Incertidumbre total sobre la resolución del conflicto que atraviesa la empresa Río Paraná

El Eco

Fue una jornada intensa, llena de incertidumbre y sin definiciones porque la reunión para definir el futuro de la casi centenaria empresa tandilense, Río Paraná, llevó más de lo previsto. En una oficina de la ciudad de Buenos Aires se produjo el encuentro que tuvo cara a cara a los principales actores de esta historia: Mario y Ezequiel Morel por parte de la empresa, miembros de la Unión Tranviaria Automotor y funcionarios de la Subsecretaría de Transporte bonaerense, no acudiendo a la cita el subsecretario de la mencionada cartera, Mariano Campos.

Esta ausencia generó más dudas en cuanto al futuro inmediato tanto en el mismo cónclave como en las oficinas que la empresa tiene en la ciudad, donde los trabajadores aguardaban novedades.

El tema primordial rondó en hacer efectivo aquel precontrato firmado y que fuera enviado a los distintos medios, donde la familia Morel accedía a la entrega del 80 por ciento de las acciones a Vía Bariloche, quedándose solo con un 20 por ciento de participación, a cambio de 800 mil pesos, haciéndose cargo los compradores del pasivo de la empresa que asciende a varios millones.

Lo escrito también hacía referencia a que ni bien se concretara la operación, se sumarían veinte unidades modelo 2013 al 2015 para mejorar el servicio. Claro que la situación tiene otras aristas y lo concreto fue que la definición se dilató mucho más allá de la medianoche donde los celulares no respondían los llamados que se hicieron desde Tandil, estimando los trabajadores que el acuerdo lejos estaba de producirse, con cada vez menos margen de negociación.

Espera

En las oficinas de Río Paraná los trabajadores junto al secretario general de la UTA Tandil, Gustavo Morales, aguardaron impacientes qué era lo que se resolvía en Buenos Aires.

Morales dijo al respecto que “la situación es de incertidumbre total porque hasta la media tarde estaba todo solucionado y ahora (NdR: cerca de la medianoche) nos dicen que se ha parado todo”.

Especificó que “el subsecretario de Transporte, Mariano Campos, que es uno de los principales responsables de esta situación, no se hizo presente en la reunión y dejó a los secretarios, por lo que lamentablemente seguimos igual”.
En cuanto al precontrato que se divulgó, el titular de la UTA local señaló que “nos sé quién lo hizo público”, para luego añadir que “sí había una fusión que leí en el diario cual era, porque sabía que se estaba en tratativas con tres empresas”.

Aseveró que “lo que nos llama la atención es que desde la Subecretaría de Transporte pongan piedras en la rueda para no solucionar este problema”.

En cuanto a los trabajadores sostuvo que “la gente está mal, nadie les acerca tranquilidad, y con mucha incertidumbre esperando novedades”.

Perder la ruta

Una de las cuestiones que se planteó en los últimos días es que Río Paraná al no estar ofreciendo el servicio que habitualmente realizaba por estar de paro, podría llegar a perder la ruta que habitualmente recorre la flota de micros. Al respecto indicó que “el señor Campos de la Subsecretaría de Transporte tiene esa posibilidad de caducar las líneas. Hoy (por ayer) se le llevaron los elementos para que esto no sucediera, por eso acá lo que plantean los trabajadores es que Campos está queriendo caducar porque ha negociado las líneas con alguna empresa”.

Aseguró que “a la mitad de la gente le falta cobrar los sueldos, con quienes se fusionaban iban a traer la plata y no lo hicieron. Estamos a 400 kilómetros y estamos vía telefónica esperando qué es lo que se resuelve”.

Por último expresó que “esta situación está trabada en las garantías que se habían dado y en la Secretaría de Transporte”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario