Estiman que a fines de junio se inaugurará el centro comercial a cielo abierto de Quintana

Para fines de junio estaría finalizada la obra del centro comercial de Quintana.

El Eco

Si bien aún no hay una fecha precisa, estiman que para fines de junio estarán terminadas las obras que se llevan adelante en Quintana y se inaugurará el centro comercial a cielo abierto de Villa Italia. En unos días se colocará el mobiliario urbano y se pintarán las sendas peatonales, que es lo último que falta para concluir los trabajos.

En diálogo con El Eco de Tandil, Geraldine Vichachi, la gerenta de los cielos comerciales a cielo abierto, explicó que la obra civil que implicaba fundamentalmente la renovación de ambas veredas y los ensanches de esquina de las dos cuadras comprendidas entre Ameghino y Pasteur, ya está finalizada.

“Lo que falta es lo que le llaman superpuestos, que es el mobiliario urbano nuevo que se va a colocar, bancos, cestos papeleros, bicicleteros. Todo eso está con orden de compra para entregarse en 15 días. Nos dijeron que en unos 20 días van a estar colocados, también se van a pintar sendas peatonales, pero en sí el grueso que es la obra civil está terminada”, señaló.

 

La inauguración

En cuanto a la inauguración, estimó que será a fines de junio, aunque todavía no hay precisiones sobre la fecha.

“Para fines de junio la Cámara Empresaria va a estar realizando una promoción comercial importante en Quintana, que seguramente va a haber sorteos y vamos a realizar obsequios especiales a los clientes esa semana, difundiendo la mejora e invitando a que vayan a redescubrir el centro comercial”, afirmó.

Y destacó que “Quintana está totalmente renovada, con una fisonomía que se parece mucho a otros centros comerciales como pueden ser Mar del Plata, ya en menos escala porque son menos cuadras pero apunta un poco a ofrecerse como paseo comercial y no como un simple centro comercial barrial, que puedan transitarlo de una manera más amigable, darle prioridad al peatón para que pueda circular sin obstáculos en las veredas, que pueda tener ofertas gastronómicas, a eso apuntamos”.

“Esa última semana de junio antes del 30 va a ser toda la promoción nuestra y probablemente haya algún evento importante junto al Municipio para hacer el lanzamiento oficial, todavía no está publicado porque no tenemos la fecha exacta pero en breve ya lo vamos a saber. Estamos esperando recibir todo el superpuesto para que desde la Dirección de Servicios nos confirmen el tiempo que tienen de puesta a punto para poder instalar, porque muchas de las cosas que llegan deben ser pintadas para poder soportar el exterior, y colocarlo. Yo estimo que alrededor del 20 de junio va a estar todo en su lugar”, sostuvo.

 

Impulso gastronómico

Recordó que la arteria no va a funcionar como peatonal porque se trata de una calle muy transitada y provocaría el colapso del tránsito.

“Por eso el proyecto no se barajó como una peatonal pero sí prevé para algún evento específico, programado, algún tipo de corte, en caso de que queramos hacer alguna promoción, pero no como una ordenanza vigente permanente para el fin de semana o para que se realice con cierta regularidad”, indicó.

En ese contexto, continuará siendo de circulación simple con un solo carril, habrá

estacionamiento de las dos veredas, y los ensanches de esquina, que es “la principal innovación” tienen que ver con reducir el área de estacionamiento, y darle lugar para que los emprendimientos gastronómicos prosperen y “puedan dar una oferta mayor”.

“Quintana tiene una oferta bastante integrada de bienes y servicios pero falta un poco la pata gastronómica, un lugar donde reunirse, donde tomar un café, donde comer, donde hacer un parate en un tour de compras, y ahora con toda la gente que se mudó al Procrear es una demanda bastante contundente”, afirmó.

Evaluó que esta renovación irá trayendo la mejora en los locales, en las fachadas, inversiones en vidrieras. “Próximamente se va a dar un curso de vidrieras para que los comerciantes y los estudiantes de diseño puedan aprender ellos mismos a hacer vidrieras, a  decorarlas, a hacerlas más lindas y más interesantes”, adelantó.

“Los plazos se cumplieron en tiempo y forma, hubo una demora de 15 días aproximadamente. Empezaron el 15 de enero las obras, lo que se extendió un poco por las reglas burocráticas de compra de insumos, eso se demoró porque se buscan los mejores presupuestos, muchas que no están en Tandil los productos, los compran en otros lugares y los tiempos son otros”, afirmó.

No obstante, resaltó que “no hubo reclamo de los comerciantes por demora de la obra, quizás en otras obras de este tipo sí los hubo”.

 

Para los comerciantes la obra quedó

bien pero que fue un gasto innecesario

 

El Eco de Tandil realizó un relevamiento en Quintana para conocer las opiniones de los comerciantes acerca de la nueva imagen del centro comercial.

Si bien todos coincidieron en que estéticamente quedaron muy bien los trabajos, la mayor parte de ellos consideran que fue un gasto innecesario en épocas de crisis económica, teniendo en cuenta que los cambios no van a generar un incremento en las ventas.

Mirta, una de las comerciantes, aseguró que “quedó hermoso pero me parece que no se justifica el gasto”.

“Las veredas estaban bien, no estaban rotas. Levantar veredas en buen estado me parece un gasto en vano, y esto no va a incrementar la venta en absoluto porque la gente no va a salir los domingos a pasear por la villa por más que tenga las veredas nuevas, va a ir al centro”, afirmó.

Indicó que si bien mientras se realizó la obra fue compleja la situación porque la gente no podía transitar y prácticamente no había ventas, destacó que los trabajos fueron rápidos y quedó “impecable”.

“La obra está hermosa, con una prolijidad total, la hicieron muy rápido también, pero me parece que hay obras más necesarias para hacer. Por ejemplo, yo tengo todos los amortiguadores rotos de los pozos que hay acá a la vuelta, hay otras prioridades. Y las ventas no van a cambiar”, señaló.

Por su lado, Mario, el propietario de otro local, evaluó que “las obras están bastante bien, pasa que está un poco lenta la terminación pero me encanta, yo tenía una vereda al lado de un terreno baldío en mal estado y se caía la gente dos por tres, y ahora está todo hermoso, quedó espectacular”.

“No va a reactivar el comercio, porque estamos en una situación medio complicada pero sí es verdad que la gente anda más tranquila. Mientras estaban haciendo las obras la gente grande no andaba y ahora sí, incluso gente con bastón anda bien porque quedo cómodo para el tránsito de la gente grande porque Villa Italia es un barrio de gente grande”, opinó.

Los comerciantes consideran que la obra implicó demasiado gasto y trastornos para el beneficio que puede significar.

 

Los trastornos

En tanto, Cristina, otra comerciante, aseguró que si bien le gusta cómo quedó el centro comercial, “muy prolijo no lo veo, yo que lo viví, esta vereda estaba impecable antes, la levantaron y hasta me daba lástima y ahora veo que dejaron alguna partes más levantadas. No va a reactivar el comercio, así que creo que no se justificaba tanto gasto”.

“Desde que empezó la obra hasta que terminó tuve un tambor casi 20 días en la vidriera, tampoco fue lo que dijeron que iban a hacer, al principio decían que iban a arreglar la calle tipo 9 de Julio, creo que después no dio el presupuesto. Hacer tanto lío como hicieron para cambiar la vereda solamente, me parece que no se justifica, quedó hermoso pero es poco para tanto trastorno”, resumió.

Por su parte, Marta, una vecina de Magallanes al 400 expresó que “me gusta mucho como quedó, es otra cosa, da alegría”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario