Los niños pasaron otra tarde a pura diversión y con un montón de regalos, junto a los Reyes Magos

El barrio 17 de Agosto se vistió de fiesta y los más pequeños fueron los protagonistas. Se repartieron más de 2500 regalos, y vivieron una tarde con una amplia propuesta espectáculos, actividades recreativas y deportivas para toda la familia. La llegada de Melchor, Gaspar y Baltazar fue lo más esperado y los bajitos, con genuina emoción, los recibieron.

Mariano Leunda

Como cada año, los Reyes Magos recorrieron ayer la ciudad para invitar a todos los niños tandilenses a pasar una jornada llena de alegría y sorpresas. Esta vez el encuentro se realizó en el playón polideportivo ubicado en Suipacha y Ezeiza, en el barrio 17 de Agosto, donde los grupos familiares y los chicos disfrutaron de cada una de las propuestas.

La celebración, organizada por el Municipio de Tandil, a través de la Secretaría de Desarrollo Social, con la colaboración de la Dirección de Deportes y en este caso también en conjunto con la ONG Reinvertar Tandil, fue de acceso libre y gratuito para toda la comunidad.

La tarde se presentó con un calor agradable y cielo despejado, ideal para que chicos y grandes no dejaran de jugar. Un poco antes de las 18, según contó la secretaria de Desarrollo Social Alejandra Marcieri, los vecinos empezaron a acercarse y a colaborar con la decoración del espacio, colgando los banderines de colores.

A partir de ahí, se dispuso una gran variedad de juegos, como inflables, mini hockey, dos canchas de fútbol tenis, además para los más chiquitos una pileta inflable pequeña con peces y objetos que tenían que pescar con cañas. También, dentro de las actividades, hubo distintos tipos de acertijos, como algunos fabricados con “flota flota”, otros con conos y anillos, y con cubos donde debían embocar pelotas, además del tradicional Sapo.

Asimismo, se realizaron juegos en parejas como carrera de encamisados, donde dos niños se ponían la misma camiseta y debían recorrer el circuito desafiando en velocidad a sus competidores. Una de las propuestas de la que casi todos fueron parte fue del maquillaje artístico, con tres expertas que recibieron a una larga fila de interesados que se decoraron el rostro con mariposas, estrellas, unicornios, arañas y corazones.

Al participar de cada uno de los entretenimientos, los pequeños se ganaban un voucher para retirar regalos y además un número con el cual participarían luego del sorteo de los Reyes Magos. Por supuesto, no faltaron quienes eligieron los típicos juegos de plaza para hamacarse, o sus bicicletas para recorrer al aire libre, incluso uno de los niños aprovechó a dar un paseo a caballo.

El encuentro contó con el show animado de “La Ñata Roja”, que hizo interactuar a grandes y chicos en los entretenimientos que llevó al escenario. Trucos de magia, música, mucha risa y música.

Además, las mamás tuvieron un momento especialmente preparado para ellas, con la oportunidad de participar de una clase de Zumba que resultó muy divertida.

Los Reyes y sus regalos

El momento más esperado para todos fue claramente la llegada de Melchor, Gaspar y Baltazar, que arribaron en una camioneta, repartiendo caramelos a mansalva. Los Reyes, figurados por chicos de la Juventud Radical, le contaron a los pequeños que tuvieron que dejar a los camellos muy lejos para que no se asustaran con el ruido y la cantidad de gente.

La ilusión y alegría con que los más bajitos los recibieron fue emocionante para todos.

Una vez que los personajes lograron bajar del móvil, subieron al escenario con sus bolsas y fueron ovacionados. Minutos después fueron eligiendo a menores del público para que los ayuden a realizar el sorteo de la tarde, con los regalos más importantes.

Allí, se distribuyeron dos piletas de lona, dos metegoles, ocho patinetas, arcos de fútbol y otra cantidad de pistolas de agua. “Todos juguetes genéricos para que los puedan usar niñas y niños”, explicó Alejandra Marcieri.

El final de la tarde se fue tornando más ventoso y nublado y después de tanto disfrute, de a poco, los grupos familiares fueron volviendo a sus casas. Los pequeños contentos y los padres también.

“Trayendo alegría”

Desde hace un tiempo han decidido ir rotando los lugares del festejo, por eso este año fue el turno del barrio 17 de Agosto, Las Tunitas y Villa Cordobita. Mientras que el año pasado estuvieron en La Movediza, y anteriormente en el predio Limache y Palermo. La idea es que el evento sea itinerante para que todos los barrios tengan la misma posibilidad, más allá de que la invitación siempre es extensiva a toda la ciudad. Según reveló Marcieri, el año que viene tienen planificado ir para barrio Parque La Movediza o Maggiori.

“Estamos acá, juntándonos con los vecinos y trayendo un cachito de alegría a los niños de estos barrios tan lindos”, dijo la responsable de Desarrollo Social del Municipio. Destacó la colaboración de la ONG Reinventar Tandil, que además de preparar juegos para los chicos, acompañó junto al área de Deportes municipal con once actividades.

Cabe subrayar que han llevado unos 2500 regalos para repartir entre todos los presentes, que fueron comprados por la Secretaría de Desarrollo Social, mientras que también han entregado otros más pequeños en cada una de las estaciones de juego que fueron cedidos por la misma área pero de Nación.

“Estamos contentos con la convocatoria, principalmente que transcurrió en armonía y que los papás colaboraron mucho”, sostuvo Marcieri.

El intendente Migue Lunghi, hizo hincapié en que a cada lugar a que se llevan este tipo de espectáculos hay muchos niños. “Siempre la pasan bien, los chicos disfrutan, y para eso trabajan todos los equipos del Municipio, así que corresponde hacerlo y estar”.

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario