La Usina aprobó el balance y eligió a un nuevo director, la “esperanza blanca” del justicialismo

El Eco

La comunicación institucional de la Sociedad de Economía Mixta dio cuenta sobre algunos pormenores de la asamblea que el directorio celebró ayer en el SUM “Fossati-Montoro”, ubicado en el segundo piso del edificio central de la calle Nigro 575. Pero dicho acto contó con una señal, un trasfondo político que no hizo más que exponer a quien el peronismo pretende instalar como “la mosca blanca”. El candidato a formar y formalizar pensando en el sillón de Duffau.

Se trata de Ezequiel “Boiti” Lester, apellido de raíces puras serranas y estrechamente relacionado con el quehacer político vernáculo. Sus antepasados, su camino desandado en la actividad privada y pública, su presente y hasta su imagen (el “famoso” rubio de ojos celestes que suceda al exintendente Gino Pizzorno que logre seducir al esquivo electorado tandilense) lo han llevado a ser tentado, hasta aquí sin suerte, a que se sumerja en la arena política partidaria.

Al joven ya se lo considera un interesante cuadro político con vistas a ser quien conduzca y aglutine las voluntades siempre complejas del justicialismo local (desafío que podría pugnar con el concejal Rogelio Iparraguirre, con obvias pretensiones), más abocado en el último tiempo, a partir de sucesivas derrotas frente al lunghismo, a combatir “el fuego amigo” y medir el poder de daño interno que de construir una alternativa posible, potable y con chances, contra el reinado del pediatra que trabaja de intendente desde hace más de 14 años.

Sus antecedentes

Lester vino haciendo desde la actividad privada un intenso camino desde la Cooperativa Agropecuaria de Tandil Ltda., donde se inició como un empleado raso hasta crecer en jerarquía y ser uno de los dirigentes fuertes de una institución que mueve millones de pesos. De ahí surgió su nombre para incursionar como dirigente de la Cámara Empresaria y desde allí el trampolín para ser ungido para representar los intereses privados del directorio de la Usina. Por si hace falta señalarlo, todas las instituciones citadas no son más que buena parte de lo que se conoce como el poder político y económico tandilense.

También sobre Lester se destacó su paso por la presidencia de una de las instituciones deportivas más populares de la ciudad, el Club Ferrocarril Sud, entidad que bajo su comando supo instalarlo con una nueva impronta y renovación permanente que se mantiene bajo la administración de aquellos compañeros y amigos que lo apoyaron en su paso inicial.

El respaldo camarista

Hasta aquí las especulaciones sobre su proyección frente a las pretensiones de la dirigencia política, pero lo que más llama la atención es desde dónde es lanzado el prometedor dirigente. Nada más y nada menos que desde la Cámara Empresaria, institución que supo mantener una estrecha relación con la actual gestión de gobierno y el radicalismo en general. Que sea la CET que lance a un justicialista al ruedo no deja de ser significativo para el presente y futuro por venir en el entramado político local, que ya comienza a pergeñar el poslunghismo, sea en 2019 o cuatro años después, con o sin Acuerdo del Bicentenario.

La asamblea

Sobre el acto protocolar en la Usina, en la Asamblea General Ordinaria y Especial, por unanimidad quedó aprobado el ejercicio económico 82 de la distribuidora de energía.

Tras la aprobación del ejercicio, la parte privada eligió como director al señalado Ezequiel Lester en reemplazo de Agustín Usandizaga, quien deja el cargo para centrar su tarea al frente de la Cámara Empresaria de Tandil.
También fue elegido para continuar con su gestión como director, Horacio Canziani.

“Agradezco los más de cinco años de trabajo en la Usina; desde la Cámara Empresaria entendemos que cuando uno es presidente debe alejarse del día a día de la empresa; por eso la decisión de dejar mi cargo”, señaló Agustín Usandizaga, electo recientemente presidente de la CET.

Por su parte, el director Sebastián Alewaerts, destacó el “valioso aporte” y el “compromiso” de Usandizaga con la Usina.

A su turno, el presidente del directorio, Matías Civale, señaló que en sus años de gestión -Usandizaga- realizó “un aporte invalorable a la convivencia del directorio” y destacó su “apuesta a las nuevas unidades de negocios de la empresa, fundamentalmente a los proyectos de energías renovables”.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario