fbpx En la cuadra de 9 de Julio al 600, un puñado de comercios resiste a la desolación y la crisis – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

En la cuadra de 9 de Julio al 600, un puñado de comercios resiste a la desolación y la crisis

Al cierre del bar Liverpool, se sumó el bazar Tentaciones. Sobre la vereda par, hay un tramo de casi media cuadra con negocios vacíos y oscuros, que adquirió un grupo empresario de Capital Federal. En marzo comenzaría la obra de remodelación. Mientras tanto, los comerciantes pugnan por sobrevivir y temen que el nuevo complejo provoque más subas en los alquileres.

Mariano Leunda

A la seguidilla de locales desocupados que se inicia en Liverpool hasta la mitad de la cuadra, sobre la vereda de enfrente ahora se sumó el cierre del bazar Tentaciones y hace un par de días había bajado la persiana Marea Alta, local de indumentaria que estaba casi sobre la esquina de Sarmiento. Así, 9 Julio al 600 se ofrece como una calle poco tentadora y oscura, que cada vez eligen menos peatones, a pesar de ser parte del centro comercial A Cielo Abierto.

El principio de la desolación  se produjo en mayo de 2018, con el cierre de la sucursal de la cadena Megatone y desde entonces, todo siguió empeorando en esa cuadra céntrica. Poco después, se mudó la zapatería. Más acá, fue el turno de la agencia Claro y el último suspiro fue el de Liverpool, que el viernes 31 de enero pasado dio vuelta a la página a sus 25 años de historia en la mítica esquina de San Martín y 9 de Julio.

Todos esos locales, además de la sucursal del banco HCBC, la casa de lencería, el local de ropa y la zapatería Índigo, ubicados sobre la vereda impar de San Martín al 600, los compró una sociedad anónima integrada por empresarios de Buenos Aires.

En principio, sobre la esquina de San Martín, en el edificio de dos pisos –en la planta alta funcionaron las oficinas de Metalúrgica Tandil- y hasta mitad de cuadra de 9 de Julio al 600, los propietarios realizarán una reforma, con la que generarán más locales y una estética más moderna.

Según información a la que accedió este Diario, el proyecto ya fue presentando ante la Dirección de Obras Privadas del Municipio y cuenta con los planos aprobados. Las obras de remodelación se iniciarían a partir de marzo, aunque no trascendieron los plazos para la ejecución.

El diseño, en el que trabajó un arquitecto de Tandil, contempla generar más cantidad de locales de doble altura, vidriados, en busca de otorgar elegancia y de modernizar ese sector neurálgico de la ciudad, que abre a una de las dos cuadras del centro comercial A Cielo Abierto.

Nada para ver

Mientras la ambiciosa propuesta toma forma, los comerciantes que quedan resisten a la crisis, la carga tributaria y los elevados alquileres. Con distintas estrategias, transitan lo que queda del verano. Ya pasaron las fiestas y el aguinaldo, y las familias se concentran en la vuelta a clases.

En una recorrida por la cuadra, un tramo de más de cincuenta metros de la vereda par de 9 de Julio al 600 ofrece absolutamente nada. Además, los locales cerrados están oscuros, con carteles que tapan las vidrieras. En igual situación quedó la esquina de Liverpool, que estaba abierto durante largas jornadas, incluidos los domingos, y ahora luce la persiana colorada baja y graffiteada, sobre la ochava.

Por caso, los comerciantes de esa vereda están en inferioridad de condiciones, teniendo en cuenta que la mayoría de los caminantes opta por la de enfrente, más iluminada y con vidrieras para ver. Pasa el tiempo y los usuarios habituales se acostumbran a cruzar para ahorrarse el solitario y aburrido trayecto.

Incluso, las personas que pasan varias horas por día al frente de los negocios, muchas veces aguardando que entren los clientes, marcaron que observan más peatones en Rodríguez al 600, en comparación con la misma cuadra de A Cielo Abierto, más amigable y accesible desde el punto de vista urbanístico.

Las opiniones de los propietarios que están a cargo de los comercios coinciden: “Es un desastre”, “la cuadra es triste”, “no valoran el comercio”, entre otras consideraciones.

El temor por lo que viene

En relación al proyecto que pretenderá renovar y ampliar el número de locales sobre la vereda par, algunos comerciantes expresaron temor por los montos que puedan pedir en concepto de alquiler, lo que llevaría a la alza al resto de los inmuebles del microcentro.

En ese sentido, muchos de los dueños de los negocios se mostraron preocupados porque hoy se les hace cuesta arriba cumplir con el locador. Por caso, precisaron que por los locales más pequeños pagan unos 45 mil pesos y los medianos superan los 60 mil.

Entre todas las voces, emergió la idea de impulsar una ordenanza que permita regular los precios de los alquileres. A grandes rasgos, se trata de imponer una multa diaria al local en alquiler que se encuentre en el centro. El objetivo es que los dueños afronten un gasto por tener el espacio vacío, situación que va en detrimento del resto de los comerciantes de la cuadra. Como contrapartida, estiman que la medida conduciría a la baja las pretenciones de los propietarios que, además, suelen disponer de más de un inmueble en la zona comercial por excelencia.

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Comentarios

  • Excelente nota Paula te felicito por la descripción cronologica respecto de como fueron desapareciendo los negocios. A su vez no puedo evitar la tristeza por que los recuerdos que traen consigo esos lugares que son parte de la historia reciente de Tandil como por ejemplo el Bar Liverpool o Tentaciones sin olvidarse (si bien no esta en esa cuadra ) de la Tienda La Capital y otros.

  • El municipio podría exigir a los propietarios de locales comerciales desocupados que bloqueen el frente de los mismos con mampostería prolija (seguramente reglamentada también) que mejore el aspecto de la zona. Esto se hace en los shopping grandes cuando se desocupan locales, para que no de el aspecto de abandono.
    Del mismo modo que la ciudad cuida muy bien sus espacios verdes y paseos podrá cuidar de este detalle, que ayuda sin duda al turismo.

Deja un comentario