La incertidumbre por el temporal atentó contra la tradicional Feria Navideña de Conin

Durante la jornada de ayer se llevó adelante una nueva edición de la Feria Navideña de Conin, que este año, por primera vez, se realizó en el edificio de la Escuela 501, situado en Lamadrid 161.

En esta oportunidad, fueron 32 los stands que exhibieron sus productos, con una gran variedad, tales como objetos de cerámica, adornos en chapa; ropa para dama, bebés y hombres, almohadones, patchwork, esencias y ropa interior, entre otros.

Victoria Quillehauquy, de la ONG Conin, explicó que “la llamamos Feria Navideña, pero si bien hay algunos stands con productos de Navidad, hay artículos de todo tipo”.

“Este año tuvimos 32 stands, más o menos igual que otros años, el número lo mantenemos porque los espacios son más o menos los mismos”, indicó.

En cuanto a la cantidad de gente que los visitó a lo largo de la jornada,  afirmó que “la verdad es que este año el tema meteorológico nos jugó una mala pasada. Con todo lo que se difundió, creemos que a la gente la atemorizó la salida, así que tuvimos buen movimiento a la mañana, a la tarde se frenó y luego de las 18 volvió a ingresar gente. Fue bastante irregular”.

“Hay algunos que vendieron muy bien y otros más o menos, pero en general todos los feriantes están muy contentos. Tenemos muchos que nos han acompañado todos los años, algunos nuevos y todos tienen claro que más allá de la venta de los stands, es un evento solidario”, enfatizó en diálogo con El Eco de Tandil.

En cuanto a los emprendedores, eran todos de Tandil menos uno que llegó de la vecina localidad de Azul.

 

Los proyectos

En cuanto al destino de los fondos recaudados, Victoria Quillehauquy contó que, aparte del desarrollo cotidiano de las actividades de la ONG, están embarcados y todos los esfuerzos están puestos en la construcción del primer centro Conin en Tandil.

“Estamos a full con la construcción, y todos los ingresos van para ahí. Esperemos en marzo o abril estar funcionando en ese edificio, que está ubicado en Darragueira y Vistalli. Ya está todo techado”, sostuvo.

 

Ventas “flojas”

María Julia, una de las emprendedoras, contó que participa hace 5 años de la feria. “Fabrico ropa para niñas y remeras de hombre, y hoy fue un día complicado porque hizo mucho calor y luego vino tormenta, así que hubo poca gente, pero igual nos han venido a visitar. Hay gente que ya nos conoce y viene dispuesta a comprar sus regalitos de Navidad y otras piden los teléfonos para contactarnos más adelante”, señaló.

Por su lado, Antonella González afirmó que las ventas estuvieron “medio flojas debido, creemos, a la condición climática, pero algo hemos vendido”.

“Nuestro emprendimiento es Divino Don, son masas artesanales infantiles, no es tóxica, es una masa cosida. Somos docentes de inicial y nos dedicamos a hacer masa para chicos. De esta feria es la primera vez que participamos, pero desde mayo hemos participado de varias”, explicó.

 

Ayudar a la comunidad

En tanto, Beatriz Renis explicó que “nuestro emprendimiento surgió por un taller creativo al cual concurrimos, de la diseñadora Gabriela Lorenzo, y hacemos artesanías en cerámica, reciclado de muebles, adornos, también se agregó una compañera que tiene bijouterie”.

“Nuestros productos son todos muy originales. No van a encontrarlos fácilmente”, destacó.

Por otro lado, sostuvo que el día no los ayudó por el clima, debido a que hizo mucho calor y a la amenaza de tormenta que finalmente llegó por la noche.

“La meta es también ayudar a la comunidad porque Conin hace un trabajo muy importante y lo mismo en Sans Souci, donde también participamos, que se ayuda  a mantener el predio”, enfatizó.

Silvia Valle agregó que “yo he venido a ferias de Conin como compradora y siempre había mucha gente, pero no nos ayudó el tiempo, el alerta meteorológico”.

Además, contó que si bien iniciaron la actividad como un hobby, terminó siendo una interesante salida laboral. “Se presentó esta posibilidad y nos gusta. Lo pasamos muy lindo”, afirmó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario