En nuevo escenario, la gente se volcó masivamente a la ya clásica propuesta del Festival de Food Trucks

El Eco

Esta vez fue la diagonal Illia de la Plaza Moreno la que se vistió de banderines y luces de colores. Allí se instalaron unos 17 food trucks locales para ofrecer la conocida y aceptada propuesta de entrada libre y gratuita, que no solamente se distingue por una amplia variedad de comidas sino por la diversidad de espectáculos y opciones para todas las edades. Nuevamente el clima estuvo de su lado y dentro de las opciones del fin de semana largo fue un paso sumamente tentador tanto para los visitantes como para los locales.

“El lugar fue genial, a la gente le encantó”, dijo conforme con el resultado Esteban Malignani, de la Asociación de Food Trucks de Tandil. De hecho, contó que mucha gente agradeció la locación que eligieron en esta oportunidad porque al estar “dentro de la ciudad” les resultó más fácil acceder. No solamente para los concurrentes resultó cómodo sino también para los organizadores y participantes que remarcaron: “A nosotros nos encantó, fue muy práctico”.

En esta nueva edición, como siempre, en el paseo hubo juegos infantiles y destacados shows para todas las edades. La energía característica del evento no estuvo ausente, la buena música, las comodidades de los mobiliarios, los manteles de colores y los braseros para paliar el frío sumaron para una estadía amena.

El domingo fue el último día del evento y la convocatoria fue significativamente masiva. El broche de oro estuvo a cargo de Ajenjo Show, que duró más de una hora e hizo bailar a todos.

Además, una propuesta interactiva que se realizó todas las tardes “en vivo” mediante Facebook de la mano de El Pelado, un animador de la ciudad de Mar del Plata que escondía diferentes elementos adentro de una caja. La dinámica consistió en que el público, que esté en lugar o visitando la red social, estuviera atento a las pistas que se arrojaban cada media hora y lograran adivinar de qué se trataba. El misterio se develó cada día alrededor de las 20 y los ganadores se llevaron vouchers para consumir dentro del mismo Festival.

La otra novedad fue para los más chicos, que durante los tres días pudieron acercarse a Evelyn maquillaje y Liber Arte para plasmar en su rostro diferentes motivos artísticos.

Malignani contó que el viernes fue “impresionante” la cantidad de turistas, al igual que el sábado, sin embargo el domingo fue el elegido por los ciudadanos tandilenses, ya que al estar ubicados en la plaza permitió que los vecinos se acercaran también a disfrutar de las propuestas musicales, con mate y algo de comer que llevaron de sus propias casas.

De viernes a domingo

La mayoría de los carros gastronómicos renovó su oferta brindando menús acordes a la fecha patria, además de los ya conocidos lomitos, creps, papas, cerveza artesanal, tragos, postres y otras delicatesen.

La diagonal Illia de la Plaza Moreno se vistió de banderines y luces de colores, allí se instalaron unos 17 food trucks locales para ofrecer la conocida y aceptada propuesta.

El mismo 25 de mayo hubo folclore conmemorando la celebración y a lo largo de los tres días la comida típica de la época como locro, carbonada, mondongo, empanadas y guiso de lentejas tuvo una gran aceptación.

Así, la grilla de espectáculos arrancó cerca de las 14 con Del Cardón Ballet, seguido por el Ballet Kisuwan Tandil, la Agrupación Folclórica Nockayshpa, Quebracho Ballet, Ofrendas, Frankie´s $alad bar y un cierre a cargo de A Todo Ritmo.

En tanto que el sábado al mediodía fue el turno de Hipo del Chancho y el Mago Ariel, ya clásicos dentro de la propuesta infantil del paseo. Más tarde, a las 18 llegó Roots Dub Experiencie y finalizó DJ Batik con su música.

El último día la convocatoria fue significativamente masivo. A lo largo y ancho de la plaza el público se dispuso a disfrutar de los inflables, saltarines y juegos para chicos, además de los shows que se brindaron en el amplio y luminoso escenario. Otra vez la apertura estuvo a cargo del espectáculo infantil Hipo del Chancho, que a continuación dio lugar a Pipi Catrasca, poquito después el destacado Selector BlackJoint hizo lo suyo. El broche de oro fue a cargo de Ajenjo Show que hizo bailar a todos por más de una hora.

Lo solidario

Si bien la invitación siempre es con entrada libre y gratuita, los organizadores invitaron en esta oportunidad a colaborar con el Banco de Alimentos de Tandil mediante la donación de un paquete de azúcar.

Asimismo, el Paseo Food Truck Tandil se sumó a la colecta de tapitas para Fundación Garrahan. En el predio se pudo contar con recipientes para depositar las tapitas.

“El lugar fue genial, a la gente le encantó”, dijo conforme con el resultado Esteban Malignani, de la Asociación de Food Trucks de Tandil.

A través de sus páginas recordaron los objetivos de esta campaña y la importancia de participar: obtener recursos económicos para apoyar el desarrollo integral del Hospital Garrahan, institución de referencia para los problemas más graves y complejos de la salud de los niños de todas las regiones de nuestro país. Contribuir a la protección del medioambiente, alentando los hábitos adecuados para su defensa permanente. En este sentido la recuperación de papeles, tapitas y llaves en magnitudes importantes constituye una acción significativa y de gran repercusión educativa. Estructurar un proyecto solidario donde la sociedad civil participa como protagonista fundamental, enriqueciendo su capital social y su responsabilidad ciudadana. Alentar la formación de alianzas estratégicas entre las instituciones y empresas de los diversos sectores de nuestra sociedad, en la intención de compartir proyectos y crear nuevas expectativas superadoras.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario