fbpx La campaña de prevención del Síndrome Urémico Hemolítico apuntó a los jardines de infantes – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La campaña de prevención del Síndrome Urémico Hemolítico apuntó a los jardines de infantes

“SUHmate: la prevención está en tus manos" llegó a su fin y logró un relevamiento de los 55 establecimientos educativos para niños de hasta cinco años. El proyecto apostó a educar para prevenir la enfermedad que puede causar la muerte en el 3 por ciento de los casos. Informaron sobre las poblaciones de riesgo, los métodos de prevención, síntomas y las formas de contagio de la bacteria Escherichia coli. Los últimos tres casos en Tandil.

Los expositores Sebastián Iezzi, de la Dirección de Bromatología y Zoonosis de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicen, y Manuela Beazley, del Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas,

El Eco

El pasado viernes se realizó el cierre de la campaña “SUHmate: la prevención está en tus manos”, destinada a concientizar y prevenir el Síndrome Urémico Hemolítico (SUH). El Salón de los Espejos del Centro Cultural Universitario fue la sede donde tuvo lugar la propuesta impulsada por el Municipio de Tandil a través del Sistema Integrado de Salud Pública, con participación de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicen. SUHmate nació a partir de la Red Nacional de Protección de Alimentos (Renapra), que forma parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), y en esta oportunidad el trabajo que plantearon estuvo más relacionado con la educación.

Los especialistas que encabezaron la presentación fueron Noralia Padola, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicen; Manuela Beazley, del Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas, y Sebastián Iezzi, de la Dirección de Bromatología y Zoonosis de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicen.

La campaña tuvo su primera etapa el año pasado, donde se realizó un relevamiento con encuestas en todos los jardines maternales y de infantes del partido de Tandil, escenarios elegidos debido a que el grupo etario más afectado por el Síndrome Urémico Hemolítico es el de niños menores de cinco años.

Lo hicieron en los 55 jardines que tiene la ciudad, entre públicos, privados y municipales, con la idea de dar un marco de prevención para esta afección. “Estos son espacios propicios para poder trabajar con directivos, docentes y todo el personal de apoyo, para visibilizar la enfermedad y conocer los puntos críticos a controlar para evitar la transmisión e infección”, explicó Federico Sánchez Chopa, director de Bromatología.

Según detalló, estos menores se encuentran en una edad en la que utilizan pañales o pasan tiempo en el arenero, situaciones donde existen prácticas de riesgo que favorecen la transmisión y diseminación del agente patógeno. Por otro lado, indicó que hay peligros asociados a la preparación y manipulación de fórmulas lácteas en la preparación de mamaderas y otros alimentos que se consumen en la institución.

Por último, alertó que se trata de una enfermedad que puede producir la muerte o dejar secuelas muy importantes. “Apuntamos a tratar de llegar a la comunidad, para que todos los ciudadanos de Tandil entiendan los riesgos y los puntos más importantes para evitar el contagio”, señaló.

Tres por ciento de mortalidad

Sebastián Iezzi, licenciado en tecnología de los alimentos y doctor en ciencia animal, hizo hincapié en el trabajo de relevamiento que se llevó a cabo el año pasado en esa población de riesgo que abarcan los jardines de infantes y los maternales. En este aspecto reconoció que se sorprendieron gratamente al notar los conocimientos adquiridos tanto por parte de los directivos, docentes y auxiliares en cuanto al manejo de alimentos, pañales y procesos de desinfección. “Encontramos algunos detalles edilicios que se podrían mejorar y que fueron informados al Consejo Escolar para poder avanzar en la optimización de esos aspectos”, determinó.

Por su parte, la pediatra Manuela Beazley destacó que la campaña también se hizo con el acompañamiento del Hospital de Niños y compartió sus conocimientos relacionados a  la enfermedad.

Lo más importante a considerar en cuanto a la prevención es que se trata de una afección que se contagia a través de alimentos contaminados con la bacteria llamada Escherichia coli. Sin embargo, agregó que hay que estar atentos porque se puede producir contaminación cruzada. Esto quiere decir que, alimentos crudos infectados pueden propagar el virus a otros víveres, ya sea a través de utensilios de cocina, o por compartir la bolsa, tener roce en la heladera o, incluso, puede darse de persona a persona. Este último caso suele darse principalmente por el mal lavado de manos, por eso es que la doctora destacó la importancia del aseo profundo y consciente.

“Es fundamental tener en cuenta que el SUH puede generar una afección renal muy grave en ciertos casos y que se puede prevenir con un eficiente lavado de manos, con buena cocción de los alimentos, ya que es una bacteria que al calor queda inactiva”, explicó Manuela Beazley.

En caso de que alguien contraiga la enfermedad, dijo que hay que tratar los síntomas, ya que no existe un tratamiento específico para este tipo de síndrome. Aunque destacó que las consecuencias dependen de la dificultad, advirtió que una de ellas puede ser grave y se trata de la insuficiencia renal, “llegando a ser la segunda causa de trasplante de riñones en niños”. Además, indicó que es una afección con un índice del tres por ciento de mortalidad, “que no es un número bajo”.

Los casos en Tandil

“Este año sufrimos tres casos de SUH en Tandil”, advirtió el director de Bromatología. Recordó que uno lo sufrió un nene de 18 meses, otro de 13 meses y un chico de 10 años. Tanto en el bebé de 13 meses como en el del niño de 10 años pudieron identificar el origen de procedencia del contagio. En el primer caso estiman que fue por gatear y moverse en el espacio de un tambo, y en el segundo, por comer un chorizo mal cocido.

Tal como explicó Federico Sánchez Chopa, “la bacteria productora de la toxina que genera la enfermedad se encuentra en la materia fecal de los bovinos”, que a la vez puede transmitirse a otros ámbitos, como por ejemplo la carne cruda, por eso la importancia de una buena cocción.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario