Les pasó el tornado por encima y sobrevivieron para contarlo

El viernes 8 a las 18.02, mientras preparaba el cumpleaños de su pariente junto a otros familiares, que se celebraría durante el fin de semana, observaron un pequeño tornado a lo lejos, pero nunca imaginaron que minutos después habrían de enfrentarlo. “De la nada se empezó a hacer un remolino de viento a lo lejos”, comentó. En una primera instancia, le restaron importancia debido a que que estos fenómenos,aunque de menor magnitud, suelen ser habituales en la zona rural, por lo que comenzaron a tomarse fotos y a filmar la inusual columna de viento que avanzaba hacia ellos.

De un momento a otro, cuando que el viento comenzó a arrancar plantas del suelo, los presentes reconocieron que no se trataba del fenómeno al que estaban acostumbrados: “Se nos venía encima”, aseguró Cintia, por lo que enseguida ingresaron a la casa de su tío para resguardarse. Sin embargo, la construcción no resistió y fue destruida por los fuertes vientos. “Todo pasó en 4 minutos”, señaló mientras recordaba esa tarde.

Y añadió: “Cuando entramos a la casa automáticamente se empezaron a caer las paredes. Nos abrazamos los siete. La tía, que tiene 70 años, dijo ‘me meto abajo de la mesa’ y se salvó”. Los fuerte vientos causaron que sobre el mobiliario cayeran escombros, al igual que la heladera, al mismo tiempo que otros restos de materiales los golpeaban mientras el tornado los envolvía. “Es un zumbido que te deja sordo. No sabés qué hacer. Es desesperante”, describió. “Menos mal que no se nos dio por ir para la pieza porque la cama quedó hecha pedazos”, agradeció.

De la construcción en la que se encontraban sólo quedó en pie una porción de pared, donde justamente intentaron buscar resguardo: “La mitad se fue con el techo y el resto cayó para adentro”, explicó. En su paso, el viento se llevó muebles, ropa y otros objetos que se encontraban en el lugar, muchos de los cuales fueron desperdigados en el terreno y más tarde fueron hallados. Tal fue la velocidad del viento que, incluso, “se llevó un portón de cuatro metros de alto por tres y medio de ancho, rojo”, que a pesar de haberlo buscado aún no lo encuentran. Incluso, el fenómeno causó la muerte de algunos animales y ocasionó que otros quedaran atrapados entre plantas que sacó de raíz: “El monte tenía quince plantas y no quedó ni una”.

Instantes más tarde, luego de ser testigos de lo que había sucedido, vecinos de otros campos se acercaron hasta el lugar para ayudarlos, quienes también le llevaron una casilla para que habite temporalmente, ya que su casa fue destruida por completo.

Finalmente, a pesar de lo sucedido, la familia Peralta consideró que había motivos más que suficientes para celebrar: “Festejamos los 73 del tío y que estábamos todos vivos”, dijo con alegría.

Cintia señaló que el propietario de otro campo, de apellido Fuentes, también fue afectado: el viento le aplastó su camioneta, le llevó un galpón, la granja y un caballo. Afortunadamente, la columna pasó al lado de la casa donde se habían refugiados, por lo que no sufrieron heridas.

Durante la comunicación telefónica, Daniel Lopez, director del centro de formación profesional, se contactó con el programa de televisión y ofreció a los afectados la ejecución gratuita de todos los trabajos de electricidad, carpintería, gas y plomería que requiera la casa que a construir. Igualmente, se solicitó la colaboración de la comunidad para la provisión de agua y comida, la cual es necesario acercar gradualmente, ya que no cuentan con un espacio guardarla, así como también ropa. Por otra parte, Batistoni agradeció el gesto del intendente Miguel Lunghi, quien se comunicó el sábado con su tío y le aseguró que desde el municipio lo ayudarían a construir su casa.

Para colaborar, comunicarse al 2494630720 o acercarse a Canadá 1027.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario