fbpx La Protectora de Animales cierra un buen año y apuesta al trabajo en red con las instituciones – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La Protectora de Animales cierra un buen año y apuesta al trabajo en red con las instituciones

El presidente de la entidad abocada al cuidado de animales en situación de vulnerabilidad, realizó un balance positivo del año que se termina, en el que se destacaron las mejoras de equipamiento, infraestructura y recursos profesionales concretadas en la sede. Las castraciones y la adopción responsable siguen guiando el trabajo de la institución, que trabaja de manera mancomunada con la Universidad y el Municipio.

Gustavo Desiati, presidente de la Protectora de Animales Tandil (PAT).

El Eco

La Protectora de Animales Tandil (PAT) puede dar cuenta este 2018 del transcurso de un ciclo razonablemente bueno, que no le impidió avanzar en sus propósitos pese a las reinantes complejidades del contexto económico actual.

Dentro de las mejoras y nuevas incorporaciones destinadas a mejorar la calidad de la atención a animales brindada en la entidad se destaca la inauguración del tercer consultorio en las instalaciones de Almafuerte 2760  y la adquisición de importantes insumos para el quirófano y laboratorio: una Bolsa Ambú (resucitador), un refractómetro, un ozonizador y un aparato microcentrifugador.

Estos aportes de infraestructura y equipamiento -realizados con la contribución de los socios y los fondos generados a partir de las atenciones clínicas allí dispensadas- se sumaron para ofrecer mayor capacidad de respuesta frente a las demandas que surgen de manera diaria. En esta línea se inscribe el convenio sostenido desde hace seis años con el Hospital Escuela de Pequeños Animales de la Facultad de Veterinaria de la Unicen, que proporciona asistencia en casos de alta complejidad, como fracturas y patologías graves.

Las tareas de la entidad

Este año también se incorporó una  médica veterinaria de la casa de estudios que concurre a la sede de PAT semanalmente  con dos alumnos  para trabajar con los profesionales de la protectora y de esta manera producir otros modos de entender la atención y el tratamiento que se propician en una institución de estas características.

“Atendemos casos de bajos recursos o perros de la calle, los alcances son menores, nos tenemos que  arreglar con otro tipo de medicación y otros tiempos, pero todo funciona bien- Lo hacemos pensando en que todas  las personas puedan tener bien a su perro y no lo larguen a la calle por una cuestión económica”, profundizó Gustavo Desiate, presidente la Protectora de Animales Tandil, en comunicación El Eco de Tandil. En el caso de los animales en situación de calle, si bien la protectora no funciona como guardería, acude al animal ya sea para su castración o curación.

Aunque solamente cinco canes residen en el ámbito de la entidad de modo permanente, hay una alta rotación de animales en tránsito, que se recuperan de las intervenciones quirúrgicas o tratamientos. Muchos de ellos corresponden a la población canina callejera, que son atendidos de manera gratuita y  devueltos a su lugar de origen castrados, vacunados y desparasitados, objetivos a los que apuntan como institución para minimizar los riesgos y evitar que haya descendencia en esas condiciones. “Los perros pueden quedar en la vía pública, porque no hay adopciones suficientes, pero al menos no se reproducen”, manifestó.

Para el referente de la organización es imprescindible tomar conciencia  de lo que significa adoptar un animal y los cuidados que requiere de por vida. Gustavo recomienda adoptar perros adultos, sobre todo en el caso de personas mayores, por las ventajas que posee; es un animal ya desarrollado, tiene menores posibilidades de enfermarse y tiende menos a romper. “Si adoptás un perro adulto en 10 minutos es tuyo, no tiene inconvenientes en adaptarse a un hogar”, dijo.

Animales en las calles

Con respecto a la continua proliferación de animales sueltos en la vía pública, Desiate estimó que la razón obedece a variables multifactoriales, entre las que se encuentra la tenencia irresponsable de  mascotas y la falta de conciencia a la hora de cuidar a un animal.

“Hay una constante insistencia con la castración, porque los perros que entran a protectora por algún tipo de anomalía  -sea con dueño o sin dueño- los curamos a un costo muy bajo con la condición de que se castren, la dirección de Bromatología castra mucho y la facultad también. En la naturaleza sobreviven pocos cachorros, la naturaleza misma los regula. Cuando nacen en la ciudad, obviamente,  vamos todos corriendo a salvar a los cachorros, si nacen diez se salvan los diez. Por eso las perras tienen una progresión  de un celo cada seis meses y tienen múltiples crías, porque en la cantidad  sobreviven pocos, los suficientes como para que la especie no se extinga, cuando el factor humano interviene la tasa de supervivencia es mayor”, explicó.

Las castraciones ejecutadas en el seno de PAT ascienden a las 600 por año, más las 300 esterilizaciones que  lleva adelante el área de Bromatología municipal en articulación con ellos. No obstante el trabajo desarrollado, el presidente de la ONG consideró que deben intensificarse con más quirófanos móviles para cubrir todas las áreas y trabajar de forma simultánea para combatir la problemática de ordenamiento de la fauna urbana.

“Hay una tendencia a castrar más a las hembras que a los machos, pero se hace de modo indistinto. La hembra es portadora de los cachorros, pero un macho puede embarazar  a numerosas hembras. Es importante castrarlos se previene enfermedades y situaciones indeseadas”, indicó.

Trabajo en red

La buena articulación con la Dirección de Bromatología a cargo del profesional veterinario Federico Sánchez Chopa les ha permitido visualizar ostensibles mejoras en el predio que aloja a los perros y en el funcionamiento general.

En este tren de mancomunar tareas y responsabilidades, en el último tiempo se sumó una persona que se dedica a reeducar animales sindicados como peligrosos. Además, se logró la apertura del predio los fines de semana para que el voluntariado de la protectora pueda pasear a los  animales y no estén en una situación de encierro permanente.

Gustavo Desiate informó que de 25 perros que se hallan actualmente bajo el cuidado de la dependencia municipal, hay siete que pueden ser considerados como peligrosos  y el resto de los canes son los que a menudo suelen molestar en diferentes espacios públicos, “la gente se siente molesta por los animales, llama a Bromatología para que los levante y los encierre”, ponderó acerca de una temática que suscitó el último año variados titulares en los medios y la queja de los vecinos que son atacados por los perros que pululan en la calle.

La Protectora de Animales Tandil, además, como parte de sus actividades hacia la comunidad recibe durante todo el ciclo a alumnos de todas las escuelas que visitan la sede y el predio de Bromatología con fines educativos y de concientización.

“Insistimos en la castración, en evitar el maltrato animal, la educación a largo plazo es lo que mejor resultado da, porque los chicos absorben todo. Si se hacen las cosas bien va a solucionarse el problema”, cerró, consciente del enorme capital humano que existe en la ciudad.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario