezas sobre su futuro laboral

Emilio Orellano fue despedido por exceso de velocidad. Indicó que “no hay nada que avale lo que plantean, son todas excusas”.

El Eco

Representantes de los trabajadores del área de taller y técnicos que pertenecían a la empresa Río Paraná y fueron absorbidos por Tigre-Iguazú viajaron ayer a Mar del Plata para mantener una reunión con dirigentes de la Unión Tranviaria Automotor –UTA- y obtener definiciones sobre su futuro laboral.

El viernes pasado, uno de ellos, Emilio Orellano, fue despedido como consecuencia de “exceso de velocidad”, según argumentaron desde la firma, algo que él aseveró que no tuvo en ningún momento.

Su desvinculación reavivó la preocupación de sus compañeros, quienes atraviesan momentos de gran incertidumbre respecto a su continuidad en la empresa, ya que según un comunicado que habían recibido a través de la UTA habría nuevas desvinculaciones.

Según fuentes consultadas por El Eco de Tandil, los empleados de las áreas anteriormente mencionadas, que ascienden a 35, recibieron un ofrecimiento de retiros voluntarios, pero “está muy lejos de la realidad”. Sin embargo, ante el incierto panorama que se les presenta, algunos ya acordaron su salida.

Mientras tanto, algunos choferes todavía no han podido cobrar el último sueldo y en la liquidación anterior no les fue reconocida la antigüedad. A ello se le suma, además, que están teniendo inconvenientes con el cobro de los viáticos y la empresa tampoco realizó los aportes jubilatorios y de obra social correspondientes. “Está todo muy mal en esta empresa”, afirmaron.

Frente a esta situación, los exempleados de la firma liderada por Mario Morel gestionaron una reunión con representantes gremiales, que se desarrolló ayer en horas de la mañana, en busca de apoyo y definiciones.

Promesas
incumplidas

Cabe consignar que en abril pasado, representantes de Expreso Tigre-Iguazú viajaron a Tandil para reunirse con los trabajadores, tras la manifestación que habían realizado en reclamo de certezas sobre su futuro.

En aquella oportunidad, los empresarios recogieron las demandas y se comprometieron a brindar una solución, incluso anunciaron que mejorarían el servicio y garantizaron la continuidad laboral de todo el plantel. Sin embargo, las semanas transcurrieron y las promesas efectuadas fueron desvaneciéndose.

Resulta llamativo, además, las posibles intenciones de la firma de recortar personal teniendo en cuenta que el pasado 6 del corriente el Gobierno nacional le otorgó la autorización “precaria y provisoria” para operar en las rutas nacionales que le habían sido cedidas a Río Paraná desde 1992.

Dicha decisión fue publicada en el Boletín Oficial, a través de la Resolución 86/2018 de la Secretaría de Gestión del Transporte del Ministerio de Transporte de la Nación, y se fundamentó en los reiterados incumplimientos de la centenaria empresa de transporte de Tandil, que viene enfrentando en los últimos meses una grave situación financiera.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario