Llegaron los libros al merendero “Los Ángeles”

Desde ayer, los chicos y adolescentes que concurren al merendero de la zona de El Tropezón cuentan con gran cantidad de material de lectura. La colecta de libros organizada por el sindicato de periodistas superó las expectativas.

Mariano Leunda

Si los resultados se miden por cantidad, fue un éxito, porque los libros donados fueron muchos, cientos. Pero puede ser que también los resultados se midan por convocatoria, en ese caso también lo fue: a pesar del tiempo relativamente corto con que se organizó la campaña, la gente respondió solidariamente de muy buena manera.

Pero si de chicos y chicas se trata, hay un parámetro inequívoco para medir si el objetivo fue cumplido: la sonrisa de los protagonistas.

Y ayer, las sonrisas de los pibes del merendero “Los Angeles” se fueron contagiando y multiplicando a medida que comenzaban a bajarse más y más libros, formándose pilas que superaban la altura de los más chicos.

La iniciativa surgió hacia mediados del mes pasado de parte de la nueva conducción del Sindicato de Periodistas de Tandil (que incluye a los trabajadores de medios de Azul). En esa fecha asumió la nueva conducción encabezada por Belén Cotine.

De inmediato se propuso una iniciativa que redundara, en principio, en una ayuda comunitaria concreta y a su vez, en visibilizar un gremio que representa una actividad que –al igual que otras- está atravesando un momento crítico.

La proximidad del Día de Reyes y lo que significa la lectura, como entretenimiento, información, educación, imaginación y crecimiento sellaron la idea. Fue así que se inició una campaña abierta a la comunidad para recolectar libros. Luego, hubo un acercamiento con los responsables del merendero que funciona en el barrio Procasa de El Tropezón, para donar allí lo colectado.

A medida que pasaron los días, a las sedes de los tres diarios de la ciudad y al de un portal de noticias fueron llegando los ejemplares. Libros infantiles, de texto, de aventuras, enciclopedias, revistas de educación; libros para todos los gustos, edades e imaginaciones.

Ayer, en la previa de Reyes, no hubo siesta en el merendero ubicado en la casa 7 del Procasa. Como siempre, decenas de chicos, chicas y adolescentes se convocaron a tomar la leche o el jugo, a comer torta, budín o bizcochos, a jugar, a pasarla bien. Y a esperar los libros.

Allí estaban también los responsables de “Los Ángeles”, Miriam Sequeira y Leonardo Gómez, dos personas cuya solidaridad los convierte siempre en necesarios, pero en estos tiempos y en estos barrios, son imprescindibles.

La secretaria general del Sindicato Belén Cotine junto a otros colegas, encabezó el informal y afectivo acto de donación, ante el entusiasmo de los propios protagonistas, que ayudaron en el acarreo de los ejemplares.

Hubo espacio para el diálogo, que giró en torno a las necesidades que tiene el merendero. Por caso, un freezer  y, ahora, estanterías o bibliotecas para albergar a los cientos de ejemplares que desde ayer tienen nuevos ojos que los lean.

En definitiva, una iniciativa para celebrar y que seguramente será el inicio de otras tantas.

Febrero con actividades culturales

Luego de esta actividad solidaria, el Sindicato de prensa de Tandil y Azul, adherido a Fatpren, Federación de Trabajadores de Prensa de Argentina, comenzará a organizar, junto a la peña de San Lorenzo de Almagro, dos eventos culturales.

El primero se realizará el sábado 23 de febrero, a las 19, en el Teatro del Fuerte, con la actuación de la prestigiosa banda de música infantil Tremendos Grandulones. El segundo se llevará a cabo el día siguiente, domingo 24, a las 17, en el Lago del Fuerte, donde presentarán sus canciones los integrantes de Perra Negra, banda de metal que rendirá homenaje a Norberto Aníbal Napolitano, Pappo.

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario