Jornada espléndida para el primer día del Encuentro de Mini Hockey en Independiente

El mutitudinario encuentro que desde hace 30 años organiza el club Independiente tuvo su primera jornada a pleno sol. Participan 190 equipos de niños y niñas de entre 9 y 12 años, que llegaron de todo el país para disfrutar de un fin de semana a puro deporte.

Mariano Leunda

Bajo un cálido sol, se inicio el 31er. Encuentro de Mini Hockey que organiza anualmente el club Independiente de Tandil. Con 190 equipos anotados provenientes de diferentes puntos del país, el predio de la avenida Avellaneda se inundó de niños acompañados por sus entrenadores y familias, que se acercaron a vivir un fin de semana de alegría y deporte en la ciudad serrana. Mas de 2500 personas se congregaron para una auténtica fiesta en la que los pequeños y el deporte en equipo fueron los grandes protagonistas.

“Estamos muy contentos con la convocatoria del evento. Pensamos que este año iba a bajar la cantidad de inscriptos por la situación, pero por suerte se mantuvo”, expresó el coordinador de hockey del club, Javier Perotti.

En 12 canchas acondicionadas para que los niños y niñas jueguen, se fueron repartiendo los equipos de jugadores divididos en categorías de acuerdo a sus edades: sub 10 y sub 12.

Pero por fuera de los perímetros en los que se disputaban los partidos, se vivía otra fiesta. Los padres, profesores y acompañantes alentaban a los pequeños y los ayudaban con sus cosas. Mate de por medio, atravesaron la jornada de la mejor manera, apoyando e incentivando el deporte en los “mini” deportistas.

Por amor al deporte

“Esta clase de encuentros son importantes porque el deporte ayuda a los chicos y sus familias. Tiene muchos valores: respeto, responsabilidad, compromiso, compañerismo, sirven para la vida. Apuntamos a los niños, todo es para ellos y las familias acompañan”, sentenció Perotti, orgulloso de lo logrado en los 26 años que lleva al frente de la organización del evento.

Tanto tiempo trabajando con chicos le ha dejado la satisfacción de ver sus caras de felicidad cuando corren detrás de la bocha y comparten tantos momentos con sus compañeros.

El entrenador explicó que el encuentro no es una competencia, sólo se juega para disfrutar y encontrarse con otros jugadores de diferentes lugares, enriqueciendo de este modo la propia experiencia. Al final, cada uno se llevará a su casa un recordatorio por haber participado.

“Es una edad para que aprendan los valores más allá del resultado. Creo que los resultados se logran después, a partir de eso”, sostuvo.

Hoy se jugarán los últimos partidos y se hará el acto de cierre, el broche de oro para este evento deportivo multitudinario que se logra gracias al esfuerzo mancomunado de las divisiones inferiores de hockey de Independiente y todos los que forman parte del club.

Como dijo Brisa, una rubia de 9 años de Puan que llegó a Tandil con su equipo, “lo importante es que estamos juntos”, resumiendo de un modo perfecto el espíritu del tradicional encuentro.

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario