La comunidad de la parroquia del Carmen junta firmas para que vuelvan los padres Thomas y Joy

Una vez conocida la noticia de que el párroco de la parroquia del Carmen, Thomas Ayankudy, y el sacerdote Joy, de la misma comunidad habían dejado el país y estaban instalados nuevamente en la India, su país de origen, la feligresía tandilense se conmocionó.

Se habló de acusaciones ante el obispo de la Diócesis de Azul, monseñor Hugo Manuel Salaberry y de que él mismo habría instado a realizar denuncias penales. Sin embargo, hasta el momento no se conocen los motivos.

El Obispo, quien se había comprometido de palabra a explicarle a este Diario las razones de la acefalía parroquial, no lo hizo. Nunca brindó una explicación oficial a pesar de las reiteradas llamadas realizadas a la Diócesis de Azul y de la movilización que se generó en la comunidad del Carmen.

Hace poco más de cuatro años la parroquia del Carmen pasó a la órbita de los Carmelitas de María Inmaculada, una orden de origen indio con un fuerte carisma misional. De ese modo, llegaron de la India los padres Thomas y Joy

Tristes y acongojados

Fue a través de las redes sociales que circuló la noticia de que en la parroquia se iba a realizar una reunión para juntar firmas a los efectos de remitirlas, junto con una carta, a monseñor Salaberry.

Y fue así como este Diario se trasladó a la parroquia para interiorizarse respecto a los resultados de la reunión. Una integrante de la comunidad aseguró que fue llegando mucha gente para firmar, a veces sin leer siquiera la petición. “Nosotros queríamos explicarles porque se trata de que el Obispo pida que regrese el párroco a la ciudad. Estamos desconociendo el porqué no está más y nos ha desconcertado tanto la situación que estamos muy tristes, acongojados”, describió.

“Venía gente hasta
del Conurbano”

Señaló que para el 20 de enero, donde se terminará la recolección de firmas, se sabrá cuántas hay. Por el momento son alrededor de mil sin que se haya enviado aún a todos los templos de la ciudad para que los feligreses tengan la oportunidad de unirse al reclamo.

La misma fuente confió que hasta el momento en que estaba el padre Thomas al frente, para las misas de sanación, no solo venía gente de la comunidad parroquial del Carmen sino de todos los templos de la ciudad. Llegaban ómnibus de Hinojo, Olavarría, Azul, Rauch, entre otras ciudades, y hasta del Conurbano bonaerense.

“Asimismo, con nuestra firma damos testimonio de la calidad humana del padre Thomas, de su incondicional vocación de servicio a Dios y a su pueblo que le fue encomendado. Damos testimonio de la unidad que logró en la parroquia, de sus dones y carisma puestos al servicio de los más necesitados, enfermos, desahuciados, ancianos, moribundos, estando siempre a total disposición para administrar los sacramentos a aquel que los necesitó”, indicaron en la nota.

“También damos testimonio de las innumerables bendiciones, conversiones a la fe y sanaciones físicas, psicológicas y espirituales que nuestro Señor Jesús ha hecho a través de las misas de sanación que el padre Thomas viene celebrando desde hace cuatro años”, resaltó el texto que es parte de la carta que irá a manos de Salaberry con las firmas que se junten hasta mediados de enero.

Hay testimonios
de sanación

La misma fuente relató que “fuimos a hablar con el Obispo. Quisimos saber de qué trataban las denuncias, pero no lo aclaró. Y de un día para otro, no estuvimos más con el Padre. Teníamos contacto con los dos -Thomas y Joy-, los veíamos diariamente, y ahora rezamos mucho y esperamos que vuelvan. Nos dijeron que teníamos tres opciones: peticionar ante el Obispo, esperar un par de meses para ver qué pasaba o no hacer nada. Y decidimos convocar a la comunidad para juntar firmas”.

Sobre si hay testimonios de curaciones de Dios a través del padre Thomas, expresó que “solamente le cuento una, pero hay muchísimas más. A una persona que viene a la parroquia le descubrieron cáncer de hígado y le dieron seis meses de vida. Es un sacerdote santo y para Dios no hay nada imposible. La señora hace dos años y medio que está sana. El cáncer desapareció. El padre Thomas tiene el carisma de la sanación”.

Consultada sobre la posibilidad de que al ver que el mayor movimiento de fieles era hacia la parroquia del Carmen y esto pudo causar preocupación por parte de otros templos, dijo “no manejar esa teoría”. Sin embargo, aseguró que en las misas de sanación todos los 26 se juntaban más de 500 personas durante la celebración.

Habrá que esperar entonces hasta el 20 de enero, fecha límite para recaudar firmas, la posterior entrega de la carta al obispo Salaberry y la respuesta del mismo. Ya que hay toda una comunidad que no sabe porqué los padres Thomas y Joy dejaron la parroquia, pero estaría dispuesta a que regresaran si Monseñor así lo decidiera.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario