Mano a mano con Gastón Mario Marcelo Argeri

El Eco

 

Muchas cosas han pasado en la vida de Gastón Argeri. Con 35 años de edad, en mayo de 2018 se convirtió en el abogado más joven en ser presidente del Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Azul, siendo entre sus pares de la provincia de Buenos Aires el más novel.

Viniendo de familia de abogados, donde sus padres y hermanas también lo son, encontrándose entre el trabajo diario en su estudio jurídico y el institucional, más allá del Colegio de Abogados Departamental, hasta el mes de noviembre será también el presidente de la Asociación de Abogados de Tandil.

Un joven abogado que ya cuenta con capacitaciones de postgrado, diplomaturas, autor de varios trabajos de doctrina y comentarios jurisprudenciales, disertante en múltiples encuentros nacionales e internacionales.

Se define como un abogado todo terreno, orgulloso de ejercer la profesión que sus padres le inculcaron, y que tanto defiende, haciendo honor en cada caso que interviene, en pos y beneficio de sus clientes.

Ante la pregunta, ¿adónde quiere llegar? La respuesta es que no deben existir techos ni límites, solo hay que vivir el día a día y dar todo, al máximo.

 

1) El mejor café: el que tomo todas las mañanas en el despacho, cada vez que llego.

2) El mejor consejo que le han dado: ser uno mismo y respetar la forma de pensar de los demás.

3) La banda de sonido de una película: sigue siendo The Wall, Pink Floyd.

4) La reunión ideal: en familia y amigos.

5) Tiempo perdido: hoy creo que ninguno, todo momento y todo minuto sirve para aprender algo.

6) Tiempo valioso: el que paso con mis sobrinos (Renata y Lorenzo).

7) Un actor: Ricardo Darín.

8) Un amigo: imposible hoy en día decir uno solo, ya que son varios y de grandes valores.

9) Un amor: mi país.

10) Un animal: seguirá siendo mi compañero fiel de la facultad, Amesh, mi perro Golden Retriever.

11) Un artista plástico: Milo Lockett

12) Un auto: Golf Volkswagen.

13) Un color: verde.

14) Un conductor de televisión: Jorge Guinzburg.

15) Un disco: Fuerza Natural, de Gustavo Cerati, entre otros.

16) Un enemigo: la ignorancia.

17) Un escritor: Jorge Luis Borges.

18) Un ideal: seguirá siendo la igualdad de derechos, con una sociedad más justa y equitativa.

19) Un juego o juguete: los muñecos de mi infancia, entre ellos mis dinosaurios.

20) Un legado: el respeto por los demás, que me han enseñado mis padres.

21) Un libro: “El guerrero a la sombra del cerezo”, de David B. Gil.

22) Un lugar: mi refugio, el campo.

23) Un proyecto: seguir generando y construyendo buenos momentos.

24) Un recuerdo: cuando mis abuelos de Mar del Plata, Blanca y “Nene”, me esperaban los viernes al mediodía en la puerta del Colegio San José, cuando venían a visitarnos.

25) Un referente: seguirá siendo la doctora Aída Kemelmajer de Carlucci.

26) Un sabor: la menta.

27) Un sueño: viajar más…

28) Un viaje: adonde la pase genial, de elegir, con amigos.

29) Una actriz: Sandra Bullock.

30) Una banda extranjera: U2.

31) Una banda nacional: Soda Stereo.

32) Una bebida: siempre agua, pero de tener que elegir una bebida para disfrutar el Gin Tonic.

33) Una cábala: no tener cábalas.

34) Una canción: One de U2.

35) Una causa: la lucha por la igualdad, equidad, pluralidad, libertad a decidir y respeto por el otro.

36) Una cuenta pendiente: hijos.

37) Una época: la secundaria en el Colegio San José, Tandil.

38) Una estación: será siempre el verano.

39) Una fecha: sigue siendo muy importante para mí el día que me matriculé como abogado, el 09/09/2009.

40) Una flor: el jazmín, la flor que le agrada a mi madre.

41) Una fragancia: las que inspiran.

42) Una fruta: hoy en día el ananá, nota de color: cada vez que viajo a San Pablo a ver a una de mis hermanas que allí vive (María José), no puede faltar Abacaxi.

43) Una obligación: hacer gimnasia.

44) Una obra de teatro: “Toc Toc”.

45) Una película: Diarios de motocicletas.

46) Una posibilidad: Todo.

47) Una pregunta: ¿por qué no?

48) Una prenda de vestir: El traje.

49) Una tradición: tomar un té verde después del almorzar.

50) Una utopía: ya no pienso en utopías.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario