La Cepit proyecta duplicar a 3200 la cantidad de trabajadores del sector informático para el 2020

Desde el Polo Informático local aseguraron que Tandil es tierra fértil en el mundo de la Tecnología de la Información y Comunicación. Actualmente el sector cuenta con 1700 puestos de trabajo activos. Buscan incentivar la elección de las carreras en sistemas, ya que la demanda crece como “un puente firme hacia el futuro”. El año pasado la matrícula en Exactas aumentó un 14 por ciento.

El Eco

Con el objetivo de que más personas se inclinen a formarse en la industria del software, desde la Cámara de Empresas del Polo Informático Tandil (Cepit) elaboraron un informe motivador que denota la necesidad de muchos talentos preparados para el sector.

De esta manera, Maximiliano Cortés y Cintia Scoles, presidente y gerente de la entidad respectivamente, aseguraron que Tandil es tierra fértil en el mundo de la Tecnología de la Información y Comunicación (TIC).

En un contexto global de cambios en el paradigma del mundo del trabajo, donde muchos oficios dejarán de existir y darán paso a nuevas tareas, sumado a un país donde el desempleo golpea de forma directa a las nuevas generaciones, aseveraron que la Industria del Software de Tandil cuenta con la oportunidad inigualable de construir, de forma igualitaria y equitativa, un puente firme hacia el futuro. “Será la labor de todos los actores que las madres de los jóvenes de hoy digan con orgullo ‘mi hijo el programador’”, consignaron, relacionando la importancia de la profesión con aquellos tiempos en que se reflejaba la aspiración de las familias con la frase “mi hijo el doctor”, surgida la de la obra homónima del dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez.

“Uno de los aspectos imprescindibles para poder acompañar a la cuarta revolución industrial es la sinergia con las que todos los sectores determinantes de una sociedad deben trabajar”, manifestaron. En ese aspecto, destacaron que el ecosistema de la ciudad se presenta como ideal de la mano de la Universidad del Centro de la Provincia de Buenos Aires (Unicen), la Cámara de Empresas del Polo informático de Tandil (CEPIT) y el Municipio local, ya que conforman el conocido triángulo de Sábato, donde trabajan en conjunto con el objetivo de crecer.

Si bien el trabajo mancomunado lleva décadas, en 2015 se formó una Mesa Ejecutiva de Trabajo que incluye el Plan Estratégico de Software y Servicios Informáticos de Tandil – Pessit 2015-2023, un acuerdo articulado que sentó las bases para el crecimiento del sector TIC. Este año, además, se formalizó oficialmente el funcionamiento de un directorio que oficiará como órgano deliberativo para la toma de decisiones y ejecución de las políticas vinculadas a dicho Plan.

Por otro lado, los expertos enfatizaron que mientras las empresas crecen y proyectan la creación de al menos 1500 nuevos empleos dentro de los próximos cuatro años, Cepit adhiere en la implementación del Plan 111 Mil del Gobierno Nacional que impulsa la certificación de competencias y cuenta con alcance nacional. Por su lado, la Unicen  sumó a sus prestigiosas carreras de grado y tecnicaturas que permiten una más rápida inserción laboral.

 

Un mercado laboral a duplicarse en 2020

La Cámara del Polo Informático cuenta actualmente con 50 empresas asociadas, más de 1700 empleados y una proyección de 3200 para el 2020.

“El punto de inflexión hoy en día de una familia que tradicionalmente está en un estrato social bajo es el chico que estudió Sistemas, ya que la profesión naturalmente implica un ascenso social”, explicaron desde Cepit. Incluso manifestaron que el sueldo mínimo de un empleado local supera el precio de la canasta básica para una familia tipo de cuatro miembros. “Hoy en día, según las cifras del INDEC, una familia necesita 16.000 pesos para no ser pobre, y un programador junior comienza ganando 20.000”, motivaron. Por eso es que, dentro de las líneas de trabajo, ofrecen oportunidades e incentivos para que los estudiantes que ingresan a las empresas terminen sus carreras.

Para este desarrollo, destacaron a la Universidad del Centro que cuenta, entre sus ofertas académicas, con la carrera de Ingeniería en Sistemas. “El rector Roberto Tassara aseguró que este año, tanto en las carreras de grado como en las tecnicaturas, la demanda creció de manera considerable”, dijeron, asegurando que los inscriptos crecieron en esa casa de estudios un 14 por ciento con respecto al año pasado, subiendo de 572 a 654. En Sistemas, además, el crecimiento de la matrícula durante 2017 fue consecuencia de la implementación de carreras cortas como la Tecnicatura Universitaria en Desarrollo de Aplicaciones Informáticas (Tudai), al tiempo que este año el aumento fuerte se dio en la carrera de Ingeniería, ya que pasó de 228 a 417 sobre el total de 654 inscriptos en Exactas.

 

Puente hacia el futuro

“Producto de la revolución del conocimiento, la Industria del Software es hoy uno de los puentes más firmes hacia el futuro”, resaltaron Cortés y Scoles, además de los cambios tecnológicos y la transformación digital que implica.

En este sentido, recordaron los conceptos de Aníbal Carmona, presidente de la Cámara de la Industria Argentina de Software (Cessi), quien colocó a la industria tecnológica como eje de la movilidad social de la sociedad actual. Asimismo fue el que designó que uno de los desafíos del sector es el de empezar a posicionar la Argentina de “Mi hijo el Programador”, explicó. Según postularon, la transformación digital se convertiría así en una de las grandes armas contra la pobreza, abriendo un panorama de oportunidades, recordando que solamente el salario de un junior supera el valor que propone el Indec como línea de pobreza para una familia tipo.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario