La colectividad croata en Tandil, entre el recuerdo de sus antepasados y la ilusión de ser campeones

El Mundial de fútbol, además de alegrarlos por alcanzar una final donde no pensaban estar, los hace repasar la historia de sus antepasados. Quienes habitan el suelo serrano recordaron a sus familias, los que escaparon de la guerra o por un mejor bienestar llegaron a este continente.

El Eco

 

El actual Mundial de Fútbol que hoy llegará a su fin, tendrá a Francia y Croacia disputando cuál de los dos equipos se adueñará de la copa y el título que lo consagrará como el mejor de todas las selecciones que participaron en este campeonato.

En Tandil, la colectividad croata lo vive con muchas ilusiones y expectativas teniendo en cuenta que nadie tenía como candidata a su selección para llegar al último juego.

Pero más allá del fútbol, para Susana Suffredini, Sonia Toncovich, Carolina Sorich y Guillermo Cravea, quienes tienen descendencia croata, lo que está aconteciendo en lo deportivo les hace recordar a sus antepasados y la llegada a este continente.

Señalaron que “es una sorpresa por demás agradable ya que la selección de Croacia no era candidata, es algo que nos llena de alegría y nos hace vivir el Mundial de vuelta tras la eliminación de Argentina ya que para muchos el torneo terminó. A nosotros nos quedó esto y nos sentimos muy contentos”.

Las mujeres aseveraron que “después que quedó Argentina fuera de la competencia, es como que regresó la nacionalidad de los abuelos”. Sorich manifestó que “en nuestro grupo se notó esa situación de la gente grande recordando a sus papás, a sus abuelos, eso resulta muy lindo”.

Toncovich soltó que “las mujeres apostamos fuerte con la presidenta y la manager, pero especialmente con mucha alegría y apostando al día domingo con toda la ilusión”. Agregó que “es un honor representar a la colectividad ya que soy la presidenta de la Unión de Colectividades. Desde chica estamos trabajando, primero comenzó nuestro tío representando a la colectividad y posteriormente nos fuimos sumando. Hoy en día estoy como presidenta y es algo muy lindo”.

 

Antepasados

 

Consultada Sorich sobre sus antepasados, contó que “en 1926 llegaron mis bisabuelos a Los Pinos, un pueblo que está en Balcarce. Posteriormente, en 1933, viajaron hacia Tandil y ahí se instaló mi apellido”.

Toncovich y Suffredini son primas, y señalaron que “su papá y mi mamá -contó Toncovich- eran hermanos, para la Primera Guerra Mundial vino el abuelo y unos años después llegó la abuela. Se instalaron en Tandil en el mundo de las canteras y más tarde se vinieron para la zona céntrica. Siempre tratamos de conservar las tradiciones y lo que los abuelos nos legaron. Además están presentes en la ciudad a través de las obras, porque los croatas recuerdan al mundo de las canteras, por ejemplo, los pilotes en la subida al Parque Independencia o los empedrados, todo eso nos hace acordar a nuestros ancestros”.

Suffredini dijo que “somos familia hace muchos años al igual que el resto de la colectividad como Paskvan, Radetich, Supán, Ghezzan, Blazina, Malinarich, entre otros”.

Cravea señaló que “en mi caso, mi abuelo Esteban Skeich vinieron de Croacia con mi abuela que se llamaba Paulina Supán. Trabajaron en la cantera y luego se vinieron a la ciudad. Tuvieron ocho hijos, de los cuales cuatro mujeres viven y una es mi mamá”. Recordó que “tuve la suerte de ir el año pasado, nuestra familia es de Split, una ciudad muy linda ubicada en el mar Adriático. Realmente nos encantó y más el haber tenido la posibilidad de ir a la casa donde nació mi abuelo, donde viven primos hermanos de mi madre que fueron quienes nos recibieron. Lo pasamos fantástico y toda la costa Dálmata es encantadora y digna de recorrer”.

 

La colectividad

 

Aseguraron que “la colectividad tuvo su época inicial en el salón del Centro Yugoslavo y en la actualidad se armó un grupo donde se ha sumado mucha gente joven, que es lo más importante y lo que necesitamos para que siga la tradición que nosotros llevamos muy adentro. Realmente están trabajando mucho y es la primera vez que se pudo llevar a cabo que una persona enseñe el idioma, que es algo muy difícil”.

 

Expectativas

 

Para la definición ante la selección de Francia, remarcaron que “estamos pensando en juntarnos para ver la final, si bien hay gente de la colectividad que tendrá algún otro compromiso familiar, estábamos hablando de poder mirar la final y disfrutar. Ya al lugar que llegó Croacia estamos por demás satisfechos, ya que es un país de 4 millones de habitantes y que tenga la alternativa de alcanzar una final tan importante es increíble. Será un juego visto por millones de personas en todo el mundo”.

Remarcaron que “el croata es muy tranquilo, introspectivo y ha realizado trabajos muy duros, como para que las nuevas generaciones se vayan templando. Hay muchos valores de la colectividad que son buenos de transmitir”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario