Inicio de clases

La canasta escolar subió un 25 por ciento y con alrededor de 1700 pesos se pude obtener lo más básico

El Eco

A pocos días de que comience un nuevo ciclo lectivo, el valor de la canasta escolar no escapó al proceso inflacionario del año. Si bien el listado de los artículos necesarios no ha cambiado en su composición, los precios de los productos han sufrido un incremento de hasta un 25 por ciento aproximadamente, en comparación con la misma época del 2017. Teniendo en cuenta los útiles y libros obligatorios, la suma para acceder a lo requerido rondaría los 1700 pesos.

Los textos escolares, que son para todo el año, estarían en torno de los 900 y 1000 pesos para escuelas públicas, mientras que para los colegios privados sería un poco superior. En tanto que el resto de la utilería, sin tener en cuenta las mochilas, podría conseguirse por un promedio de 700 pesos.

Según Raúl Baldovino, propietario de Librería Nancy, los valores en los productos de librería han subido hasta un 20 por ciento y estarían “dentro del parámetro normal de aumento”, diferenció que algunos están por debajo y otros, como los importados, están por arriba de ese porcentaje. Por otro lado, remarcó que ellos desde enero que no modifican ningún precio.

“Los que más han aumentado tienen que ver con los productos que salen en televisión”, contó, mientras que las resmas de papel solamente sufrieron un incremento del 8 por ciento en todo 2017. “Eso da la pauta que en la parte de repuestos y cuadernos no se ha registrado una suba tan significativa”.

Desde principio de febrero los padres ya se han puesto en campaña para conseguir todo lo necesario para el comienzo de clases de sus hijos, el movimiento en las librerías se fue notando cada vez más con el correr de los días y las ventas empezaron a crecer marcando que las vacaciones están llegando a su fin.

“Está viniendo mucha gente, desde el 5 de febrero que hay movimiento”, indicó Baldovino. En general las compras se suelen dar en dos etapas, la primera que consistiría en satisfacer la necesidad de los chicos, con respecto a ciertas elecciones donde buscan el personaje del momento para sus cartucheras, por ejemplo. Pero después, con lista en mano, se acerca alguno de los padres y compra tranquilamente el resto de los útiles.

Con opciones para todos los gustos y bolsillos, la oferta se amplía cada vez más, porque lo que resulta difícil marcar un parámetro sobre lo que eligen los clientes, porque es relativo.

“Hemos puesto a la venta una marca que está a la altura de cualquier cuaderno de primer nivel, con un papel de 90 gramos, a un precio más económico y se vende muchísimo, es un caballito de batalla”, destacó el dueño de Nancy. “De hecho, con el stock que trajimos en octubre pensamos que tendríamos cubierta la temporada, pero se agotó y tuvimos que salir a pedirlo otra vez”.

A medida que van pasando los compradores por la caja, Baldovino va analizando para llegar a la conclusión de que “una canasta con lo básico y elemental para un chico ronda los 700 pesos, sin contar la mochila que es lo más caro y generalmente no se compra todos los años”. O sea que, una familia tipo, con dos hijos en edad escolar, necesita unos 1400 pesos solamente para cubrir el requerimiento de artículos de librería para completar la mochila.

A esto hay que sumarle los libros obligatorios, que por su parte, han registrado una suba de 25 por ciento  y no se pueden cambiar ni buscar otras opciones. “El texto que se pide en el colegio está dirigido así que no hay elecciones”, sintetizó Alicia Laco de Alfa Librería. “Con un aproximado de entre 900 y 1000 pesos tienen los necesarios para todo el año”.

Para alivio de las familias, los planes de pago y promociones están a la orden del día. En el caso de Nancy, Baldovino detalló: “trabajamos con casi todas las tarjetas que nos han ofrecido. Faltaría que el Banco Provincia nos asegure que estamos dentro de su plan, ya que presentamos todo lo que requerían”. “La gente usa muchísimo las tarjetas, aprovecha las promociones y los descuentos”, remarcó.

 

La vestimenta

Un informe de la Defensoría del Pueblo bonaerense detalla que en relación a la indumentaria escolar, el guardapolvo blanco de primera marca talle 10 aumentó un 21 %, con un precio promedio de 470 pesos para la ciudad.

Asimismo, la compra de un conjunto deportivo básico de segunda marca talle 6 alcanza los 798 pesos, integrado por buzo azul marino (320 pesos), remera blanca (169 pesos) y un pantalón de jogging (309 pesos). A esto se le debe agregar el calzado que poniendo de ejemplo zapatillas línea colegial talle 27-23, tienen un costo que varía entre 300 y 700 pesos. En el caso de las simples de lona blanca talle 29-38, de marca tradicional, cuestan en promedio 650 pesos.

“Que la canasta básica tenga esta suba en un año no sólo supera las previsiones oficiales sobre la inflación, sino que también golpea el bolsillo de las familias que hace dos años no paran de sufrir aumentos en todos los servicios y en la mayoría de productos para cubrir sus necesidades básicas”, advirtió el Defensor del Pueblo provincial, Guido Lorenzino.

 

Los que más subieron

El mismo informe muestra que los mayores incrementos se dieron en los cuadernos forrados de 48 hojas y cuadernos de 80 hojas universitario, seguidos por los artículos de geometría como escuadras, reglas de 20 centímetros, transportadores y compás, luego los que sirven para dibujo como temperas, crayones y lápices de madera económicos, además del papel glacé y el repuesto de dibujo oficio blanco.

El informe también advierte que lo que no puede faltar en una mochila para empezar las clases suma tres cuadernos forrados de 48 hojas 57gramos de tapa dura; lápices de colores madera por 6 unidades; fibra escolar por 6 unidades; lapicera azul, negro, verde y rojo; lápiz grafito negro; goma para lápiz económica; goma para tinta/lápiz; adhesivo vinílico de 30 grs.; escuadra, regla y transportador; sacapuntas de plástico; temperas por 8 unidades; carpeta de dibujo y repuesto de hojas.

 

Nuevas forma de adquirir

Últimamente con el desarrollo de las redes sociales como servicio de compra y venta de todo tipo de productos, también se han visto páginas que ofrecen los manuales escolares nuevos o usados, o  en algunos casos hasta de intercambio, como así también útiles, uniformes de los colegios y escuelas de la ciudad y zapatillas.

Sin embargo, muchos coinciden en que esta metodología suele generar confusiones y no siempre se adquiere lo que se esperaba. De esta forma, los comercios siguen destacándose por ese valor agregado de poder ver los productos, comprobar la calidad y funcionamiento, además de tener el asesoramiento personalizado de los vendedores.

Si bien esta modalidad “on line” es cada vez más recurrente y se va perfeccionando con el tiempo, Alicia Laco sostuvo que en su caso la librería “no se ha visto afectada en las ventas y hasta ahora se han mantenido iguales”. “Hay que tener en cuenta que cerca de un 60 o 70 % de los libros que se utilizan en las escuelas son donde los chicos tienen que escribir, y solo se podrían reutilizar tras un largo trabajo de borrar cada página”, explicó.

Por otro lado, también se están gestionando algunos movimientos para promover la donación de elementos en desuso, pero en buen estado, para aquellos que lo necesitan y no pueden acceder. Es el caso por ejemplo de la fundación Fonbec. Así fue que en conversaciones con El Eco Multimedios Gisela Urrutia contó que “la idea de la colecta es darle otro uso a los útiles que la gente tiene en su casa”. “La intención es ayudar a los chicos que, con los libros que le piden y todo el listado, puedan estar aliviados al momento de empezar las clases y tengan todo lo necesario”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario