La Terapia Intensiva del Hospital está colapsada

El tema salud se volvió una gran preocupación para el Gobierno comunal, más allá del conflicto desatado con los enfermeros del Sistema Integrado, quienes pretenden un aumento en sus haberes. El conflicto quedó todo desactivado, al menos por dos semanas, según lo establecido en la conciliación obligatoria que dictó el Ministerio de Trabajo.
Con esta acción las reuniones para definir un porcentaje que satisfaga a cada una de las partes quedará para después de las elecciones de medio término, que se desarrollarán el venidero fin de semana.

Lo que no se puede postergar es lo que acontece puertas adentro del Hospital Ramón Santamarina, más precisamente en la Unidad de Terapia Intensiva. En esa área los enfermeros no tienen tregua, ya que hay siete camas disponibles y todas están ocupadas, con pacientes ventilados.

Esta situación derivó en que desde Terapia se tenga que proveer de oxígeno a la Guardia, para que los últimos accidentados graves que ingresaron pudieran ser atendidos de la mejor manera y quedaran alojados en ese lugar dado que no hay plazas disponibles.

Por lo averiguado por este medio, en Terapia Intensiva falta personal y esa situación se agravó aún más dado que hay trabajadores que están con licencia. Esto desencadenó que por cada turno de seis horas, asistan dos enfermeros, a lo sumo tres, cuando se estima que para el cuidado de siete pacientes deberían contar con cuatro enfermeros, lo que origina que se redoble el esfuerzo de los trabajadores para brindar la mejor atención.

Luchan por
su vida

Entre las personas que se encuentran internadas en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Ramón Santamarina se cuenta a Miguel Angel Gaiada, de 66 años, quien sigue en grave estado de salud tras haber protagonizado el pasado 26 de septiembre un choque frontal en la Ruta 227. La colisión involucró el Renault Sandero que guiaba y un Chevrolet Corsa, donde viajaban dos mujeres que fallecieron en el acto.

El tandilense y único sobreviviente de la tragedia, tras ser asistido en principio por el personal de sanidad del Hospital de Balcarce, fue derivado de urgencia a Tandil, y hasta el momento permanece en el Hospital con pronóstico reservado.

Gaiada sufrió distintas escoriaciones, fracturas, heridas de consideración, un trauma de tórax cerrado que es, para los profesionales que lo asisten, el problema más severo y se encuentra con asistencia respiratoria mecánica. A esto se suma que el paciente es sometido a diálisis.

Cabe recordar que el accidente se registró en el kilómetro 30 de la Ruta 227 a la altura del paraje El Bonete, en cercanías de Napaleofú, partido de Lobería, a plena luz del día. Las víctimas fatales fueron identificadas como Dora Depetrini y Alejandra Lagos.

Más accidentados

Otra paciente de Terapia Intensiva sufrió quemaduras en parte de su cuerpo, con afectaciones en la cara, tórax y manos. El accidente se dio en el momento que la joven Yoana Muñoz se acercó con un cigarrillo encendido al tanque de nafta de una moto para observar si tenía combustible.

La combustión originada generó que Muñoz terminara en Terapia con parte de su cuerpo quemado y luchando por su vida.

Para agregar al grupo de accidentados hay que mencionar que desde hace varios días está alojado en el sector un motociclista (NdR: sus datos filiatorios no fueron dados) que sufrió un fuerte traumatismo de cráneo y permanece con respiración mecánica asistida.

Para completar el complejo panorama, el pasado sábado, alrededor de las 15, ocupó una cama -que hacía instantes había quedado vacía-, una mujer que había buscado ponerle punto final a su vida ingiriendo medicamentos. La joven había dejado una carta explicando los motivos de la decisión que había tomado.

Ventilado en
la Guardia

El pasado viernes se produjo un vuelco en el kilómetro 131,400 de la Ruta 226, donde dos personas sufrieron heridas, una de ellos de consideración.

El accidente sucedió cuando un Peugeot 208, patente AA097XQ, que circulaba por la Ruta Nacional 226 en sentido Mar del Plata-Tandil, perdió el control a metros de la Escuela del paraje San Antonio, se despistó y terminó volcando.
Omar Fernández fue quien se llevó la peor parte, ya que sufrió un traumatismo en la columna y una lesión medular. Permanece desde el pasado viernes internado en el sector de Guardia del Hospital con respiración mecánica. Los facultativos analizaron la posibilidad de trasladarlo a otro centro asistencial, pero aún esa determinación no se ha tomado.

Quien lo acompañaba, Marta Medina, tuvo un traumatismo de cráneo y tórax y también se encuentra atendida en la Guardia.

Los accidentados del domingo
recibieron el alta médica

Tal como se informó, el pasado domingo se registraron dos importantes accidentes, uno en zona de La Elena y el restante en Paraguay y Brandsen.

María Eugenia García Masó, quien equivocó el camino de salida de la Expodiseño, lugar donde estaba exponiendo, terminó en una propiedad privada cuyo empinado y angosto camino originó que perdiera el control de su vehículo y volcara sobre el barranco. La paciente fue dada de alta ayer.

La mujer, al momento de ser rescatada del habitáculo, se mostraba lúcida. De todas formas, permaneció en observación en la Guardia del Hospital, donde los médicos le realizaron una serie de estudios.

También, casi en simultáneo, dos jóvenes en una motocicleta de baja cilindrada que circulaban por Brandsen, chocaron contra un Ford Falcon que transitaba por Paraguay. Producto del fortísimo golpe, uno sufrió una herida en el cuero cabelludo y el restante padeció traumatismos en distintas partes del cuerpo. Como habían perdido momentáneamente el conocimiento, también habían quedado en observación.

Ayer los jóvenes también recibieron el alta médica y pudieron retornar a sus hogares.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario