Fraude eléctrico

La Usina denunció penalmente por fraude a la empresa de eventos

Luego de que el OCEBA notificara al directorio de la Usina que el medidor analizado certificaba adulteración, la prestaria de energía radicó una denuncia penal. Se aguarda una instancia de mediación para que la firma Clitz S.A. abone la deuda que supera los 400 mil pesos.

El Eco

El presidente de la Usina Popular y Municipal de Tandil, Matias Civale,  infomó que la empresa de economía mixta denunció penalmente a Clitz S.A. luego de que el Órgano de Control de la Energía Eléctrica de la provincia de Buenos Aires (OCEBA) detectara la adulteración en el medidor inspeccionado. La negativa del usuario a pagar la multa por incurrir en este delito, determinó que la prestataria de energía local iniciara acciones legales.

La historia se remonta al mes de junio. Por aquel entonces la información oficial que llegaba desde la página web de la Usina Popular y Municipal de Tandil, daba cuenta de la detección de conexiones irregulares que habían sido descubiertas por parte de las cuadrillas de trabajo, luego de registrar la abrupta caída en el consumo de energía en algunos medidores.

Iniciadas las acciones pertinentes, la empresa de capitales mixtos comunicó que los usuarios implicados fueron sancionados con multas que superaban los cien mil pesos. Algunos de los infractores, habían incurrido en hurto de energía y lograron normalizar su situación tras el pago del gravamen. A otro en particular, se le retiró el medidor bajo la sospecha de que pudiera estar cometiendo el delito de fraude.

Civale explicó que lo que se hizo en este último caso en el que se ve involucrada la firma Clitz S.A. fue “notificar al usuario, acudir al lugar con un escribano que retiró el medidor en una caja precintada y firmada y se llevó a una mesa de contraste homologada por el INTI para verificar si el medidor estaba adulterado o no”. “Una vez que se detectó esta irregularidad, se emitió una facturación donde lo que se pretende cobrar, está pautado por lo que indica el ente provincial y  consta de un componente que se cobra por sanción y otro que se percibe por energía que no se abonó”, especificó.

Precisamente mientras este procedimiento tomó su curso bajo el protocolo que establece el Oceba,  el interés por la información acerca de las presuntas maniobras recalaron en el poder legislativo local y desde el bloque Integrar se presentó un proyecto de resolución a fin de conocer en detalle los mecanismos administrativos que se llevaron adelante como también, el habeas data de quienes habían sido pasibles de sanciones.

El especial interés por conocer el nombre o la razón social de los contraventores se daba luego de que trascendiera que dos de los implicados, tenían estrecha relación con el Municipio. Uno por ser concesionario y otro, proveedor. Finalmente, miembros del directorio de la Usina articularon una reunión con concejales de todos los bloques en la que brindaron la información requerida y se describieron las acciones a seguir.

En paralelo al camino que recorría la denuncia, el propietario de la firma en cuestión solicitó al organismo de control provincial que le sea restituido el servicio de energía eléctrica. A Mediados de septiembre, el Oceba dio lugar a la solicitud ante la “presunción de inocencia” de la empresa investigada y la Usina tuvo que cumplir con la reconección.

La semana pasada finalmente, el ente de contralor pudo corroborar que el medidor del usuario cuya razón social es Clitz S.A había sido fraguado. Civale detalló que la resolución establece que “se pudo constatar una irregularidad que se encuadra en el artículo cinco del reglamento que es el que habla exactamente de la figura de hurto o fraude”.

Una vez configurada esta situación y luego de que el usuario no accediera a pagar la multa impuesta por la Usina, desde la empresa de capitales mixtos se decidió ir por la vía penal y el pasado martes radicaron la denuncia.

“Es muy probable que ahora que se llega a esta instancia, las partes nos podamos reunir”. “Normalmente lo que se habilita es la ORAC, que es en una oficina de resoluciones alternativas de conflictos para ver si se puede acordar y el demandado logre saldar la deuda”, explicó el presidente de la Usina.

Civale informó que el monto de la sanción es el máximo que se permite aplicar y supera los 400 mil pesos. “El usuario no pagó porque no estaba de acuerdo con el monto de facturación que emitimos pero este valor, se remite a los parámetros que indica la norma y como no sabemos cuándo inició la maniobra, fuimos con el cobro hasta cuatro años hacia atrás entendiendo que en este caso puntual había un 66 por ciento de energía que no se computaba en el medidor”.

Cabe destacar que la razón social Clitz S.A., pertenece a una empresa que se dedica a eventos y uno de sus socios es, en otro emprendimiento comercial proveedor del Municipio.

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario