La bacteria del estreptococo también generó pánico en Tandil e intentan llevar tranquilidad a la población

Ya son seis las muertes en el país, pero descartaron que se trate de una epidemia. La guardia del Hospital Santamarina se llenó de consultas y los especialistas advirtieron que eso es contraproducente. Remarcaron que esta enfermedad invasiva no es tan frecuente y los casos estuvieron relacionados, además, con otras infecciones graves. En Tandil no se registró ninguna afección a nivel pediátrico con estreptococo pyogenes hasta la fecha.

La infectóloga Florencia Bruggesser.

El Eco

La psicosis desatada por la bacteria estreptococo pyogenes también alcanzó a Tandil y ayer la guardia del Hospital Ramón Santamarina se llenó de gente que se acercó a consultar para descartar la infección. Ya suman seis los casos mortales, de los cuales cuatro fueron en la provincia de Buenos Aires y uno alcanzó a un adulto de 38 años.

Con la intención de llevar un poco de tranquilidad a la sociedad, la médica especialista en infectología Florencia Bruggesser, aseguró que esta enfermedad invasiva no es tan frecuente. De hecho el propio director de Epidemiología bonaerense, Iván Insúa, también insistió en que no hay epidemia, ni siquiera brote.

La experta estimó que lo que pasó con estos casos tuvo que ver un poco por la época, ya que siempre en torno al otoño y la primavera empiezan a aumentar este tipo de cuestiones, que tienen que ver más que nada con las infecciones faríngeas. Además, distinguió que los procesos estuvieron asociados a gripes, ya que muchos de los chiquitos estaban además coinfectados con Influenza de tipo A, un cuadro que predispone a las enfermedades invasivas, no solamente por esta bacteria sino también por neumococo y estáfilo.

Para comprender la habitualidad del germen, describió que cuando uno tiene las clásicas placas en la garganta también están relacionadas con el estreptococo, aunque se trata de un microorganismo que tiene diferentes clases o cepas.

Remarcó que lo fundamental es llevar un poco de tranquilidad a la población, destacando que se trata de patologías que los médicos ya conocen, y que potencialmente pueden evolucionar en casos graves. En este sentido, subrayó la importancia de tener pautas de alarma, que apuntan a la consulta médica en caso de faringitis, fiebre, manchas o infecciones en la piel. De esta manera informarse sobre si es necesario algún estudio o tratamiento antibiótico, y si ya está con algún procedimiento, es significativo prestar atención si la evolución es persistentemente febril, si el niño empieza a estar decaído, no quiere comer, denota manchas en la piel o presenta mala respiración. “Son pautas de alarma que habitualmente los pediatras manejan muy bien y en esos casos pueden volver a consultar”, avisó.

Lo mismo, si en la familia hay alguien con faringitis y otro integrante empieza con fiebre también sugirió consultar, ya que es muy frecuente que haya portación asintomática.

El colapso de las guardias

Tras los casos que tomaron conocimiento público a nivel nacional la sociedad de alguna manera entró en pánico y las guardias de todo el país se saturaron, lo que termina siendo contraproducente. Bruggesser sostuvo que, si algún chico empieza con fiebre, hay que tener en cuenta que muchas veces se trata de cuadros virales, con lo cual lo más importante es comunicarse con el pediatra y no ir a la sala de emergencias solo “por las dudas”, ya que ahí siempre está el riesgo de contagiarse alguna enfermedad.

“Estamos en invierno, está circulando el virus de Influenza y otros respiratorios, entonces si los síntomas son muy leves probablemente en vez de ir a consultar, se lleven algo de la guardia”, advirtió, por lo que indicó que lo ideal es siempre recurrir al pediatra, quien decide si medicar o no, o si tiene que volver a la sala de emergencia.

Varios de los casos, entonces, están específicamente asociados con infecciones de Influenza graves con complicaciones respiratorias, neumonía y líquido en los pulmones. Otro, en tanto, hizo un contagio invasivo, es decir que tenía la bacteria en sangre y en la piel.

Describió que se trata de microorganismos con un espectro muy amplio de enfermedades, y puede pasar de afecciones muy leves como las faringitis, el impétigo y la escarlatina, hasta otras infecciones más graves que son las invasivas y afectan mayormente a la piel y partes blandas. “Los infectólogos y médicos la conocemos muy bien, sabemos que tiene potencialidad de generar cuadros graves, pero no es lo más frecuente”, tranqulizó.

Incluso, se refirió a los contagios faríngeos correctamente tratados con antibióticos determinando que no es lo más frecuente que evolucione en una enfermedad invasiva.

Mortandad y abuso de medicación

Según informó la especialista, los análisis desde infectología, hablan un siete por ciento de mortalidad con respecto al estreptococo combinado con otras infecciones. De todas maneras, dijo que este año en Tandil no se ha registrado ninguna enfermedad invasiva a nivel pediátrico con estreptococo pyogenes hasta la fecha. Mientras que los años anteriores si ha habido entre tres y cuatro casos, aunque no han tenido mortandad.

Florencia Bruggesser señaló que es una bacteria muy susceptible a todos los anticuerpos, con lo cual la penicilina que es lo más básico para la faringitis funciona bien. Al respecto intentó frenar la psicosis de salir a comprar esos medicamentos compulsivamente, ya que su uso indiscriminado genera resistencia bacteriana. “De esta manera solamente se logra que una bacteria que es sensible a todos los antibióticos deje de serlo. Entonces, más allá de la virulencia de la tasa de probables casos graves, no queremos que se asocie además con la insensibilidad a los medicamentos”, alertó.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario