La feligresía tandilense participó de los actos por el Día de la Inmaculada Concepción de la Virgen

Con una serie de actividades programadas, tal como todos los 8 de diciembre, un día de especial regocijo para los católicos y muy en particular para Tandil ya que se venera a su patrona. Por la mañana la imagen de la Virgen recorrió distintos centros de salud, para que aquellos que no pueden asistir a la procesión, por estar internados o porque trabajan, ofrezcan un rezo o una plegaria. Su primera parada fue en la Clínica Chacabuco, siguiendo luego por el Sanatorio Tandil, el Hospital Municipal Ramón Santamarina  y calles céntricas, regresando al mediodía para esperar por la procesión de la tarde.

Un equipo de El Eco de Tandil se acercó a la Iglesia Matriz para dialogar con el párroco Marcos Picaroni en el interior del templo. Esto decía: “Celebramos a María Inmaculada que es la patrona de esta Parroquia precisamente, pero también de toda la ciudad desde la fundación del Fuerte, su imagen estuvo vinculada a este lugar, a este suelo”, comenzó diciendo el sacerdote y prosiguió “La Inmaculada es el triunfo de Dios sobre la muerte, el pecado y el mal y representa la victoria. Los versos del himno a ella lo explican muy bien en el sentido de esta fiesta. Y dicen: ´Inmaculada para ser libre y disponible para el Señor. Inmaculada para brindarte íntegramente al reino de Dios. Inmaculada madre y hermana. Inmaculada para escuchar el grito ardiente del oprimido, de la voz del mundo pidiendo paz´. Son versos hermosos que nos hablan de la misión de la Virgen, primero madre de Jesucristo, y después se hace nuestra madre y nos va guiando, enseñando, fortaleciendo, animando en nuestras luchas por el bien, por la paz…”

-Paz. Difícil de conseguir en este mundo globalizado. Oprimidos, cada vez son más…

-Solos no podemos. Y por eso el papa Francisco nos habla de la cultura del encuentro, no de la competencia, no de la enemistad. Cultura del encuentro significa que poniéndonos de acuerdo se buscan los caminos para las situaciones de injusticia, desigualdad. Eso por un lado. Por el otro, el rosario por la calle tiene como eje la paz, pensando en cada continente, con sus desigualdades, su guerra, su hambre. Cada uno tiene problemas distintos, por eso vamos a rezar por la paz junto con todas las comunidades parroquiales de Tandil y los niños de primera comunión que han venido con sus familias y catequistas.

 

La columna en marcha

Ya fuera del templo, pasadas las 17.30, las más de 500 almas reunidas  se preparaban para comenzar a transitar la procesión hasta llegar al Anfiteatro Municipal Martín Fierro. Distintas parroquias, templos de la ciudad, así como escuelas y colegios y comunidades religiosas, instituciones, portando sus imágenes comenzaban a darle un toque de color hasta llenar todas las gradas del espacio público ubicado en las laderas del Parque Independencia.

Se lo vio muy distendido y feliz de participar, en esta oportunidad caminando todo el recorrido,  al padre Raúl Troncoso; en tanto, Fernando Lede Mendoza y el obispo Hugo Manuel Salaberry se unieron a la columna bajando las escalinatas del Anfiteatro para acompañar a la imagen de la Inmaculada.

 

Regocijo

Entre cánticos, rezos e intenciones, el encuentro fue tomando forma hasta que llegó el momento de la Misa concelebrada en honor a la Patrona de Tandil y la posterior  suelta de palomas -de cartulina- con los colores de todos los países del mundo.

Y, de este modo, una vez más la feligresía tandilense honraba a la Virgen como mejor sabe, agradeciéndole por ser la mamá de Jesús y la patrona de la ciudad.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario