La lechería cerró un año “pésimo” por las devaluaciones y el precio final del producto

Desde la Cuenca Lechera Mar y Sierras destacaron los problemas que se generaron con la suba del dólar y el precio de los granos, en un sector que ya venía en problemas. Además informaron sobre una deuda millonaria, superior a los 18 millones de pesos, por parte de la empresa Sancor con productores lecheros de la zona.

El Eco

Alejandro Stéfano, miembro de la comisión directiva de la Cuenca Lechera Mar y Sierras, dialogó con El Eco Multimedios y trazó el complejo panorama que vive el sector, con un 2018 signado por el aumento del dólar (y por consiguiente del precio de los granos) y el problema que se registra desde hace un mes con la empresa Sancor y una millonaria deuda con productores lecheros de la zona.

“Hemos tenido un año muy duro, como toda economía de producción que tiene ligados a los precios con el dólar. El aumento del 105 por ciento anual con las devaluaciones nos ha castigado fuertemente a nosotros, porque en primera instancia elevó el precio de los granos, básicamente maíz y soja, que son el insumo fundamental. Casi el 50 por ciento de nuestro gasto está dado por la alimentación. Para acomodarnos de estas situaciones se tiene por lo general de 4 a 6 meses. Desde ese punto de vista fue un golpe muy fuerte”, dijo Stéfano.

También resaltó que “los precios no aumentaron, recién lo hicieron en septiembre u octubre, la leche se plantó y eso se debe a la comercialización de la leche en donde nosotros no vendemos, sino que entregamos el producto y después nos dicen cuándo y cómo nos pagan. No sé cuántas personas podrían tener este sistema de comercialización que tenemos nosotros”.

Stéfano aseguró que “termina el año pésimo”, aunque aclaró que “podría haber terminado catastrófico, pero verdaderamente lo que nos ayudó actualmente para palear todas estas circunstancias ha sido el clima. Porque si hubiésemos tenido un clima seco, donde ahora no podríamos tener algo de pasto, verdaderamente el cierre habría sido masivo de tambos, porque no se podría aguantar subsidiando el pasto con alimentación de tipo de grano”.

El miembro de la Cuenca Lechera Mar y Sierras subrayó que “es una economía regional que se basa en los precios del grano. Si el grano está por las nubes, esta economía regional básicamente estará siempre igual” y agregó que “el mercado está totalmente desvirtuado en cuanto la oferta y la demanda. Se habla mucho de la exportación, pero tampoco está solucionando ni soluciona los problemas del mercado interno, ya que el precio internacional no es el suficiente y también porque a las fábricas les conviene volcarse al mercado interno porque es más sencillo”.

Deuda millonaria

Por otra parte, Stéfano detalló un problema que vienen registrando desde el 5 de diciembre pasado: “En toda la zona, la empresa Sancor ha dejado de pagar a los productores. Acumuló una deuda en nuestra Cuenca de más de 18 millones de pesos y en las zona cercanas de otro tanto. Se está dejando que la fábrica entre en diferentes zonas, retiren leche y de buenas a primeras no pagan y ni siquiera dan alternativas de poder cobrar”, señaló y destacó que “ahora estamos ante el Ministerio de Agroindustria, la Secretaría de Comercio, la Secretaría de Lechería de Nación y Provincia, haciendo todo tipo de gestiones para que esto no suceda, para que no se vuelvan a vivir estas situaciones, pero sin embargo no pasa nada, no nos hacen caso. No sé si no hay voluntad o no hay forma de parar esta situación”.

Según resaltó Stéfano, “acá se puede hacer una denuncia y un montón de cosas más, pero Sancor sigue destrozando productores por todo el país. Esto para nosotros es un tema de defensa a lo que cueste. Tenemos que lograr que esta fábrica en particular, al igual que otras que puedan trabajar de igual forma, no vuelva a levantar leche, por lo menos, en la provincia de Buenos Aires”.

Desde que se registró la situación, “la leche se entrega a otras fábricas, pero pasa lo mismo que venía pasando antes. Cuando Sancor entró en el mercado de la Cuenca Lechera Mar y Sierras, la leche ya estaba con un precio bastante reprimido y ellos vinieron ofertando un precio mayor y todas las fábricas enseguida se pusieron al mismo nivel. Ahora la competencia no existe. Se empiezan a cartelizar las fábricas y no importa nada”.

El miembro de la Cuenca Lechera Mar y Sierras recordó además que “hace más de 20 años ha tenido varios problemas Sancor en la zona. También en la zona centro de Santa Fe. Es una fábrica que está en convocatoria. Pero vemos que lo que están haciendo en la provincia de Buenos Aires no tiene ningún tipo de control”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario