Incertidumbre en el Hipódromo local frente al posible recorte de subsidios de la Provincia

La concesión del Hipódromo de Tandil evalúa las próximas acciones frente al impacto que tendría una reducción en los subsidios.

Archivo

El avance del gobierno de María Eugenia Vidal contra el juego pondría en jaque a los hipódromos, ya que la decisión también incluiría la actividad del turf mediante una posible reducción en los subsidios que se otorgan a los cuatro circos de carreras de la provincia.

Con la incertidumbre sobre el impacto que tendrá la medida, la concesión del Hipódromo de Tandil gestiona por obtener una audiencia con personal del Instituto de Loterías y Casinos para obtener precisiones frente a este posible escenario.

De todos modos, ya comenzó a evaluar la planificación desarrollada para el año ya que no descarta ponerle fin a la administración de la pista local en caso de no poder sostener la calidad de las prestaciones ante la eventual baja de los recursos. “Depende de cómo afecte el recorte, será la continuidad o no de nuestra administración”, advirtió el secretario de la comisión directiva del Jockey Club de Azul, Santiago Zaffora.

En diálogo con El Eco de Tandil compartió las perspectivas frente a los trascendidos al aclarar que no cuentan con ninguna comunicación oficial sobre la decisión de avanzar en el recorte de fondos que gira la Provincia y que “estamos esperando que nos convoquen”.

Así, reconoció que aguardan por una reunión que podría celebrarse la semana entrante “para que oficialicen lo que es un secreto a voces”, en función de lo expresado por “otras autoridades” del Ejecutivo provincial, que hicieron alusión a una “reducción en el Fondo de Reparación del Turf” que reciben entidades hípicas, entre ellas, los hipódromos de Tandil y Azul.

El impacto

A partir de esas versiones, especuló que el recorte se ubicaría en el orden del 13 y el 9 por ciento, por lo que, de aplicarse “para todos igual”, significaría una baja “de entre un 20 y un 30 por ciento”.

En consecuencia, este escenario implicaría una merma en los ingresos que mensualmente recién los hipódromos para el desarrollo de la actividad.

Zaffora planteó que la actual concesión del circo de carreras ubicado al norte de la Ruta Nacional 226 percibe alrededor de dos millones de pesos de ese fondo, que se conforma, en un porcentaje, por los recursos que ingresan por la utilización de las máquinas tragamonedas y “no con el aporte de los contribuyentes” bonaerenses.

El subsidio estatal es utilizado para sostener el desarrollo de la actividad. “Se realizan nueve carreras, que tienen importantes premios”, que permitieron equipar las pistas de Tandil y Azul con los que entregan en eventos intermedios de los hipódromos centrales. “La ley establece un porcentaje para premios y otro para obras”, explicó.

Sostener la calidad

Frente a este escenario, el dirigente del turf adelantó a este Diario que la comisión directiva comenzó a evaluar “de qué manera reducir los costos de funcionamiento sin afectar la calidad que se brinda en materia hípica y de desarrollo de actividad paralelas”.

Y advirtió que, en la medida en que esa reducción “nos permita llevar adelante la misma calidad del espectáculo que estamos haciendo, seguiremos con la administración del hipódromo; de lo contrario, vamos a evaluar la continuidad como Jockey Club Azul en la administración de Tandil”.

No obstante garantizó que cumplirán con una serie de encuentros con los responsables del Club Hípico local. “Sería una suerte de condicionamiento de nuestra continuidad o no dentro de la administración”, ratificó Zaffora.

“Creemos que el nivel de subsidios no se va a mantener sino que va a ir a la baja”, motivo por el cual comenzó una exhaustiva revisión de la planificación por reunión y anual “para ver qué costos podemos ajustar para mantener la misma calidad”.

Si ese potencial recorte del fondo “nos permite tener el mismo nivel de calidad en la prestación, por más que tengamos que ajustar algunas cosas, lo vamos a seguir haciendo”.

En caso contrario, si el escenario por definir demuestra que “tenemos que resentir la calidad de lo que hacemos, no vamos a seguir porque no queremos tirar por la borda todo el trabajo que hicimos en estos dos años de posicionamiento y jerarquía”.

Por último, Zaffora indicó que en enero suspendieron la actividad en Azul y en Tandil por una demora en el pago del Fondo Reparador del Turf correspondiente a los meses de noviembre y diciembre.

Cerca de regularizar la situación, adelantó que, en caso de continuar, en febrero se retomaría la actividad en forma normal.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario